Camuzzi Gas o cómo hacer del teletrabajo un valor diferencial de la mano de Dade2

¿Qué es un Brand Discovery ?
CloudGestión CloudProveedor de ServiciosProyectosVirtualización

Ahora que son muchas las compañías que, con la relajación de las medidas de distancia social, comienzan a planificar la vuelta a las oficinas de sus trabajadores, también las hay las que precisamente han descubierto las bondades del modelo híbrido laboral y apuestan por él como estrategia de futuro.

Ahorro económico, mayor conciliación, menor impacto medioambiental e, incluso, una vía de atracción de talento… Camuzzi Gas ha visto cómo los beneficios del trabajo en remoto, gracias a la tecnología son una realidad que, incluso, ha incrementado la productividad de sus empleados y, por todo ello, ha decidido apostar por el modelo de 4+1 (cuatro días a la semana de trabajo en remoto y uno de trabajo presencial en la oficina).

Una decisión que, sin duda, sólo sería posible por el proyecto de escritorios virtuales sobre la solución Citrix XenApp & Desktop que ha hecho realidad de la mano del proveedor de soluciones cloud Dade2.

Marco Zanoni, CIO y CTO de Camuzzi Gas

Trabajo remoto pero seguro

Desde que se creó en los años 50 en Italia, Camuzzi Gas ha ido evolucionando hasta convertirse hoy en la distribuidora de gas natural más grande de Argentina, en términos de volumen.

A través de Camuzzi Gas Pampeana (CGP) y Camuzzi Gas del Sur (CGS), tiene más de 2 millones de usuarios en siete provincias, 300 sucursales y una red que supera los 50.000 kilómetros lineales de extensión. Cubre el 45% del país, entre Buenos Aires, La Pampa, Neuquén, Chubut, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Con un total de 1.800 empleados en plantilla, el pasado mes de marzo de 2020, el estallido de la pandemia, obligó a Camuzzi Gas, como al resto de compañías de medio mundo, a cerrar todas sus oficinas y lograr que sus empleados pudieran seguir trabajando de forma eficiente y segura desde sus casas.

Un desafío para el CTO y responsable de tecnología de Camuzzi Gas, Marco Zanoni, que llevaba tiempo desarrollando su proyecto de trabajo remoto; pero que tuvo que poner en práctica de forma acelerada.

“Antes de la pandemia, en nuestro día a día, teníamos más o menos 100 conexiones remotas, una cifra que, de repente, pasó a 700. Ese incremento hizo que, entre otras cosas, tuviéramos que asumir un crecimiento de las llamadas y consultas al departamento de soporte TI del 500 por ciento”,  explica Marco Zanoni, CIO y CTO de Camuzzi Gas.

Y es que muchos de esos empleados tuvieron que conectarse desde sus casas de la noche a la mañana, incluso con sus propios dispositivos, con los riesgos de seguridad que eso implicaba para la compañía.  

Así, el primer reto fue lograr que todos pudieran lograr de una conexión adecuada, potente y segura a los sistemas y aplicaciones de Camuzzi pero, desde sus casas.

Para ello, explica Zanoni, decidieron, usando las políticas de seguridad de Fortinet, convertir las conexiones de internet que teníamos en las sucursales en puntos de acceso a la VPN corporativa.

Y es que la seguridad es crucial para una compañía como Camuzzi y para ello confía en las soluciones de Fortinet, concretamente en la plataforma FortiGate NGFW, con la que es capaz de controlar toda la actividad que corre por su red.

Con toda su información alojada en dos centros de datos distintos, ubicados en la ciudad de Buenos Aires, para garantizar la redundancia y disponibilidad del servicio en todo momento, Camuzzi Gas debía encontrar una solución que le permitiera no sólo garantizar el trabajo remoto de sus empleados sino que ésta además fuera compatible con las aplicaciones y sistemas que la compañía tiene instalados.

“Camuzzi tenía que capacitar a toda su plantilla para trabajar a distancia de la forma más rápida posible, debido a la imprevisibilidad de COVID. Tuvimos que encontrar, junto con el equipo de TI de Camuzzi, una solución que fuera rentable, rápida de implementar, pero también fácil de usar, ya que no tenían mucho tiempo para formar a todo el mundo y esperar a que se produjera una larga curva de aprendizaje”, explica Manuel Trongone, CEO de Dade2.

Citrix XenApp & Desktop para la virtualización de escritorios fue la solución elegida, una opción que “era la mejor solución posible no sólo en términos de usabilidad, sino también en términos de seguridad, ya que su estricto cumplimiento no permitía ninguna apuesta por la seguridad”, añade.

En menos de 6 meses de trabajo se completaba el proyecto, hoy totalmente operativo y del que CIO y CTO de Camuzzi Gas no tiene sino alabanzas: “No solo nos ha permitido disminuir los requerimientos del servicio técnico sino el disponer, siempre, de las aplicaciones y sistemas más actualizados y con total seguridad”.

Así, actualmente, son cerca de 800 los empleados que hacen uso de estos escritorios virtuales con los que pueden trabajar desde cualquier lugar e incluso, en la propia oficina, cuando se desplacen a ella.

“El empleado accede al portal digital, da igual desde dónde sea. Allí, independientemente de la conectividad que tenga o del dispositivo que utilice, cuenta con todo lo necesario para poder desarrollar su trabajo, ya que todo el procesamiento y el alojamiento de la información sigue residiendo en nuestros servidores”.

Una solución que Camuzzi quiere mantener en la “nueva normalidad” y que, incluso, les está permitiendo atraer nuevo talento a la compañía. “Da igual donde se encuentre físicamente el profesional que buscamos y eso es un valor añadido extraordinario”, afirma Marco Zanoni.

Camuzzi y Dade2: una relación basada en la cercanía

La relación con Dade2 ha sido más que satisfactoria para Camuzzi Gas que no duda en recalcar ya no solo la cercanía y la rápida y constante atención por parte del equipo de Dade2 sino también su presencia internacional.

“Además de que funcionan con Citrix y con VMware, lo que hacía que migrar nuestras aplicaciones y procesos a la nube fuera algo muy sencillo, cuentan con un centro de datos en Miami, el punto más cercano para nosotros a las grandes infraestructuras cloud”, apunta.

Un exitoso proyecto al que la pandemia obligó pero que ha mostrado tales ventajas que Camuzzi Gas ha decidido mantener en un futuro.