PowerMax: El futuro del almacenamiento ya es presente

AlmacenamientoDatos y Almacenamiento

Gracias al uso de la especificación NVMe, la nueva generación de Dell EMC rompe las barreras de velocidad y latencia en el almacenamiento de datos. Y no se parará aquí.

Especial desde Woking, Reino Unido

Dell EMC organizó la semana pasada en Woking (Reino Unido) un evento para dar a conocer su nuevo sistema de almacenamiento PowerMax, llamado a enterrar definitivamente la obsoleta arquitectura SAS. La elección del lugar no fue por casualidad: McLaren tiene allí su futurista sede mundial y ha sido uno de los primeros clientes del fabricante en acceder a esta generación de soluciones All-Flash.

Fue precisamente Karen McElhatton, CIO de McLaren Technology Group, la encargada de ofrecer a medios de comunicación (entre los que se encontraba Silicon) y analistas, detalles de la experiencia obtenida con PowerMax, capaz de superar muchas de las limitaciones de los sistemas de almacenamiento tradicionales.

Esta familia combina diversas tecnologías para mejorar el rendimiento y reducir la latencia hasta límites insospechados, pero la verdadera precursora de todo ello es, sin duda, la especificación NVMe (Non-Volatile Memory Express), diseñada desde cero para evitar seguir acarreando limitaciones de anteriores especificaciones que en su momento fueron exitosas y cumplieron con su cometido, pero que en la actualidad suponen un cuello de botella en los sistemas empresariales debido a la explosión de datos que deben afrontar.

NVMe está diseñada para acceder exclusivamente a unidades de estado sólido SSD que estén conectadas a través del bus PCI Express. Y lo hace aplicando el mismo paralelismo que las actuales CPUs y aplicaciones, es decir, se pueden utilizar múltiples hilos de proceso a la hora de realizar las operaciones de Entrada/Salida de los datos para mejorar el rendimiento general de los sistemas.

Como resultado de la aplicación de este nuevo protocolo de acceso a las unidades SSD, Dell EMC asegura un rendimiento de hasta 10 millones de IOPS, con un ancho de banda de 150 GB/s y una reducción de la latencia de hasta el 50 por ciento, lo que supone un importante avance para sistemas que necesitan un rápido acceso a los datos y una alta disponibilidad.

McElhatton explicaba que esto supone poder procesar más rápido toda la información que generan en una empresa como McLaren, especialmente en su división de Fórmula 1. Aquí, la escudería recopila datos de multitud de sensores ubicados en lugares estratégicos de sus bólidos, quedando disponibles en tiempo real para poder tomar decisiones críticas en cuestión de segundos. Eso es precisamente lo que están consiguiendo con PowerMax.

La presentación de Dell EMC PowerMax se desarrolló en la sede central de McLaren en Woking (Reino Unido)

Otra de las características de la nueva familia de sistemas de almacenamiento de Dell EMC es la aplicación de Inteligencia Artificial a distintos niveles. Por un lado desde el punto de vista de la administración del hardware y software, donde cada vez es menos necesaria la intervención humana para determinadas tareas de gestión. El sistema es capaz de autogestionar los recursos para que los administradores puedan dedicarse a otros procesos más importantes.

En el lado de los datos, los algoritmos de PowerMax pueden aprender rápidamente la importancia de cada bit recibido, de tal forma que son capaces de organizar la información más o menos relevante en función del uso que se le esté dando. Es una especie de caché avanzada que mejora los niveles de accesibilidad tradicionales.

La relevancia de otras técnicas como la deduplicación y la compresión no es menor en PoweMax. Su combinación permite reducir el número de datos que se almacenan físicamente en las unidades, lo que supone que, a pesar de tener que manejar un mayor volumen de Gigabytes, al final no es necesario ocupar todo ese espacio. Recordemos que la deduplicación no es otra cosa que almacenar una sola instancia de los datos o archivos que se repiten en distintos lugares. De cada uno de ellos solamente se guarda una especie de puntero que redirige unívocamente al bloque o fichero almacenado.

Como consecuencia de ello, cada sistema es capaz de almacenar hasta 4 Petabytes de información, una cifra que hasta hace poco tiempo habría sido impensable incluso en sistemas de altas prestaciones.

Preparado para Storage Class Memory

Efectivamente, los importantes avances implementados en la arquitectura de Dell EMC PowerMax no serán los únicos que veremos en los próximos meses. El siguiente gran paso en la evolución del almacenamiento empresarial ya tiene siglas: SCM (Storage Class Memory), una arquitectura considerada como la mayor revolución de los últimos años en este ámbito computacional. La generación recién presentada será compatible con esta arquitectura.

Básicamente, SCM será una memoria que los fabricantes situarán justo entre las unidades Flash y la memoria DRAM de los servidores: Será mucho más rápida que los SSD pero también mucho más barata que la DRAM. Los primeros cálculos hacen pensar que podría mejorar el rendimiento global de los sistemas en torno al 90 por ciento, un avance totalmente revolucionario, también necesario ante la avalancha de información que tienen que manejar las empresas.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor