VMware anuncia la apertura en Barcelona de un Digital Sales Center

CloudDatacenterSaaSVirtualización

Después de seis años seguidos celebrando el VMworld en la ciudad condal llega el premio gordo: el primer centro mundial para dar cobertura a la estrategia SaaS de la compañía que dará servicio a toda EMEA.

Después de 20 años en el mercado, la compañía fundada por Diane Green en Palo Alto, es la de mayor capitalización bursátil, hoy vale más de 60.000 millones de dólares. En un mercado lleno de vaivenes (el último meneo Red Hat adquirida por IBM), se sienten bastantes libres e independientes parra mantener su propia hoja de ruta y compras estratégicas (AirWatch en 2014, VeloCloud en 2017, CloudHealth en 2018). ¡Y eso que pertenecen a EMC desde 2003 que pertenece a Dell desde 2016!

A margen de ser un cromo muy codiciado para completar cualquier colección (incluso en una hipotética jugada en Bolsa), VWware lleva largo tiempo reinando en el centro de datos en el que su volumen y necesidades de ingesta y gestión no paran de crecer en todo el mundo, a punto de explosionar con el IoT y la IA. Este año además acaban de lograr la mejor posición en el cuadrante mágico de Gartner en SD-WAN (primero que se realizaba sobre esta disciplina). El futuro de los SDCD pasa por el self-driving data center, un paso más allá del software defined. Y esos sistemas hay que entrenarlos y nutrirlos de inteligencia, lo que implica además nuevos perfiles en puestos de trabajo.

“Con VeloCloud la IA forma parte inherente de nuestra oferta de automatización y seguridad. Creo que veremos su máxima expresión en nuestra siguiente gran iniciativa: tras el SDDC que respondía a software-defined data center, estamos ya trabajando en el nuevo SDDC: self-driving data center, integrando también nubes públicas, así como el edge y los elementos conectados (IoT) a través de reinforcement learning basado en inputs de múltiples fuentes y aunando la gestión tanto de infraestructuras como de aplicaciones”, explica Moisés Navarro, Principal Business Solutions Strategist / IT & Cloud Strategy en VMware Iberia. “En cuanto a entornos IoT puros, el plano OT de negocio y el plano IT de infraestructura hay que acercarlo para minimizar los riesgos de servicio y de seguridad. Pero aún falta esa fusión en España”.

vmware
En la comida de prensa estuvieron Moisés Navarro, Sergio Oropeza y Mª José Talavera.

En un encuentro con medios especializados para poner al día los logros de la compañía durante el año, se destacó la eficiencia que han llevado a los centros de datos gracias a su tecnología, desde la exitosa introducción de vSphere1, “el cerebro” que controla todo, al actual ESXi, “el corazón” o CPU que hace que bombee la sangre, del Cloud Foundation, “la red nerviosa” que transmite la información desde los extremos, o de vSAN, “los pulmones” que dan oxígeno y almacenan la información y que supuso un nuevo mainstream en la virtualización definida por software. “Todo esto ha llevado a los CPD a eficiencias muy significativas, hemos calculado que durante 2016 hemos evitado la contaminación equivalente a que 18 millones de coches hubieran recorrido 300.000 km, creo que es algo así como 540 millones de Tn métricas de CO2”, señala Mª José Talavera, directora general de VMware Iberia,

La creadora de esta analogía con el cuerpo humano abundó más al hablar de la visión multicloud que tiene la compañía californiana y el escoramiento hacia la seguridad con NSX. “No estamos solos en el mundo, las compañías tienen de media ocho nubes. Pero según extiendes la superficie más vulnerable te ves, y de ahí que las inversiones en todo este tiempo hayan ido encaminadas en proporcionar una visión holística, no estanca. De hecho, no siendo una compañía fundada para la seguridad, hoy somos la más relevante en este sentido en el CPD”, afirma Talavera. “Se ha convertido en un trending topic el securizar accesos a los dispositivos no solo personales sino en todo el edge computing, ahora que llega desde lo más plano de un frigorífico hasta una estación depuradora de agua, debemos tener corazón, pulmones y sistema nervioso para impedir que la picadura de un mosquito se convierta en una septicemia o cause al final una epidemia de palulismo”.

Lo mismo piensa Navarro: “NSX es la gran apuesta por la nueva tecnología, es lo que nos ha llevado a donde estamos. Con la seguridad hemos cambiado el paradigma de aproximación, desde que en 2012 adquirimos Nicira, siempre sensible al manejo de datos críticos, hasta la última en 2018 con Heptio, especializada en arquitecturas de microservicios (ahora tan en boca la reciente vulnerabilidad hallada en Kubernetes). Teniendo esto controlado en el corazón, extender esta capilaridad hasta el extremo es básico, y más fácil porque es toda la misma tecnología; el mosquito puede picar en cualquier sitio”.

Apuesta por Barcelona

Según esta directiva, VMware es una de las compañías, si no la que más, que más invierte en I+D, el equivalente a los ingresos de un trimestre, “y así queremos seguir los siguientes 20 años. Porque no solo de pulmón se vive, hay que tener compromiso e innovar”. Y ya no podía esperar más para contarlo: “Hoy puedo desvelar en primicia una de las últimas decisiones tomadas a nivel corporación, y es la de montar en Barcelona un Digital Sales Center para dar servicio a toda EMEA dedicado comercialmente a dar soporte a la estrategia SaaS de la compañía, el primero de su estilo en el mundo. Es cierto que estuvimos barajando otras alternativas en Madrid, Valencia o Málaga, pero al final una consultora externa independiente nos aconsejó que apostásemos por Barcelona porque será el próximo Silicon Valley europeo, hay un ecosistema increíble de empresas del mundo digital. Y lo que queremos crear no es un copiapega de think tank, sino recopilar talento no solo de España sino de todas partes del mundo, de VMware y de fuera. Ya tenemos prevista la llegada en diciembre de las primeras personas, pues serán unas centenares, de perfiles muy distintos: preventas, soporte, marketing, graduates…”.

vmware
Mª José Talavera en el centro.

En esta primera fase, reconoce Talavera, se trabajará más con entornos AWS, “pero somos multi-logo. El mercado y la industria agradece poder trabajar con aquel que juntándose con otros pueda dar más servicio. Cuanto mayor diversidad más libertad. Nosotros somos el nexo de unión con el ecosistema y no afecta a la independencia de VMware, nosotros estamos con todos, con Lenovo, con IBM, con HP… Yo te virtualizo y me abstraigo. El multicloud es un mapa diverso y rico, y hemos sabido hacer de la colaboración un arte”.

En esta línea, el futuro lo ve bien claro en la nube: “La mayoría de nuestro negocio está basado aún en licencias on-premise, pero la tendencia está en la suscripción, y nuestra estrategia de cara al 2020 es lograr que el 20% de los ingresos de la compañía estén en SaaS”, señala Talavera, que añade: “Los resultados en España han sido magníficos también, si no no podríamos haber defendido este proyecto. Estamos a punto de cerrar el segundo año consecutivo de crecimiento a doble dígito trimestre a trimestre. Y lo mejor es que si antes el 80% venían del visor vSphere, hoy es menos del 20%, lo que indica que ese doble dígito viene de las nuevas tecnologías, no de la vieja”.

Aquí entran en acción los cloud providers, que deben aprender a aplicar la tecnología para construir nuevos servicios. “El modelo de negocio nuestro está basado en el partner, no hacemos nada de venta directa. Cualquier resultado bueno nuestro se traduce o acaba reflejado en el canal, que tiene que hacer ese camino hacia el cloud provider, aprender a manejar nuestras tecnologías porque así se lo van a demandar sus clientes. Se nos llena la boca de transformación digital y todavía queda mucho recorrido, y esto va a ayudar, hay que crear un ecosistema que haga de tractor. Estamos en un momento histórico, y los momentos históricos están para hacerlo bien o para cagarla”, dice Navarro.

Predicando con el ejemplo

Otro tema que les ocupa es el de la virtualización del puesto de trabajo, tan ligado con la productividad y la adquisición y retención de talento. Y en este sentido, parece que el mercado español no está dando ejemplo. “Estamos asistiendo a una doble velocidad y a un doble rasero. Lo que se dice y lo que se hace no es lo mismo. No sabéis la cantidad de compañías de gran relevancia en este país que se hartan a hablar de tendencias, pero cuando se trata de sus propios empleados para poder trabajar en cloud, aún tienen que ponerse delante de un ordenador para conectarse con el mainframe”, cuenta Talavera.

Por su parte, su evangelista es de la misma opinión: “Con AirWatch pensábamos que las compañías españolas iban a invertir más en digital workspace este año y se iba a priorizar esa migración, pero no ha pasado. Debe ser que cuando contestamos un survay dices más lo que deseas o aspiras que ocurra, y luego la realidad es más terca”, dice Navarro. “Sin embargo, seguimos creyendo que es clave para afrontar modelos digitales, ofrecer plena flexibilidad para acceder a recursos corporativos, bajo una granular política de seguridad, y bajo una gestión inteligente de las plataformas y del consumo de servicios, aplicaciones y datos. Lo cierto es que los resultados de negocio que hemos vivido se han ceñido a movilidad y migraciones”.

La otra cara de la moneda señala a la retención del talento. “Para potenciar nuestros negocios, para dar más capacidad a los empleados -aparte de que pasa por ahí incorporar a los nuevos talentos millennials-, pero también tiene que ver con la diversidad de género y con la conciliación”, apunta Talavera. “Esto no va de políticas, va de familia. Si no tienes las herramientas adecuadas para conciliar con tus obligaciones familiares o disfrutar de tu merecido ocio, dejamos de ser atractivos como país, con un modelo productivo antiguo que no atrae, sino que expulsa por fuerza centrífuga al talento. Y me da pena, quizás no es la palabra adecuada, me sorprende el gap tan importante que hay entre el discurso marketiniano de las empresas y su realidad. Necesitamos los digital workspaces ubicuos en el tiempo y en el espacio ya, pero esa inversión se sigue dejando para mañana en la lista de los to-do. No por tener modelos de horarios de 9 a 9 se es más productivo, al contrario, refleja una mala calidad de vida que acaba repercutiendo al trabajo, a la familia y al individuo. Contribuye más a la transformación digital del país contar con puestos de trabajo digitalizados que tener una estrategia cloud. Porque si no, dejamos de ser atractivos, no solo para el talento de fuera, sino para el propio”.

vmware

Llegados a este punto de la conversación, tenía que salir el tema de la automatización y la robotización: “Tenemos la obligación de aplicar la tecnología como una fuerza del bien, y la automatización lo es. El miedo a perder el puesto de trabajo es infundado. Porque aunque no todo lo automatizable será robotizado, prefiero tener mil veces las cabezas de mis cajeras del supermercado ocupadas en otras tareas no automatizables. No hay nada que se me parezca más a la alineación de la que hablaba Marx que estar todo el día dándole a un botón o apretando un tornillo, pero el camino al futuro no es ejecutar, ejecutar… sino pensar, pensar. Y el pensamiento lleva a la creatividad, y de ahí nace el arte. La tecnología debe hacer las tareas automatizables pero no para quitarle trabajo a la cajera, sino para que piense. Me dijo una vez Eduardo Serra, dos veces ministro, que el mejor aliado de la enseñanza pública fue el tractor, que mandó más niños a la escuela porque ya no se les necesitaba en el campo”.

Finalmente, se comentó el tema del compromiso de la compañía con la comunidad, devolviendo parte de sus beneficios en horas de trabajo y donaciones. “Nuestro CEO es el directivo que más dinero dona en la industria TI, la mitad de su sueldo; los habrá que den más porque ganan más, pero en porcentaje, es el que más, el 50%. Nosotros tenemos la política de dar elegir al trabajador, que sean nuestros empleados los que decidan a qué causa donar de forma particular. Lo que quieran dar, nosotros se lo igualamos. Y además tienen una semana al año para que la puedan emplear en hacer voluntariado en una ONG, no les cuesta de sus vacaciones ni de su sueldo. Forma parte de nuestra filosofía”, concluye Talavera.

Lea también :