Se disparan los vendedores de falsas tarjetas de vacunación contra la COVID-19

Seguridad

Su presencia se extiende por grupos de la aplicación de mensajería Telegram para ponerse en contacto con personas que no quieren vacunarse pero sí aprovecharse de las ventajas de contar con un certificado.

La pandemia de coronavirus se ha convertido en una pesadilla para ciudadanos de todo el planeta y en una oportunidad de negocio para los ciberdelincuentes.

Desde el primer momento, los criminales de la red están aprovechando la temática para emprender campañas de phishing y sacar dinero. En algún momento han llegado incluso a atacar a los servicios de salud.

La última moda es ofrecer tarjetas de vacunación falsas a personas que no quieren vacunarse pero sí beneficiarse de las ventajas sociales aparejadas a contar con el certificado, como viajar o acudir a ciertos locales.

La compañía de seguridad Check Point ha detectado un incremento significativo de los vendedores que anuncian estos documentos a través de la aplicación de mensajería Telegram.

Desde el pasado mes de marzo, su presencia se ha incrementado en un 257 %. Detrás de este aumento estaría la creciente presión para vacunarse frente a la expansión por todo el mundo de variantes más agresivas del virus.

“Llevamos todo el año estudiando la darknet y la aplicación Telegram en busca de servicios relacionados con el coronavirus. Ahora mismo, se pueden comprar tarjetas de vacunación falsas para casi todos los países”, explica Oded Vanunu, jefe de investigación de vulnerabilidad de productos de Check Point Software. “Lo único que hay que hacer es indicar el país del que se es y lo que se quiere”.

La mayoría de los documentos se están solicitando para países europeos. A cambio de un pago de 100 dólares, los cibercriminales ofrecen supuestos certificados de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CD), el servicio británico NHS o con se llo de la Unión Europea, entre otros.

Para materializar la transacción, se están tramitando pagos a través de PayPal o criptodivisas, desde Bitcoin y Monero a Dogecoin, Litecoin o Ethereum. Algunos vendedores también aceptan tarjetas de regalo de Steam, ebBay y Amazon.

En cuanto a la difusión de sus mensajes, las campañas se organizan a través de grupos de Telegram, con casos que superan los 450 000 seguidores, y frases reclamo como “estamos aquí para salvar al mundo de esta venenosa vacuna”. En estos momentos hay más de 2500 grupos activos. La media de seguidores es de 100 000 y su número se ha incrementado en un 566 %.

“Los vendedores están optando por anunciarse y hacer negocios en Telegram porque escala su distribución”, indica Oded Vanunu. “El uso de Telegram es menos técnico en comparación con la red oscura y puede llegar a una cantidad desmesurada de personas, rápidamente”.

Vanunu cree que “el aumento del mercado se debe a la rápida propagación de la variante Delta y a la urgencia de que todo el mundo se vacune. En efecto”, sentencia, “hay personas que no quieren vacunarse, pero que quieren las libertades que conlleva su certificado y estas recurren cada vez más a la darknet y a Telegram”.

A principios de año, la mayoría de los certificados fraudulentos de coronavirus que se ponían a la venta eran anunciados a través de la red oscura.

“Desde marzo, los precios de las tarjetas de vacunación falsas han bajado a la mitad y los grupos online de estos servicios fraudulentos contra el coronavirus cuentan con cientos de miles de seguidores”, detalla este experto, que pide “encarecidamente a la gente que no contrate a estos vendedores para nada”.

Además de estar incurriendo en una ilegalidad, y en una irresponsabilidad que no ayudaría a acabar con la pandemia, durante la operación los delincuentes podrían buscar “algo más que venderte tarjetas de vacunación amañadas”, tal y como advierte Vanunu.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor