IKEA y Sonos presentan lo nuevo de Symfonisk, un altavoz WiFi con aspecto de cuadro

Workspace

IKEA y Sonos colaboran en el nuevo altavoz inteligente de la gama Symfonisk, con aspecto de cuadro y conexión WiFi.

IKEA y SONOS han unido decoración y tecnología con el recién presentado altavoz inteligente Symfonisk, un destilado de la experiencia de ambos en el hogar y la tecnología del sonido, respectivamente.

Se trata de un nuevo dispositivo dentro de la gama Symfonisk que llegó en 2019 con el afán de democratizar el sonido y la música en el hogar, fusionando diseño y sonido, como afirma Sara Morris, directora de producto de Sonos, de manera que pueda integrarse este tipo de dispositivos en cualquier hogar. Los dos dispositivos que ya integraban esta familia son una lámpara y una estantería en cuyo interior está integrado el sistema de altavoces.

Integración en cualquier ambiente

El nuevo producto presentado ofrece un aspecto muy similar al de un cuadro, con paneles frontales intercambiables, y marco en dos versiones a elegir: en color blanco o en color negro. Esto permite colgarlo en la pared tal y como si fuera una obra de arte, aunque también puede colocarse en una estantería o en el suelo, apoyado contra una pared, quedando sobre dos pequeñas piezas antideslizantes con la que cuenta en sus cantos. Para colgarlo de la pared, como si de un cuadro se tratase, dispone de un gancho magnético, pudiendo colocarse tanto en formato vertical como horizontal.

Gracias a los frontales intercambiables (por el momento hay más de una docena de modelos diferentes) se puede adaptar a cualquier tipo de decoración, de manera que encaje en el estilo de cada hogar. Tal y como afirma el desarrollador de producto en Ikea Stiepan Begic, en el área IKEA Smart Home buscan contribuir a “facilitar un día a día más inteligente al integrar la tecnología dentro de la vida doméstica”, y como expresa el diseñador de IKEA Andreas Fredriksson, este altavoz busca “que el sonido sea parte de la decoración”.

Sonido de Sonos

Si la parte del diseño estético corresponde a Ikea, la parte del diseño acústico corresponde a Sonos, que ha conseguido un sonido de gran calidad incluso con las limitaciones de forma tan compacta que presenta el dispositivo, de apenas seis centímetros de grosor, con unas dimensiones de 40×55 cms.

La configuración de estos altavoces Symfonisk es fácil e intuitiva gracias a la app Sonos S2 que permite configurar distintos parámetros. Para controlar la reproducción el altavoz-cuadro de Symfonisk cuenta con tres botones en la parte trasera que permiten activar la reproducción/pausa y subir o bajar el volumen.

El altavoz puede conectarse mediante WiFi a fuentes de sonido como el móvil, un ordenador y otros dispositivos que funcionen como fuente de audio. Es compatible con el estándar AirPlay 2 y puede emparejarse como sistema estéreo, además de servir como altavoces traseros envolventes asociados a las barras de sonido Sonos Beam y Sonos Arc, una característica que supone una innovación respecto a los dos anteriores productos de la gama Symfonisk, la lámpara y la estantería.

Incluso puede conectarse a más de un centenar de servicios de streaming de contenidos, desde música a podcast, audiolibros y emisoras de radio online. Tal y como ya sucede con los otros dispositivos de la gama, las mencionadas lámpara y estantería fruto de la colaboración entre IKEA y Sonos, este nuevo cuadro inteligente puede configurarse de manera integrada en un sistema de sonido único, necesitando únicamente quedar conectado a la alimentación eléctrica gracias a un discreto cable.

Los altavoces inteligentes inalámbricos Symfonisk salen a la venta a partir del 15 de julio y su precio en España será de 199 € por unidad.

Lea también :