Proveedores de Apple desmienten que se haya recortado la producción de iPhone 13 por escasez de componentes

Componentes

Proveedores de Apple desmienten que se vaya a recortar la producción del iPhone 13 por ausencia de stock de componentes.

Ayer publicó el prestigioso medio económico Bloomberg la noticia de que algunos proveedores de componentes para Apple habrían sido incapaces de suministrarlos en cantidades suficientes para mantener las expectativas de producción del último terminal de la marca, el iPhone 13.

Esto habría obligado a Apple a recortar en 10 millones las unidades que tenía previstas vender hasta final de año, quedándose el número total en 60 millones de unidades de iPhone 13. Cómo reacción a esa noticia algunos suministradores de Apple, y según informa DigiTimes, han desmentido la existencia de esa escasez de componentes, y por tanto la posibilidad de una reducción en la cantidad total de unidades del nuevo iPhone 13 que se fabricarían hasta final de año. Afirman estos fabricantes que no han recibido órdenes por parte de Apple de recortar la producción de los componentes que suministran a la marca de California.

Cuando ayer se conoció la noticia que originalmente hablaba de este recorte en la producción, la reacción de los mercados financieros no se hizo esperar, afectando al precio de las acciones de Apple cuyo valor cayó en Bolsa.

Plazos de entrega que se alargan

No obstante lo que sí resulta fácilmente verificable por los propios clientes interesados en adquirir los terminales de los nuevos iPhone 13 es el aumento en el plazo de entrega, que ya alcanza retrasos de hasta un mes, circunstancia que parece estar relacionada precisamente con la falta de existencias de los componentes necesarios para que la cadena de fabricación sea capaz de acompasar su ritmo a la demanda de los compradores.

Más allá de los iPhone 13, presentados hace ahora un mes, este mismo viernes sale a la venta el último modelo de reloj inteligente de la marca, el Apple Watch Series 7, para el que también hay previstos dilatados plazos de entrega. De hecho algunos de los modelos, en sus variantes consideradas tope de gama, ya ofrecen plazos de entrega que se van al mes de diciembre. En este caso algunas fuentes apuntan a que el problema no sería por falta de suministro de componentes sino por los recortes a la producción impuestos en China debido a las nuevas regulaciones energéticas en el país.

Lea también :