Seguridad, experiencia de empleado y entornos híbridos, las claves en la digitalización de la industria farmacéutica

InnovaciónWorkspace

La industria farmacéutica afronta el desafío de hacer realidad la llamado Pharma 4.0, un nuevo modelo en el que la tecnologías es para responder a las demandas tanto de la sociedad como de sus propios empleados, proveedores y clientes.

Si ha habido un sector protagonista durante el último año y medio, este, sin duda, ha sido el sector farmacéutico. Pilar, junto al sanitario, de la lucha contra la pandemia del COVID-19, la industria farmacéutica veía como, al igual que el resto de sectores, de la noche a la mañana, debían transformar radicalmente su forma de trabajar, adoptando de forma forzosa el teletrabajo.

Un cambio inesperado y obligado, el más evidente, pero no el único. Un mundo cada día más digital, global y multicanal ha obligado al sector farmacéutico a abrazar la transformación digital, adaptando infraestructuras, procesos y, por supuesto, personas a la nueva realidad.

Así nos encontramos ante el desafío de hacer realidad la llamado Pharma 4.0, un nuevo modelo de industria farmacéutica en la que las nuevas tecnologías son clave para responder a las nuevas demandas tanto de la sociedad como de sus propios empleados, proveedores y cliente.

Según un informe publicado recientemente por la firma de investigación ABI Research, las empresas farmacéuticas elevarán rápidamente el gasto en transformación digital, sumando 4.500 millones de dólares en la próxima década.

En ese camino hacia la digitalización, el primer paso del proceso, ha sido la reorganización y digitalización del puesto de trabajo, un desafío que, en el caso de la industria farmacéutica, requiere de una nueva estrategia que aúne movilidad, rapidez, trazabilidad pero también seguridad y cumplimiento normativo.

Desde los laboratorios, los transportes, los gestores, hasta los visitadores y comerciales requieren esta seguridad y capacidad para trabajar desde cualquier lugar o dispositivo, por lo que una digitalización correcta de los procesos y del propio puesto de trabajo son elementos clave para garantizar el éxito de este tipo de empresas.

Para analizar en qué estado se encuentra la digitalización de la industria farmacéutica, a qué retos se enfrentan sus responsable de IT o cómo afrontan los desafíos de la nueva era digital, el Encuentro Digital “Reorganización y digitalización del puesto de trabajo”, organizado por Silicon ha reunido a Gustavo Vivancos, Head of Business Applications & Information Management en PharmaLex; Jorge Prior García, IT Systems and Communications Manager en Grupo Indukern; Gerardo Moreno, Operaciones Controller Supply Chain Logística Finance en Faes Farma; Bruno Mariano Rizzuti, Head of Data Management (Big Data, Data Ingestion & Acquisition) en Boehringer Ingelheim; Ángel Rodríguez, responsable de Zona de Cantabria Labs y Gisela Gorelik, FSM Sales Manager en Citrix.

Un encuentro en el que el denominador común ha sido cómo la pandemia ha acelerado la transformación digital del sector y, cómo, el haber iniciado ya ese proceso les ha permitido responder a la nueva situación.

La pandemia, el catalizador de la revolución del sector farmaceutico

Así, Bruno Mariano Rizzuti, de Boehringer Ingelheim, explicaba cómo en la compañía “ya llevábamos trabajando un tiempo en la transformación digital de nuestra actividad, algo que el estallido del COVID-19 no hizo sino terminar de catalizar o acelerar”.

A pesar de ello, el desafío no fue sencillo: “De repente, en nuestro caso, pasamos de tener 10.000 empleados trabajando en casa a más de 80.000. Tuvimos que ampliar infraestructuras y digitalizar todo aquello que se podía, desde facturas a órdenes de compra, a sistemas de información varios. Ya trabajábamos con los escritorios virtuales de Citrix y con su sincronización con las máquinas físicas lo que nos ha permitido, por ejemplo, hacer on boarding de un empleado sin que tuviera que venir a la oficina, dándole acceso a todo lo que necesitaba para trabajar, de manera muy ágil, y que pudiera ser productivo desde el primer día”.

En la misma línea, la experiencia de Jorge Prior García, de Grupo Indukern quien apuntaba cómo, en su caso, “ya llevábamos tiempo planteándonos cómo mejorar la experiencia de empleado y el puesto de trabajo eficiente con soluciones tecnológicas; con la pandemia nos vimos forzados a acelerarlo, por suerte habíamos hecho ya un recorrido y nos sirvió básicamente para garantizar la continuidad de negocio. Mandar a más de 1000 personas a trabajar a casa y de la noche a la mañana fue un reto enorme”.

Un reto en el que el departamento de IT cobró un papel protagonista para dotar de las infraestructuras tecnológicas necesarias a los empleados pero que, además, provocó un cambio también en la estrategia de seguridad corporativa para responder a las nuevas circunstancias.

“Hemos pasado de proteger el perímetro de la compañía a proteger la identidad de la compañía y ha sido un desafío enorme. Hoy nuestro gran foco es tener todo lo más controlado posible. Cuando un usuario se conecta a nuestra red, saber que es quien dice ser, desde dónde se está conectando y que accede a los recursos o información que debe acceder. Cada día es más importante para, en caso de cualquier incidente, saber qué ha pasado, por qué y así poder prevenir nuevos ataques”, afirmaba Ángel Rodríguez, responsable de Zona de Cantabria Labs.

Involucrar a toda la compañía en el cambio

Un cambio cultural en el que es imprescindible, como decíamos, el papel del área de IT cada día más involucrada en el negocio, trabajando con el resto de áreas de la compañía y teniendo la experiencia del empleado o usuario como eje de su trabajo.

“Ha cambiado el modelo cultural de la compañía y el área de IT tiene que adaptarse y responder a ese cambio cultural ir de la mano de todas las áreas de negocio. Los responsables del negocio cada vez van conociendo más también sobre las nuevas tecnologías, empiezan a tener también más perfiles mixtos y eso les da la capacidad también de hablar con nosotros, con los responsables de TI de tú a tú, para explicarnos sus necesidades y ver, juntos, cuáles son las herramientas tecnológicas que mejor pueden responder a esas demandas”, señalaba Gustavo Vivancos, de PharmaLex.

Tecnologías como la nube, los escritorios virtuales o la gestión y explotación del dato marcan la hoja de ruta de la transformación digital del sector farmacéutico, un camino en el que el empleado es también clave para que ese proceso tenga éxito.

“Lo importante es que haya armonía; de nada sirve tener herramientas IT que sean impresionantes si luego los empleados no están bien formados o no tienen capacidad para sacar su máximo rendimiento. Ahí creo que está la clave: desarrollo tecnológico por supuesto pero acompañado de otras “patas” que tienen que crecer a la misma velocidad. Si no, al final, un proyecto que puede ser muy bueno va a quedarse en nada si no encuentras personas que lo ejecuten correctamente”, afirmaba Gerardo Moreno, de Faes Farma.

Un aspecto en el que quiso incidir el responsable de Zona de Cantabria Labs, Ángel Rodríguez: “Tenemos que dedicarle más tiempo a todo lo relativo a la adopción de una nueva herramienta o tecnología por parte del usuario o empleado. Hacérselo más fácil, saber transmitirle que es algo positivo, por qué decides implementarlo y cómo le puede ayudar en su trabajo”.

El sector farmacéutico: tradicional y fragmentado

Otro de los retos, como apuntaron todos los participantes en el Encuentro es la fragmentación que marca el sector farmacéutico, una industria además muy tradicional, “donde, por eso mismo, el reto de digitalización es más importante si cabe”, indicaba el IT Systems and Communications Manager en Grupo Indukern, Jorge Prior.

“Ese es un hándicap importantísimo. No podemos dar giros bruscos además por la propia regulación del sector; No podemos intentar poner tecnología cuando la compañía no está preparada para ello. Hay que ir paso a paso, siendo conscientes del impacto que tiene cualquier cambio”.

Además de esas características, el Operaciones Controller Supply Chain Logística Finance en Faes Farma, Gerardo Moreno, quiso poner sobre la mesa cómo la industria farmacéutica se enfrenta a otras barreras como la protección de datos, “algo vital para nosotros” o la falta de talento digital. Un reto en el que señalaba cómo tecnologías como “IA, Blockchain, Big Data ofrecen mil oportunidades que tenemos que saber y poder aprovechar. Una opción para ello es apoyarnos en el ecosistema de startups que hay en España, que nos pueden hacer crecer. Colaborar con ellos; aprovechar ese talento joven e incorporarlo a infraestructuras más grandes como la nuestra”.

La llegada del modelo laboral híbrido

Un proceso de cambio tecnológico marcado por las particularidades del propio sector pero del que no hay vuelta atrás y en el que el mañana más inmediato estará marcado por el modelo laboral híbrido, según coincidieron todos los participantes en el evento.

“Sí, yo creo que será un modelo híbrido porque no es sino la respuesta a lo que la propia pandemia nos ha demostrado. Ha sido un claro aprendizaje en el que hemos visto que se puede trabajar y producir desde casa pero también que el contacto humano es irreemplazable.

No podemos sustituirlo del todo por ningún canal digital. El cara a cara sigue teniendo un valor inmenso, es lo que impulsa las empresas porque las empresas al final su principal activo son las personas”, aseguraba el Head of Data Management (Big Data, Data Ingestion & Acquisition) de Boehringer Ingelheim, Bruno Mariano Rizzuti.

Modelo híbrido que, como siempre, el departamento de IT debe hacer posible. “Cuanto más desapercibido pase IT es que mejor lo estamos haciendo; lo importante es que seamos capaces de dotar a los empleados de las capacidades tecnológicas que necesiten, trabajen donde trabajen. Va a ser difícil pero podemos hacerlo”, afirmaba el Head of Business Applications & Information Management de PharmaLex, Gustavo Vivancos.

“Las empresas han podido ya adaptarse a esta nueva normalidad y están funcionando, algunos mejor, otros aún tienen que solucionar algunos flecos. Pero sí vemos que, en este momento, el gran factor común a todos, es el cambio cultural. Y en ese cambio la tecnología se ha convertido en un factor clave junto a los procesos y las personas”, concluía Gisela Gorelik, FSM Sales Manager en Citrix.

Tecnología que, en el caso de los escritorios virtuales de Citrix, quiso apuntar “la experiencia de trabajo es mejor, incluso, que en el puesto de trabajo tradicional; la adopción de estas soluciones es sencilla y flexible; y la seguridad, algo clave que permite trabajar de forma segura, en cualquier sitio”.

Soluciones que permitan caminar hacia la digitalización con paso firme y seguro, ayudando a un sector estratégico como el sector farmacéutico a seguir avanzando en la era digital. 

Lea también :