Categories: Cloud

Silicon Cloud Day 2021: El gran evento online de la tecnología Cloud

La tecnología se ha convertido en la tabla de salvación de las organizaciones en circunstancias realmente complicadas. La pandemia de coronavirus mantiene, un año después de su inicio, a mucha gente alejada de sus allegados, de sus clientes y de sus colegas de trabajo. Pero las soluciones en la nube permiten seguir con la actividad empresarial sin importar el lugar.

Tras el shock inicial, los CIOS tienen el reto de reorganizar la infraestructura de TI para amoldarse a la nueva realidad, asegurando la integridad de sus trabajadores, controlando los costes y cumpliendo las exigentes normativas de datos.

Silicon Cloud Day 2021 de NetMedia Group, la segunda edición de un evento 100 % virtual, ha reunido a tecnológicas como Dynatrace, IPM, Sarenet, Trend Micro y Thales que conocen la situación de primera mano, para debatir sobre el nivel de preparación de las empresas.

También han participado representantes de OVHcloud, NFON, QNAP, HabberTec y Linke y de compañías como Galenicum Health, Oxfam Intermón, Korn Ferry y SIMON, que han avivado el debate en un par de mesas redondas.

Bajo el lema “2021: listos para el nuevo reto, las sesiones de este evento dan respuesta a los principales retos a los que se enfrentan los responsables de TI en cualquier organización. Estos líderes necesitan aprovechar avances en inteligencia artificial, robotización o analítica para impulsar oportunidades de negocio.

La clave está en asegurar el presente y sentar las bases para un futuro cada vez más digital e imprevisible, donde la fuerza laboral está distribuida, de la mano de infraestructura capaz de impulsar la innovación y de una cultura empresarial modernizada.

“Simplifica la complejidad del cloud y acelera tu transformación digital con observabilidad automatizada e inteligente”

La transformación digital se aceleró en 2020. Con la explosión de las tecnologías de nube y unas expectativas sobre la experiencia digital cada vez más elevadas, los equipos de TI sufren más presión que nunca. Para no desviarse de la senda del éxito en este 2021, deben romper silos, encontrar nuevas formar de colaborar con la totalidad de la organización y despedirse de las tareas manuales.

Así de claro lo tienen en Dynatrace. José Matias, Regional Director para Iberia de esta empresa, cree que “todas las compañías se van a transformar en un fabricante de software” mientras buscan “formas de relacionarse con sus clientes digitalmente”. De hecho, “cerca del 90 % de los CIOs dicen que en los últimos doce meses todo este proceso de transformación se aceleró”.

La tendencia se mantendrá. “La tecnología ya está ahí”, celebra Matias, “existe. La parte mala es que la complejidad que llega con esta transformación” acaba siendo “gigante”. Y es que debemos “tener la capacidad de reconocer que no podemos seguir trabajando como trabajábamos”, lo que implica evitar “procesos manuales” y “entender que una transformación es un juego de equipo”. No llegaremos a “conseguir nuestros objetivos si no nos integramos”.

La forma correcta de hacerlo es “introduciendo el concepto de observabilidad avanzada donde, a partir de los mejores datos”, explica el responsable de Dynatrace, “vamos a poner en el centro un motor de inteligencia artificial que nos va a interpretar toda esa información y que nos va a dar respuestas y no indicaciones” para obtener mejores resultados. La consecuencia será una mayor proactividad.

Mesa redonda: “Cloud en España: retos y oportunidades para la recuperación económica”

¿Cuál es la situación del entorno empresarial español en estos momentos? ¿Cuáles son los grandes desafíos a los que se enfrenta las compañías y que no pueden obviar? ¿Cómo engancharse con fuerza a la recuperación económica tras la crisis sanitaria y sus efectos en la sociedad?

A todos estos interrogantes dan respuesta Adrián González, Business Development Manager de OVHcloud; Agustín Sánchez, Business Development Manager de NFON; Pedro Barranquero, Product & Marketing Manager de QNAP; Ricardo Argüello, director de HabberTec España; y Chabier Sanvicente, CEO de Linke.

La nube se ha convertido en la mejor medicina para reorganizarse, adoptar infraestructuras rápido y acometer proyectos pendientes como el teletrabajo, todo ello optimizando los costes. Esta “nube siempre ha sido una realidad”, tal y como recuerda Adrián González. Lo que va a suponer un cambio es la inyección de miles de millones de euros en “fondos europeos” para impulsar los planes de digitalización.

La tarea de las empresas será identificar “partners tecnológicos, para poder abordar proyectos futuros que garanticen la continuidad de la actividad”. González recomienda confiar en “tecnologías lo más abiertas posibles”, donde no haya ese concepto de vendor lock-in” y el usuario “tenga la posibilidad de decidir dónde va”, con “una factura predecible”.

“La pandemia, evidentemente, ha cambiado la visión” sobre la tecnología, tal y como observa Chabier Sanvicente. “La necesidad agudiza el sentido” y durante los últimos meses las organizaciones han perseguido “soluciones imaginativas” para sobrevivir. “La nube en todos sus aspectos y sentidos ha ayudado a encontrar estas soluciones que los clientes necesitaban”, escalando al “top 3” de prioridades.

Algunas veces se han desarrollado “acciones que no han sido todo lo consensuadas y planificadas que proyectos de este tipo requieren” y esto obligará a una revisión posterior para comprender la situación. La flexibilidad es una de las características más destacadas de la nube “y es la que va a permitir que esa normalización se haga de forma no traumática”, pronostica Sanvicente.

“La infraestructura que tienen los servicios en la nube es evidente que no es comparable” ni “a nivel de velocidad” de conexión, ni de “optimización” o “rendimiento”, con el almacenamiento local. Así lo enfatiza Pedro Barranquero, para quien la nube ofrece “versatilidad a la hora de trabajar” y accesibilidad a los servicios.

También favorece el aprovechamiento de fenómenos como la inteligencia artificial. Y tiene capacidad para pegar un impulso importante a cuestiones de seguridad, como la lucha contra el ransomware que secuestra equipos. Barranquero comenta que “hay que tener un plan para evitar ese desastre. Uno de ellos es, por supuesto, tener tus datos en la nube” para, en caso de ataque, “hacer una vuelta atrás rápida a la hora de recuperar la información”.

En la actualidad “estamos viendo que hay una madurez” palpable en fenómenos como la nube híbrida, como bien confirma Ricardo Argüello, que también identifica “el cloud como habilitador”, “catalizador” o “acelerador” de los proyectos de datos y de inteligencia. “Al final, la inteligencia artificial y el cloud son dos tendencias clave que están yendo muy unidas”, declara, porque “la IA aporta la inteligencia y el cloud aporta la agilidad que nos hace accesibles”.

“Todo este paso a unos entornos mucho más híbridos y multicloud nos está permitiendo aún innovar mucho más y llegar a activar estos algoritmos de inteligencia artificial al borde”, continúa. “En realidad las tecnologías existían”, pero hay dos claves (la pandemia y la propia existencia de la nube) que lo han agilizado todo y permiten incorporar estas innovaciones.

¿Cómo vamos a trabajar cuando se venza a la enfermedad? ¿Cómo será la nube tras la pandemia? “Nadie sabe realmente cuándo va a acabar la parte económica y de salud”, contesta Agustín Sánchez. Pero la recuperación ha empezado, y el cambio también. “Estamos hablando de pasar de un 6” o un “5 % de personas en modo teletrabajo a más de un 35 actualmente. Es muy probable que este volumen se mantenga o se incremente en los siguientes años al margen de lo que pase”, apuesta Sánchez.

“Estamos en un panorama en el que lo que ha cambiado no es el cloud, lo que ha cambiado es el usuario”. El mercado “lo demanda más porque es una herramienta flexible, que normalmente se ajusta a pago por uso” y se puede “probar muy fácilmente”. Y “todos los fabricantes de software, de hardware, los propios proveedores de cloud, están flexibilizando” de forma notable “sus arquitecturas”.

“La deconstrucción de la nube híbrida”

Las empresas están descubriendo en la nube híbrida la solución ideal para cubrir sus necesidades de flexibilidad, escalabilidad y adaptabilidad en entornos cada vez más dinámicos. Si bien una correcta implementación requiere un conocimiento profundo de sus características. Raúl Coria, Cloud & Digital Workplace Product Manager de IPM, a Ricoh Company, explica cuáles son sus componentes clave.

Coria habla de “one cloud” o “el gobierno unificado de todos los servicios de TI independientemente de dónde estén”. Esta propuesta se sostiene sobre la “abstracción de todos los recursos físicos”, la “adopción del modelo operacional cloud en el on-premise”, una “hibridación con los hiperescalares más importantes”, el “consumo de los servicios cloud nativos más rentables”, la evolución a SaaS y “un gobierno consistente entre la cloud privada y la cloud pública”.

El resumen sería “una herramienta unificada que nos permita ver la globalidad de nuestros servicios”, en vez de “operar con diferentes soluciones”. La infraestructura “tiene que ser simple de desplegar y de gestionar”, además de “consistente”, “holística”, “segura” y “consumible”. A la configuración de todo el entramado ayudan “SDC (el software-defined computing)”, “el almacenamiento definido por software” o SDS, “la red” en forma de SDN y la “conectividad” con soluciones SD-WAN.

Esto debe asentarse “en tres pilares fundamentales: la automatización”, que es “ese marketplace donde vamos a consumir los servicios”, “una visión de las operaciones” que sea “inteligente” y la parte de “negocio” o de monetización del cloud. Por encima, van las aplicaciones.

Contar con servicios adaptables y portables es imprescindible en un entorno tan cambiante como el actual. La nube híbrida nace, precisamente, para dotar a estos servicios del dinamismo que las compañías demandan. “La modernización no solamente va de tecnología, no solamente va de sustituir el hardware por versiones más nuevas y soluciones software”, comenta el portavoz de IPM. Es necesario “transformar tecnología, pero también procesos” y “personas”.

Mesa redonda: Ciberseguridad

Son muchos los beneficios de la nube, pero esta tecnología no está exenta de puntos a reforzar. La seguridad debería ser una de las prioridades de toda empresa, sobre todo ahora que sus trabajadores pueden conectarse desde cualquier sitio y en cualquier momento, más allá de la red corporativa tradicional, fuera de la oficina. La superficie de ataque se amplía y los ciberdelincuentes no descansan, sino todo lo contrario: lanzan nuevas amenazas.

Así que el entorno empresarial tiene que intentar adelantarse y eso sólo se conseguirá adaptándose a las circunstancias. El Silicon Cloud Day 2021 organizó un coloquio entre José de la Cruz, director técnico de Trend Micro y Alfonso Martínez, Regional Sales Manager Data Protection de Thales, que han reflexionado sobre el tema de la ciberseguridad.

¿Cómo hacer un uso seguro de la nube? ¿Cuáles son los principales desafíos de protección a los que se están enfrentando las empresas? José de la Cruz responde que “el principal problema que nos encontramos es la transición”. Es muy “difícil, salvo que sea una compañía de nueva creación”, que las organizaciones “vayan directamente a trabajar en cloud”.

Esto está provocando un trasvase “desde un modelo tradicional, basado en un data center, a un modelo híbrido”. Y “esta transición tiene muchos problemas”, como el hecho de que subir aplicaciones a la nube no implica necesariamente que “se vayan a rediseñar. Y, por lo tanto, tenemos que ser capaces de proteger tanto” unas “aplicaciones monolíticas” como otras “más modernas”, teniendo en cuenta sus diferencias.

Los errores humanos también se trasladan a este escenario. “Los principales proveedores de nube tienen el autoservicio a veces demasiado sencillo, lo que puede llevar un poco a error”, identifica Alfonso Martínez. “Un entorno multinube o híbrido también implica tener que aprender nuevas políticas, nuevas soluciones de seguridad, de identidades, etc.”.  Otro problema es que los administradores “tienen muchos privilegios” y “pueden llegar a ver información de los clientes”.

Además, “siempre hay vulnerabilidades. Las había en nuestro CPD y las pueden tener los proveedores de nube a nivel de software, de hardware o de firmware”, destaca Martínez. “Incluso con el cifrado” se pueden producir “prácticas deficientes”, porque “una cadena es tan potente como su eslabón más débil”.

“Extendiendo los límites corporativos hacia la Nube”

Antes de elegir un proveedor de servicios hay que tener muchas cuestiones en cuenta. La localización geográfica es una de ellas, ya que el alojamiento de los datos debe cumplir con una serie de requisitos de protección y transparencia. En este contexto sobresale el concepto de cloud de proximidad, con el que trabaja Sarenet.

Aitor Jerez, su director comercial, sabe que las empresas tienen que “redibujar sus fronteras de confianza” a medida que han ido descubriendo las ventajas de “desentenderse de la infraestructura” y dejando de “tener las aplicaciones informáticas empresariales alojadas en sus instalaciones” para pasarlas a la nube. Ya no es la empresa, sino otro, quien opera el centro de datos y aporta “equipos que garantizan la continuidad eléctrica y el servicio de enfriamiento”.

“Se trata de instalaciones que difícilmente podría emular una empresa, y con el agravante de que tampoco le aporta absolutamente nada”, remarca. Esos centros de datos “están unidos entre sí por líneas de alta capacidad sobre diferentes operadores. De esta forma, el fallo de servicio en un enlace no supone un gran problema”. Para salir al mundo exterior existen “los enlaces de tránsito”, que “llevan a cualquier parte de internet”, los “de peering” o “enlaces con otras compañías” y “enlaces redundados, privados”.

El cloud de proximidad “no se limita a la proximidad física, ni a la distancia en milisegundos hacia esos equipos. Tiene que ver también con vertientes más cercanas a la sensación de confort, de complicidad”, dice Jerez, con ofrecer “albergue de equipos para los servidores del cliente” y servicios como mantenimiento o alquiler de infraestructura “en un entorno de seguridad total”, con opción de pago por uso. “Esta es una opción ideal para empresas que no quieren comprometerse con grandes inversiones o que son muy dinámicas”.

Mesa redonda: “Empleo en la nube: ¿Estamos preparados para absorber su creciente demanda?”

Para finalizar el gran evento sobre tecnología cloud, empresas de diferentes sectores aportaron sus opiniones sobre cómo está cambiando el trabajo desde el punto de vista de los recursos humanos. La última mesa redonda corrió a cargo de Joan Sistachs, CIO de Galenicum Health; Rosa Cortada, CIO de Oxfam Intermón; Julio Moreno, Senior Partner de Korn Ferry; y David Xicota, CIO & Deputy R&D Director de SIMON.

La popularización de la nube influye en el mercado laboral. Las organizaciones compiten por captar el mejor talento, al tiempo que necesitan retener al plantel ya existente. Los profesionales con competencias en aprendizaje automático, desarrollo ágil y otras tecnologías se cotizan cada vez más, para abordar con eficiencia los cambios que requiere la economía de los datos.

“El COVID ha acelerado mucho el concepto de transformación digital y esto ha hecho abrir directamente la prospección de búsqueda de talento”, describe Joan Sistachs. “Cada día va a ser más necesario tener a profesionales TI” que estén especializados “en soluciones concretas”.

“Y aquí tenemos lío”, porque hay que aclarar “qué es realmente lo que se necesita” para propiciar “un buen encaje” entre estos profesionales y negocios no tecnológicos. “La evolución de la propia tecnología hacia el cloud y hacia herramientas remotas” está modificando, según Sistachs “el criterio a la hora de escoger bien cómo debe ser el departamento de sistemas” dentro de las compañías.

Para David Xicota, “todo el departamento de TI cambia. La incorporación de la nube y de todo el software as a service como concepto” hace que este departamento no requiera “el conocimiento técnico per se”. Más bien demanda un perfil con “una visión global”, capaz de unir procesos y “simplificar la complejidad de la tecnología” para “las áreas funcionales”. Se buscan acompañantes del negocio.

Además, hay una cuestión que va más allá de “lo que la empresa necesita”: aquello que “los profesionales de TI le piden a la empresa”, que “también ha cambiado durante la pandemia”, como certifica Xicota. En estos momentos, “el rol de las tecnologías en las compañías ya no es sólo dar servicio. No vamos a coger talento si no tenemos proyectos interesantes, si no tenemos flexibilidad horaria, trabajo por objetivos…”. Esto es, algo más que un buen salario.

A la hora de fichar talento, Rosa Cortada observa “escasez de recursos con sólidos conocimientos y a la vez con experiencia”. Los que existen “están trabajando” y reciben “sueldos altos”. Además, “el mercado de TI se está polarizando” entre “jóvenes muy preparados, con idiomas, que llevan debajo del brazo el conocimiento de las nuevas tecnologías, pero que no tienen experiencia” y “expertos que no están sabiendo entender el cambio y, sobre todo, la velocidad de este cambio”, ya que “les cuesta adaptarse a las nuevas tecnologías”.

Entre las habilidades más demandadas, Cortada identifica las que tienen que ver con la industria de la “seguridad”, con “plataformas digitales” que se están adoptando para desplegar una nueva forma de trabajar y con “el business partner, aquella persona que es capaz de unir la tecnología con negocio”.

“En todos los puestos de trabajo la base es el conocimiento”, afirma Julio Moreno, “pero lo que diferencia a los profesionales son las habilidades soft. En su opinión, “lo que necesitamos son profesionales que tenga avidez por el aprendizaje y que entiendan el lifelong learning, o sea, toda la vida aprendiendo para poder ir absorbiendo esos conocimientos”.

También “necesitamos profesionales que establezcan redes de conocimiento”, así como “saber y querer gestionar la diversidad y tener una capacidad de empatía muy superior a la tradicional, lo que podemos llamar empatía 2.0. Son las capacidades soft”, termina Moreno, “las que diferencian a las personas que saben lo mismo de las personas excelentes, que consiguen muchas más cosas”.

Mónica Tilves

Licenciada en Xornalismo por la Universidad de Santiago de Compostela en la especialidad de Periodismo Electrónico y Multimedia. Apasionada de los gadgets, la fotografía digital, el diseño web y el arte. Tras un primer contacto con el mundo de la prensa escrita y con la suficiencia investigadora debajo del brazo, me decanto por los medios online. Cubro la actualidad informativa en Silicon Week desde 2011, además de colaborar en otras publicaciones del grupo NetMediaEurope en España como Silicon News. Ahora en Silicon.es.

Recent Posts

La falta de semiconductores desploma un 19 % la producción de automóviles en España

La producción de automóviles en España cae un 19 % por la falta de chips.

12 mins ago

Vistaprint presenta 99designs, un programa de ayuda a 99 empresas dotado con hasta dos millones de dólares

Vistaprint presenta la iniciativa 99designs dirigida a ayudar a mejorar la imagen de 99 empresas…

7 horas ago

Nace M47. AI, la primera plataforma española de entrenamiento de algoritmos de Inteligencia Artificial

Llega al mercado M47ai, la primera plataforma española de entrenamiento de algoritmos de Inteligencia Artificial.

8 horas ago

Tabletas y Chromebooks mantendrán buenas cifras durante todo 2021

IDC espera que, entre ambas categorías de dispositivos, se acumulen unos 210 millones de unidades…

11 horas ago

Compusof aumentó su facturación un 50% y prevé mantener un crecimiento similar en 2021

Al compás de la digitalización acelerada en las administraciones públicas, el integrador español Compusof se…

11 horas ago