“Se debe definir claramente qué es el cloud computing para que los clientes confíen plenamente en este servicio”

Moisés Navarro, consultor ejecutivo de estrategia TIC de IBM, habla sobre el presente y las perspectivas de futuro de la nube, tanto a nivel privado como público.

¿Qué posibilidades ofrecen los servicios basados en la nube desarrollados por IBM?

Muy variadas. Nos centramos en aspectos como la colaboración, mensajería, conferencia, seguridad, continuidad, protección de la información, implementar lo computing, cómputo, almacenamiento, soluciones de laboratorio, virtualización del puesto de trabajo, áreas de entornos de desarrollo y pruebas de aplicaciones basados en la nube y portales de autoayuda. Un ejemplo es el nuevo Lotus LiveConnections.

¿A qué mercado se dirigen los servicios cloud computing de IBM?

En cloud público, a cualquier empresa. No existe diferencia entre las grandes y las pymes, que son las que más utilizan entornos de cloud al ver mayor beneficio porque reducen su inversión y su complejidad interna. Sólo tienen que preocuparse por pagar el servicio. El cloud privado lo utilizan mayoritariamente las grandes empresas porque implementan esta actividad en su instalación, lo que es más costoso desde lo económico para las pequeñas y medianas empresas.

¿Son receptivas las empresas a contratar servicios de cloud computing?

moises_navarro2.jpg

Suele haber recelos. El primero de ellos lo provoca la seguridad porque no se suele saber dónde se ejecuta la aplicación ni dónde están los datos de la empresa. En IBM sí se localizan los servidores. Otro recelo es la rentabilidad económica de la iniciativa. Por eso, antes de mover cargas de trabajo a la nube hay que hacer un estudio de viabilidad técnica y de rentabilidad económica, ya sea cloud público o privado donde se vaya a trabajar. Normalmente sale a cuenta la inversión, pero hay que hacer ese estudio. La calida del servicio, la solvencia del proveedor, la interoperatibilidad son otros recelos.

El más importante, y nadie lo nombra, es su nombre. No hay acuerdo para definir qué es cloud computing. El que tenga que usarlo no tiene confianza para invertir en él. Ahora todo es cloud, aunque no lo sea, lo que provoca que la gente no se lo crea. IBM lo llama Smart Business.
Ahora bien, no todo es negativo en el entorno de cloud computing. Las grandes ventajas del cloud son que en lo público desaparece la inversión y el coste operativo está más controlado, mientras que en el privado se reduce el coste productivo y el ‘time to business’. Además, también simplifica el trabajo para clientes y sus propios trabajadores.

¿Cuánto ahorra una empresa al contratar un servicio de cloud computing?

En cloud público desaparece la inversión. No se compra software, por ejemplo. Simplemente se paga por el uso de un servicio. En el privado sí que hay inversión pero a la larga es rentable porque se reducen los costes operativos debido al dinamismo y a la eficiencia. La experiencia nos enseña que en lo privado el coste operativo disminuye un 80% y el consumo energético, un 70%, lo que lo hace muy atractivo. No obstante, siempre hay que hacer un estudio económico para asegurarse la rentabilidad. No es recomendable usar servicios de cloud computing porque a otros les haya ido bien.

Autor: