Integración de aplicaciones empresariales con Red Hat: de lo tradicional a lo digital

¿Qué es un Brand Voice ?

Red Hat es más que Linux y en los últimos años ha experimentado una evolución en su portfolio, donde ha ido creciendo desde el sistema operativo Red Hat Enterprise Linux a toda la escala de valor en los sistemas.

Red Hat cotiza en la bolsa de Nueva York con una facturación de 1.800 millones de dólares y cuenta con 8.000 empleados repartidos en 75 países de todo el mundo. A la compañía se le conoce principalmente por el mundo Linux. La mitad de los servidores del planeta llevan Linux detrás (el 75% en el entorno de la nube y el 90% en supercomputadora) y Red Hat acapara dos tercios de Linux. No obstante, Red Hat es mucho más que Linux y con sus soluciones middleware está ayudando a la transformación digital de las empresas.

Red Hat JBoss Fuse middleware es un conjunto de aplicaciones utilizadas para desarrollar, desplegar y gestionar aplicaciones distribuidas tanto en premix como en cloud. Para hablar de ello hemos contado con Miguel Ángel Díaz, responsable de Desarrollo de Negocio de middleware de Red Hat; Mario Mendoza, Senior Solution Architect de middleware de Red Hat, y nuestra compañera Rosalía Arroyo, Redactora Jefe de ChannelBiz.es.

En los últimos años Red Hat ha experimentado una evolución en su portfolio, donde ha ido creciendo desde el sistema operativo Red Hat Enterprise Linux a toda la escala de valor en los sistemas: virtualización, infraestructura como servicio, entornos de plataforma como servicio y la parte de middleware en la que cuenta con distintos componentes.

“Con ello podemos ayudar a la transformación digital de las empresas, a las que les hacen falta 4 líneas: agilidad en los procesos, en la gestión de los datos, en la toma de decisiones y en el desarrollo de operaciones”, apunta Miguel Ángel Díaz.

A menudo las empresas se encuentran en un escenario en el que a lo largo de los años han ido acumulando herramientas que resuelven problemas puntuales. Es decir, el negocio ha expresado una necesidad a las áreas técnicas y estas han implementado la solución para ofrecer lo que el negocio les demandaba.

“Como consecuencia, existen aplicaciones y sistemas que no están integrados de forma global en la organización y en el entorno de la empresa digital lo primero que hay que hacer es integrar los sistemas de la compañía para obtener información útil que nos permita medir dónde los procesos de negocio fallan o son poco eficientes y a partir de ahí entrar en un círculo virtuoso de mejora continua”, explica Mario Mendoza.

La propuesta de Red Hat es situar por encima de las aplicaciones existentes en la compañía una capa de integración empresarial (Enterprise Service Bus). Esto permite que diferentes aplicaciones o sistemas diseñados con tecnologías diferentes se comuniquen entre ellos en base a estándares, que es un aspecto fundamental. De esta forma, cada aplicación ofrece los servicios a este Bus central y a su vez consumen servicios del Bus que otras aplicaciones ofrecen. El Bus se encarga de trasladar las peticiones a las aplicaciones, que deben ofrecer los resultados solicitados.

“Es recomendable que las aplicaciones vayan evolucionando hacia un tipo de aplicaciones más modulares. En estas las piezas o módulos se pueden ir haciendo de menor tamaño, lo que facilita progresivamente una reutilización. Esta tendencia es lo que ahora se denominan microservicios, que son al final pequeñas piezas de código que tienen inteligencia de negocio y que se van integrando entre ellas”, aclara Mendoza.

Los microservicios se despliegan y desarrollan muy fácilmente en plataformas como Red Hat JBoss Fuse, que proporciona además cientos de conectores para que las aplicaciones se puedan comunicar sin necesidad de desarrollos nuevos.

Integración de los procesos operativos

“Por encima de la capa de integración incorporamos la capa de integración de negocio BPM (Business Proccess Management), que es donde se posicionan los procesos operativos de la compañía y donde los usuarios centran sus tareas”, señala el arquitecto de soluciones de middleware.

Existen tres perfiles de usuarios, analistas, ejecutores y técnicos, y JBoss BPM Suite ofrece herramientas para que los tres puedan trabajar de forma colaborativa obteniendo métricas que permiten analizar resultados y entrar en los procesos de mejora continua.

Por otro lado, la explosión del Big Data está resultando fundamental para la transformación digital de las empresas. Al gran volumen de datos que manejan las organizaciones se une la diversidad de los mismos, existiendo una gran heterogeneidad de soluciones para almacenarlos, lo que está impactando en las empresas.

“En Red Hat hemos abordado esta problemática añadiendo en nuestra plataforma una capa intermedia de middleware de datos, JBoss Data Virtualization, para la integración, federación y seguridad de los datos”, explica Díaz.

El reto de las empresas es recabar la información dispersa y procedente de distintos orígenes para utilizarla de forma común. Para ello, o bien se extrae toda la información y se mete en una sola base de datos y a partir de ahí se explota o bien se introduce una capa lógica para que la capa de negocio pueda explotar los datos.

“Esta segunda fórmula permite beneficios claros. Entre ellos, un mayor dinamismo, facilidad de migraciones y seguridad de acceso a los datos al estar centralizados en un solo conducto de uso común”, destaca el responsable de desarrollo de negocio de middleware.

Competencias en la nube y la movilidad

Según los principales analistas, hay dos aspectos que influyen de forma importante en la competitividad de las empresas: la capacidad de extender los servicios a la nube y la integración de las aplicaciones móviles en los procesos de negocio. Red Hat cuenta con la plataforma Open Shift tanto para nube privada, pública e híbrida, permitiendo trabajar en un entorno colaborativo dentro de un ciclo de ‘continuous delivery’.

“Open Shift gestiona el escalado de las aplicaciones mediante la instalación de nuevos contenedores cuando hace falta y con sus capacidades de orquestación hace transparente toda la gestión de las redes, manteniendo los niveles de servicio al cliente”, especifica Mendoza.

Respecto a la movilidad, la firma cuenta con Red Hat Mobile Application, que unifica componentes y los pone disponibles en la nube para que las distintas aplicaciones móviles hagan uso de ellos. Con esto se alcanza una buena economía de escala permitiendo que todos los desarrolladores trabajen en una única plataforma en la nube a la que la empresa también tiene acceso.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor