Primeras pruebas en España: Alexa, tienes mucho que aprender

eCommerceInnovaciónMarketing

Los participantes en la fase ‘beta’ de Alexa en nuestro país han recibido esta semana los dispositivos Amazon Echo. Tiene mucho potencial, pero todavía queda mucho desarrollo por delante.

Amazon ha confirmado que Alexa llegará a España a lo largo del presente ejercicio. Pero antes de lanzar los dispositivos con el asistente por voz en sus tripas, la compañía ha confiado en un puñado de clientes para que prueben la tecnología y aporten su feed back.

Después de instalar en el smartphone la app Amazon Alexa y tras una sencilla configuración inicial, el asistente virtual ya está dispuesto para ayudarnos… aunque todavía tiene mucho que aprender. No hay que olvidar que está en periodo de pruebas.

Alexa ha llegado a los probadores de nuestro país prácticamente desnuda, sin ‘habilidades’ o ‘skills’, que es como se llaman las aplicaciones en este universo. Por ahora, sólo están disponibles las ‘habilidades’ de El País (noticias) y Deezer (música).

Pero esto no quiere decir que Alexa no pueda hacer nada, sino que por ahora se limita a aquellas funciones que vienen de forma nativa. Por ejemplo, podemos preguntarle la hora o el tiempo que va a hacer mañana, pedirle que cuente un chiste, solicitar que haga cálculos matemáticos o consultar curiosidades -cuántos Oscars tiene Martin Scorsese, cuánto mide Iker Casillas, quién escribió ‘Cien años de soledad’, quién es el presidente de Indonesia…-, para lo que echa mano de Wikipedia. Sin embargo, todavía no podemos  preguntarle asuntos de actualidad. Si le decimos a Alexa qué partidos del Mundial de fútbol se celebran hoy, los resultados de ayer o si ha dimitido algún ministro, aún no encuentra respuesta.

Sorprende muy favorablemente el buen funcionamiento del micrófono. Alexa oye perfectamente las órdenes, incluso si se realizan con ruido o desde otra habitación. Y la comprensión del lenguaje natural del dispositivo es bastante satisfactoria, sobre todo si tenemos en cuenta que todavía está empezando a manejarse en español. El problema surge cuando se mezclan idiomas. Por ejemplo, al pedir una canción o un autor anglosajón.

Una opción interesante son las alarmas. Alexa puede gestionar nuestro calendario y recordarnos qué tenemos programado en nuestra agenda. También se pueden fijar recordatorios. Por ejemplo, que nos recuerde llamar a alguien o que nos avise dentro de cinco minutos para apagar un fogón. Asimismo, podemos programar una alarma para que nos despierte con la música que deseemos. Por otra parte, es posible confeccionar listas de la compra o de tareas a realizar. Tratándose de Amazon, no podía faltar la opción de comprar. Sin embargo, resulta casi imprescindible abrir la app para precisar qué producto queremos añadir al carrito, ya que sólo nos cuenta las dos primeras opciones.

Además, nos permite ver el estado del tráfico, aunque esta opción no está demasiado desarrollada, pues exige que establezcamos en la app móvil el origen y el destino. Alexa también permite consultar la cartelera. Y es posible llamar y enviar mensajes a otros usuarios que tengan instalada la app. Por otra parte, este asistente por voz también pretende convertirse en el centro neurálgico de la casa, sirviendo como ‘hub’ para manejar todo tipo de dispositivos de la smart home, como climatizadores, luces, etc.

Pero el plato fuerte es la reproducción de música. Hace unas semanas, la compañía de Jeff Bezos dio acceso a sus usuarios premium españoles a una versión ‘lite’ de Amazon Music. Para sacar todo el jugo a su Amazon Echo, los ‘testers’ de Alexa dispondrán de la versión ‘unlimited’ durante esta fase ‘beta’. También se puede reproducir música a través de Spotify o Deezer, aunque es preciso ser usuario premium para disfrutar de esta opción. Además, Alexa da acceso a TuneIn, plataforma a través de la que se pueden escuchar miles de cadenas de radio -convencionales o temáticas- y podcasts. Y el sonido del dispositivo es realmente bueno, a pesar de que se trata de un dispositivo de apenas 15 centímetros de alto y 8,5 centímetros de diámetro.

En definitiva, nos encontramos con un producto todavía muy limitado en sus funciones. Pero se adivina mucho potencial y no cabe la menor duda de que se irá solucionando a medida que se vaya creando un ecosistema de ‘habilidades’ a su alrededor: resultados deportivos, recetas, juegos, pedir un taxi, contar cuentos, reservar en un restaurante…

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor