Starlink quiere que aviones, barcos y camiones también se conecten a Internet vía satélite

MovilidadRedes inalámbricas

La conexión a Internet vía satélite puede dar un salto a la movilidad de medios de transporte que tendrían cobertura planetaria gracias a la empresa que dirige Elon Musk.

Starlink, la empresa dependiente de SpaceX dedicada a proveer de acceso a Internet desde su constelación de pequeños satélites de comunicaciones, ha presentado a la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones) una solicitud para ampliar sus servicios, más allá de los hogares y empresas, a medios de transporte como aviones, barcos y camiones.

En la actualidad la constelación de Starlink ya supera los 1.000 satélites desde los que es capaz de ofrecer acceso a Internet a velocidades entre 40 y 150 Mbps con una latencia que oscila entre 20 y 40 milisegundos. Pero mientras se van ampliando las zonas donde ya dispone de cobertura y comienza a comercializar sus servicios, no ceja en su ambicioso empeño y ya ha solicitado que aviones, barcos y camiones puedan disponer también de esta modalidad de acceso a Internet vía satélite.

Concretamente la solicitud presentada el pasado viernes ante la FCC pide la obtención de una licencia para ofrecer cobertura a estaciones terrestres en movimiento, lo que apunta a los mencionados medios de transporte. Conviene matizar que la referencia a “terrestres” se contrapone a “espaciales”, por tanto incluye medios de transporte que circulen por tierra, mar y aire siempre que no lleguen a circular por el espacio.

En cualquier caso tendrían que ser vehículos de gran tamaño debido a que por el momento el tamaño de la antena no variaría con respecto a la que actualmente se suministran para las las instalaciones fijas de Starlink, de unos 40 cms de diámetro y unos 5 kilos de peso.

Y después, Tesla

Pero no acaba aquí la ambición en Starlink por conectar vehículos a Internet mediante satélite porque ya en su día Elon Musk anunció  a los inversores que con el tiempo los automóviles Tesla también se conectarían a Starlink, aunque queda por resolver esa cuestión relacionada con el tamaño y dimensiones de la antena capaz de conectarse a los satélites.