Pasillos, un baño o el coche… el sinfín de espacios desde los que se teletrabaja

Workspace

Según un estudio de Epson, la mitad de las personas que no acuden a la oficina están insatisfechas son su actual espacio de trabajo.

El teletrabajo ha salvado durante la pandemia de coronavirus la actividad de muchas empresas, que recurrieron a esta modalidad para seguir operando a pesar de la crisis sanitaria y las restricciones de movilidad y contacto físico.

En España el Gobierno incluso ha apostado por legislar el trabajo en remoto, que hace sólo un año parecía más una promesa de futuro que una realidad.

Pero, a pesar de sus beneficios, la expansión del teletrabajo se ha hecho en muchos casos de manera precipitada. Y en otros momentos ha reinado desorden. Un estudio de Epson revela que, para el 51 % de los empleados que teletrabajan, el actual espacio de trabajo del que disponen no satisface enteramente sus necesidades.

Más de la mitad (55 %) ha desempeñado sus funciones laborales desde los sitios más insólitos, que nada tienen que ver con el típico escritorio de oficina. Aquí entran desde el dormitorio hasta pasillos, baños y aseos, áticos y jardines. Además, el 6 % lo ha hecho desde el coche.

La mayoría (52 %) también ha acabado trabajando sobre superficies que nada tienen que ver con una mesa, ya sea el suelo, cajas y embalajes, tablas de planchar, sofás y la cama.

Al no estar rodeados por sus compañeros, algunos han modificado sus comportamientos. Algo más de un tercio (34 %) ha apagado cámara y micrófono durante una reunión para poder hacer otras cosas, como prepararse una bebida o ir al baño. Y alrededor de una cuarta parte (26 %) ha hecho llamadas en ropa interior o pijama.

A esto hay que sumarle que 1 de cada 20 personas (5 %) se ha quedado dormida en horario laboral.

Una sensación recurrente es que no cuentan con el equipo de oficina apropiado. El 38 % dice necesitar una silla mejorada, algo que también pasa con su pantalla (35 %) o  impresora (26 %) actuales.

Más allá del espacio de trabajo, los empleados que hacen sus labores en remoto han sufrido distintas distracciones desde que dejaron la oficina por el hogar. Los repartos a domicilio y las llamadas al timbre han interrumpidos tareas para un 64 %. Otro 30 % se distrae por no encontrar un punto ideal de calefacción.

Así las cosas, parece claro que las empresas necesitan implementar cambios para impulsar la productividad de sus teletrabajadores y ayudarles en esta transición a un modelo de trabajo híbrido. Si las cosas siguen igual, un 45 % de los encuestados por Epson cree que su motivación descenderá.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor