Ubuntu 8.04, preparado para enfrentarse a Windows

CloudServidoresSistemas OperativosWorkspace

El extenso catálogo de software de Ubuntu, el énfasis puesto en la usabilidad y una activa comunidad alrededor, combinado con el soporte a largo plazo han puesto al descubierto las virtudes de Linux como sistema operativo de escritorio.

Canonical ofrece planes de asistencia 24/7 por 580 euros por equipo y por año y otro 9/5 por 161 euros anuales por cada equipo. A modo de comparación, los planes de asistencia de Novell son bastante más económicos, con un paquete de tipo 24/7 por unos 153 euros por año, y otro de tipo 12/5 por unos 84 euros al año. Ambos precios incluyen 35 euros en concepto de pago de la licencia anual por la versión SUSE Linux Enterprise Desktop.

Ubuntu Linux 8.04 está disponible en una versión diferenciada según se trata de sistemas de 32 bits o 64 bits. Las pruebas se han realizado con la versión x86 de 32 bits de Ubuntu sobre un Lenovo ThinkPad T60 con 3 GB de RAM y una tarjeta gráfca ATI Mobility X1300, y sobre otro equipo con procesador Athlon 64, 2 GB de memoria RAM y una tarjeta gráfica Nvidia GeForce 6600 LE.

Cuando analizamos la versión previa de Ubuntu Linux, la 7.10, tuvimos problemas con la tarjeta gráfica X1300 del ThinkPad y fue preciso solventarlos mediante el uso de la línea de comandos. Esta vez Ubuntu identificó correctamente el adaptador gráfico, así como la aplicación para cambiar de resolución desde la de 1.024 x 768 compatible con la pantalla LCD del ThinkPad hasta los 1.280 x 1.024 de la pantalla acoplada a la base dock.

Aún así, la experiencia de uso de los gráficos no estuvo exenta de problemas. Tras cerrar la pantalla del portátil, el sistema de gestión de energía apagó la pantalla LCD, pero al volver a abrirlo, en vez de recuperar la imagen normal aparecieron patrones de colores desordenados y tuvimos que usar las teclas de función para cambiar la pantalla pulsando Ctrl + Alt + F6 y luego Ctrl + Alt + F7 para estirar el escritorio.

Para nosotros supuso una molestia mínima, pero para quienes no estén familiarizados con estas anomalías ocasionales de lo gráficos en Linux puede ser bastante más problemático. Por fortuna conseguimos solucionar esta anomalía sin más que instalar el controlador de pantalla propietario de ATI, una tarea que en Ubuntu no reviste mayores dificultades gracias a la herramienta Restricted Drivers.

Fuimos capaces de poner en estado de suspensión el ThinkPad tanto hacia disco duro (hibernación), como hacia memoria (sleep) sin problemas. En versiones anteriores de Ubuntu la hibernación funcionó bien, pero no fue así con el modo “sleep”. En cuanto a la estación dock del equipo ThinkPad, no experimentamos dificultades ni al conectar ni al desconectar el portátil de la estación.

Nos resultó especialmente agradable el progreso que Ubuntu ha realizado con las herramientas de impresión. Al abrir la utilidad de configuración de impresoras para crear una nueva conexión apareció una lista con las cinco HP LaserJet (tres 4000, una 4050 y una 5000), así como con la Xerox Phaser 6250N que están instaladas en la red. Seleccionamos la impresora más cercana a nuestro puesto, aceptamos las sugerencias por defecto de la utilidad de configuración, pusimos un nombre a la impresora y todo estuvo listo para funcionar.

Lea también :