VMware: “Con vSphere 7 y Tanzu estamos estableciendo un puente entre el pasado y el futuro”

CloudVirtualización

Entrevistamos a María José Talavera, directora general de VMware Iberia, con motivo del congreso VMworld 2020, celebrado virtualmente. Kubernetes y teletrabajo fueron los temas centrales de la conversación.

VMware celebró hace unos días el congreso VMworld 2020 que, como el resto de los eventos organizados durante los últimos meses, se desarrolló de manera virtual, lo que propició una asistencia de más de 120.000 profesionales a nivel mundial, rondando en España las 3.000 personas, todo un récord de participación que no hace más que confirmar que la no presencialidad facilita enormemente que los interesados puedan asistir desde sus hogares u oficinas a los contenidos que más les interesan.

Más aún los de una compañía que ha sabido expandir durante los últimos años sus soluciones más allá de la virtualización -su negocio principal- para configurar una oferta que en estos momentos está muy ligada al despliegue de contenedores a través de Kubernetes. Gracias a esta tecnología, las organizaciones pueden desplegar cualquier aplicación en cualquier nube y ser ejecutada desde cualquier dispositivo de forma rápida y eficiente: precisamente lo que las organizaciones han necesitado (y lo siguen haciendo) en tiempos de pandemia como los que nos está tocando vivir.

De hecho, VMware fue de las primeras compañías tecnológicas en echar el cierre de sus oficinas y permitir a los empleados trabajar desde sus hogares, consiguiéndolo en tiempo record. Y la filial española no fue una excepción, tal y como nos relataba María José Talavera, directora general de VMware Iberia, a la que tuvimos la oportunidad de entrevistar con motivo del VMworld 2020:

– La filial española de VMware recibió órdenes desde la matriz de cerrar las oficinas y hacer uso del teletrabajo, algo que seguiréis haciendo al menos hasta febrero de 2021, ¿Cómo estás percibiendo la complicada situación a día de hoy?

Efectivamente, tras los primeros meses desde que se decretó el estado de alarma, decidimos en septiembre que mantendríamos el trabajo en remoto al menos hasta febrero para hacerlo coincidir con el cierre de nuestro año fiscal. Pero es muy probable que sigamos teletrabajando tal y como está la situación en nuestro país. 

He tenido la oportunidad de hablar con Pat [Gelsinger, CEO de VMware] en distintas ocasiones. Él está muy en contacto con diversas farmacéuticas y tomamos la decisión de no plantearnos la reapertura de las oficinas en los lugares más impactados por la COVID-19 y probablemente no lo haremos mientras no exista una vacuna para la población, algo que no ocurrirá hasta finales de 2021.

– Decía su CEO que no volveremos al mundo tal y como lo conocíamos hasta que no haya una vacuna disponible para todo el mundo, por lo que no nos queda otra que adaptarnos a la situación…

Nos tenemos que acostumbrar y ser ágiles. En VMware siempre hemos hablado de agilidad, pero ahora más que nunca hay que ponerla en práctica, es una oportunidad de oro para demostrarlo. 

Durante su keynote, Pat ha querido dar un mensaje positivo. Esta situación viene a reforzar la estrategia de VMware en la que la tecnología puede contribuir a un mundo mejor.

– Hacía referencia a cinco de los sectores verticalizados más importantes, ¿Qué nos puedes contar sobre ello? 

Pat se ha centrado en mostrar cómo la tecnología de VMware puede ayudar a los sectores más críticos en estos momentos como son la Sanidad, la Educación, el Sector Público, el Retail y los Servicios Financieros. Por ejemplo, hemos visto durante estos meses los problemas que han tenido las administraciones públicas con la gestión de los ERTEs y el desempleo, así como con la interacción con la ciudadanía. 

Son cinco sectores cruciales en estos momentos: deben hacer uso de la tecnología para mantenerse operativos, mejorar los servicios.

– … y para mejorar los servicios hay que mejorar las aplicaciones.

Las empresas se están dando cuenta de que para innovar hay que mejorar las aplicaciones, que son el centro de los negocios de cualquier compañía. Al final se trata de dar una experiencia de usuario y esto está muy ligado a la forma de desplegar y gestionar las aplicaciones a las que acceden las personas, lo que repercute en los ingresos de las organizaciones. Pero al mismo tiempo, las empresas se dan cuenta de que hay que innovar más a nivel de aplicación, de la misma forma que se hace a nivel de infraestructura. Son dos mundos que deben ir ligados. 

– Desde VMware estáis muy involucrados en esa innovación necesaria de las aplicaciones, ¿Qué nos puedes contar acerca de ello?

Desde hace tiempo hemos estado invirtiendo en este campo, algo que se materializó principalmente con la adquisición de Pivotal y el desarrollo del Proyecto Tanzu, una de las estrellas de este VMworld 2020. Gracias a esta plataforma, las empresas pueden mejorar enormemente la conexión entre los equipos de desarrollo y los de producción. Aquí también entra en juego el Proyecto Pacific, con el que vSphere 7 ya cuenta con Kubernetes de forma nativa, un avance extremadamente importante. 

– ¿Por qué Kubernetes?

Es el estándar de facto en la industria de los contenedores. Kubernetes es una iniciativa de la comunidad Open Source y VMware ha estado inyectando una gran cantidad de dinero en esta tecnología para que fuera una alternativa viable a nivel empresarial. El código abierto está muy bien hasta que llega al mundo empresarial, pero ahí es necesario implementar nuevos procesos para asegurar que es viable y funciona de forma segura.

María José Talavera VMware
María José Talavera, directora general de VMware Iberia, en un encuentro  reciente con la prensa 

Esta inversión buscaba algo muy concreto: Ayudar a los equipos que antes trabajaban con máquinas virtuales puedan usar la tecnología de contenedores, mucho más eficaz, sin necesidad de pasar por complejos procesos de formación ya que los procesos de despliegue son similares en ambos casos. Con Tanzu y Pacific, los equipos podrán dedicar menos tiempo a la ingeniería y más al desarrollo de las aplicaciones. En otras palabras, las aplicaciones creadas tendrán más garantías de funcionar correctamente en cualquier plataforma en producción sin necesidad de dedicar tanto tiempo a este problema tan característico de las aplicaciones antiguas. 

– ¿Qué impacto tiene la adopción de contenedores y Kubernetes en una empresa como VMware donde la virtualización tradicional sigue suponiendo una gran parte de su negocio?, ¿crees que Kubernetes podría canibalizar en cierta forma los ingresos que provienen del segmento de la virtualización tradicional? 

Son dos tecnologías que son y seguirán siendo compatibles dentro de nuestro negocio. Lo que buscamos con la apuesta por Kubernetes es no vernos desplazados en el mercado por su fuerte adopción. Fue un movimiento muy inteligente el que hicimos hace un par de años cuando ya hablábamos de “VMware loves containers” y comenzábamos a adquirir propiedad intelectual para hacernos fuertes en este mercado, algo que se ha hecho realidad con los proyectos que acabo de mencionar anteriormente. 

Pero esto no significa que vayamos a dejar de lado la virtualización tradicional porque siempre habrá escenarios donde este método seguirá siendo el idóneo para desplegar aplicaciones. Durante mucho tiempo seguirá existiendo el ‘legacy’ en las compañías porque es algo que no se destruye fácilmente debido a la importante inversión realizada en el pasado y a que forma parte de la operativa de negocio de muchas organizaciones.

Por tanto, la virtualización tradicional y los contendores seguirán conviviendo durante mucho tiempo y es algo que nosotros seguiremos facilitando de forma integrada con nuestras soluciones. Con vSphere 7 y la integración de Tanzu estamos estableciendo un puente entre el pasado y el futuro. 

– Aquí es donde entra en juego la estrategia multicloud de VMware. ¿Cuál es vuestra visión en este sentido?

El multicloud es otro de los pilares estratégicos de la compañía ya que hay muchas organizaciones que deben mantener sus recursos de TI en distintos lugares. Para nosotros, multicloud no es mantener “multisilos” sino poder mover cargas de trabajo, aplicaciones y datos entre todos los modelos existentes, ya sean públicos, privados o tradicionales. Y más importante aún, mover todos esos recursos haciendo uso de puentes de ida y vuelta. El uso de silos genera muchas ineficiencias y poca agilidad. Para nosotros, no puede existir una estrategia multicloud si no puedes mover las cargas libremente de una nube a otra. De ahí que estemos trabajando conjuntamente no solamente con nuestros clientes, sino con todos los proveedores cloud del mercado para que las empresas puedan utilizar VMware Cloud Foundation como parte de sus servicios. 

– A la hora de adoptar nuevas tecnologías es fundamental encontrar talento y acelerar los procesos de formación. ¿Cómo estáis afrontando esta problemática que tienen las organizaciones?

En primer lugar, me gustaría recalcar el esfuerzo que ha realizado VMware para evitar esa brecha que existe entre la última tecnología disponible y los conocimientos de los implicados en estos procesos. Un claro ejemplo es el de vSphere, que permite realizar procesos muy similares de forma independiente a la tecnología empleada, ya sea gestión de máquinas virtuales o de contenedores. Gracias a ello eliminamos la barrera formativa existente en el caso que comentas. Más aún, permitimos que los departamentos de desarrollo y producción trabajen con las mismas herramientas y que hablen “el mismo idioma”. 

Es cierto que a nivel global existe un reto importante para hacer convivir dos equipos que usan tecnologías o modelos diferentes, pero no es nuestro caso ya que vSphere está ahí para ayudar a eliminar esa barrera.

– Centrándonos en España, ¿Qué soluciones de VMware han sido las más demandadas por vuestros clientes durante estos meses marcados por la pandemia y la necesidad de mantener la continuidad de los negocios gracias al teletrabajo?

Ciertamente, marzo y abril fueron unos meses muy intensos en este sentido en los que las empresas se enfrentaban a retos muy importantes. Había que combinar tres cosas fundamentalmente: mantener a los empleados conectados y trabajando como nunca antes había sucedido, mantener los niveles de productividad óptimos y mantener las garantías en materia de seguridad. 

VMware Workspace ONE y Carbon Black son las herramientas que han permitido a los clientes afrontar estos retos. Con ellas se asegura la experiencia del usuario y la seguridad a la hora de conectarse a los recursos que hasta ese momento estaban disponibles desde las oficinas y no desde los hogares. Junto a ellas, también ha jugado un papel muy importante VMware SD-WAN, basado en la tecnología de Velocloud para administrar redes privadas virtuales y conexiones fiables, estables, rápidas y seguras. En su conjunto, la compañía ha proporcionado un espacio de trabajo digital para asegurar la continuidad de los negocios. 

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor