Los marginales de la era de Internet

Cloud

Todavía medio millón de personas en España sigue teniendo muy complicado acceder a una conexión de Internet. Quantis asegura que la solución para llevar la Red a los sitios más remotos está en el satélite.

En muchos hogares, las conexiones a Internet de 100 Mbps de bajada son una realidad gracias a la fibra. En el móvil, que va camino de desbancar a la red fija en velocidad, estos días compañías como Telefónica y Vodafone han presentado el LTE avanzado o 4G+, que permite velocidades de hasta 300 Mbps en descarga, duplicando el rendimiento de las redes 4G actuales.

Sin embargo, en este mundo de velocidades galopantes y formatos de alta definición para casi todo, sigue habiendo una España a oscuras. Y es que, según la operadora Quantis, más de medio millón de españoles siguen teniendo serias dificultades para acceder a Internet. Son ciudadanos que en su mayoría se localizan en municipios con escasa densidad de población o de difícil acceso, donde la cobertura de las grandes operadoras no supera en ningún caso el 10 por ciento, ni la superará, por no ser rentable. Son la muestra palpable de que la brecha digital de la que tanto se hablaba hace unos años sigue estando ahí.

SatéliteEn esos mismos municipios donde los particulares tienen dificultades para engancharse a la red, también hay numerosas empresas, en su mayoría pymes, que se las ven y se las desean en su actividad empresarial por la ausencia de unas comunicaciones acordes con el negocio. Según Quantis, las zonas “en blanco” existen en todas las provincias e incluyen polígonos industriales, zonas suburbanas y municipios de tamaño medio donde las conexiones de banda ancha tienen escasa calidad o simplemente no existen.

Si se mira por comunidades autónomas, la que más “ciudadanos desconectados” acoge es la de Galicia, con más de 126.000 sin cobertura, seguida de Castilla y León, con 117.000, y Andalucía, con 49.000.

Según el último informe de Cobertura de Banda Ancha en España en el primer trimestre de 2014, elaborado por el Ministerio de Industria a través de la SETSI, la tecnología con más cobertura es la UMTS con HSPA -3G-, presente en el 99% del territorio. Sin embargo este servicio es muy irregular, especialmente en zonas rurales donde la navegación no siempre es fácil. Le sigue el ADSL de hasta 2 Mbps, con un 89% de cobertura, y el ADSL de hasta 10 Mbps, con el 69% de cobertura.

En cuanto a las velocidades, el 95% de la población puede disfrutar de velocidades de hasta 2Mbps, según el informe, mientras que el 82% llega hasta 10 Mbps, y el 60% puede alcanzar los 30 Mbps. Algo menos, un 58%, puede contratar una línea de 100 Mbps.

La Ley 9/2014 General de Telecomunicaciones se marca como objetivo lograr la universalización del acceso a Internet a 10 Mbps en 2017 y a 30 Mbps en 2020, además de conseguir en dicho año que al menos el 50% de los hogares puedan disponer de acceso a servicios de velocidades superiores a 100 Mbps. “El problema es que si no cambian las cosas, en 2020 seguirán existiendo hogares sin Internet”, dice Aquilino Antuña, director general de Quantis. Para el directivo, la solución está en el satélite “porque el cielo ofrece una cobertura cien por cien”. “El satélite es la única tecnología que llega a todas partes y la única que llega donde no llegan las demás”, defiende.

Los países en desarrollo se han dado cuenta de ello y están apostando por el satélite. Una tecnología que hoy compite en velocidad y precio con el ADSL y que no deja de evolucionar. “En el futuro veremos que no tiene sentido seguir desplegando cable”, avanza Antuña.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor