Cloud

E-Mail '¿Por qué jugar a Angry Birds crea adicción?' To A Friend

Email a copy of '¿Por qué jugar a Angry Birds crea adicción?' to a friend

* Campo requerido






Separe multiples entradas con una coma. Máximo 5 entradas.



Separe multiples entradas con una coma. Máximo 5 entradas.


Enviar verificación de imagen

Cargando ... Cargando ...
0

Este informe ha sido realizado por la firma AYTM, que ha publicado algunas de sus conclusiones en una interesante infografía.

Rovio lanzó este juego en el año 2009 y actualmente ya cuenta con tres versiones (Angry Birds, Angry Birds Rio y Angry Birds Season) y está presente en prácticamente todas las plataformas, aunque los móviles siguen siendo su particular mina de oro.

La gran mayoría de los usuarios que han descargado el juego lo han hecho a través de una aplicación gratuita, de manera que la amplia mayoría de los ingresos de Rovio procede de la publicidad. Y no son pocos estos ingresos ya que la compañía ya está valorada en nada menos que 1.000 millones de dólares.

A nivel global, se juegan cada día 200 millones de minutos de este juego y ya se han lanzado 100.000 millones de pájaros, la cantidad de aves que hay en el mundo real.

Las cifras ponen de manifiesto su éxito y su capacidad para crear adicción, que según los expertos viene explicada por cuatro cualidades básicas.

La primera es la simplicidad, no se trata de un juego complejo que requiera concentración o estrategia. La segunda es la recompensa que se obtiene con el impulso primitivo de disparar. En tercer lugar citan el realismo, ya que la física del juego es exactamente como el jugador espera, y en última instancia la gracia que producen los sonidos.

Según este informe, jugar a Angry Birds hace que el 32% de los usuarios se sientan relajados y logra mejorar el humor del 58%.

Angry Birds es una obra maestra de la adicción porque es simple, realista, gratificante y divertido, pero también es un gran manipulador del sistema de dopamina del cerebro”, asegura Steven Grant, responsable del departamento de neurocirugía del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas en Maryland.

 

vINQulos

PCMagazine, AYTM