La digitalización de pagos recurrentes, un mercado de gran potencial en España

EmpresasMercados Financieros
De izquierda a derecha, Fabrice Méndez, François Gutierrez y Eduardo Marín

La compañía SlimPay está reforzando su presencia en el mercado español, el segundo más importante en pagos digitales basados en suscripción.

El sector Fintech sigue ganando relevancia, especialmente en aquellas regiones con mayor penetración de smartphones. España es una de las más importantes en este aspecto y la compañía SlimPay está apostando fuertemente por nuestro país.

Esta Fintech, fundada en Francia en 2009, genera aquí buena parte de su negocio, por lo que seguirá expandiendo su presencia a través de diversas iniciativas en materia de contratación y ubicación de equipo especializado en acuerdos con terceras empresas. Durante los últimos ejercicios ha estado creciendo del orden del 50 al 70 por cien anualmente.

Así lo ha confirmado François Gutierrez, vicepresidente de ventas de SlimPay, en un encuentro con los medios especializados. Las operaciones de esta Fintech se centran en el negocio de pagos recurrentes por suscripción, que abarcan un amplio espectro de sectores como la telefonía, los seguros, el vídeo bajo demanda, la prensa, la electricidad… incluso otros productos que se están comenzando a pagar en la modalidad de servicio, como la venta de neumáticos, tal y como señalaba el directivo.

“Los usuarios finales pueden ahora pagar una cuota mensual y recibir a cambio un servicio de reparación y recambio de neumáticos cuando lo necesiten. De esta forma, no tienen que preocuparse de tener que afrontar pagos elevados en un momento concreto sin tenerlo previsto”, explicaba Gutierrez.

SlimPay cuenta con una plataforma digital alternativa al pago tradicional de recibos recurrentes y desde su creación ya ha gestionado 5.000 millones de euros en transacciones. Ya estaban presentes en el  mercado español, pero han anunciado la incorporación de Eduardo Marín como director de ventas para Iberia, que recalcaba la explosión que está experimentando la venta de productos como servicio: “Es un cambio global en el modelo de consumo. Tenemos las mismas ventajas y desventajas que los bancos tradicionales a la hora de proporcionar un sistema de cobro, pero nuestra alternativa ofrece a las empresas un claro enfoque a la transformación digital para aportar otra opción más a los clientes finales”.

Marín afrontará ahora una etapa mayormente de evangelización para dar a conocer la plataforma de SlimPay, una función que conoce bien después de 25 años de carrera especializado en financiación alternativa y Fintech.

Ecosistema de partners para llegar expandir el negocio

De forma paralela, SlimPay ha puesto en marcha un nuevo programa de partnerships que permitirá a sus socios añadir valor a un cobro, antes y después de que se produzca. Para ello ha puesto al frente de esta unidad a Fabrice Méndez, director de Partnerships de SlimPay y anteriormente responsable de desarrollar el negocio en España.

Méndez explica que su cometido será localizar socios que puedan integrar sus herramientas con las soluciones ya existentes como el CRM propio de cada compañía. De esta forma, desde ese mismo interfaz, las organizaciones pueden gestionar los pagos y las transacciones de forma más eficiente y predecible.

“He disfrutado mucho desarrollando el  negocio de SlimPay en España durante estos dos años. Ahora, enfrentarme al reto de desarrollar nuestro canal indirecto es darle continuidad a mi función anterior: ofrecer a nuestros clientes la mejor experiencia posible para potenciar su modelo de suscripción”, declaraba Méndez.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor