AMD pierde cuota de mercado en servidores y estaciones de trabajo

CloudServidores

No corren buenos tiempos para el segundo fabricante mundial de procesadores. A la pérdida de terreno en el sector empresarial, se une el retraso de la nueva plataforma “Barcelona”, los malos resultados económicos del último trimestre y las dudas existentes en la división de chips gráficos con la compra de ATI.

La cuota de mercado perdida se ha establecido en un 8%. El motivo principal de este recorte parece deberse al retraso del lanzamiento del nuevo chip “Barcelona”. Prueba de ello es que el mismo día que se comunicó oficialmente dicho retraso, el valor de las acciones de la compañía cayó más de un 2% en el mercado tecnológico de Nueva York, acumulando una caída en lo que va de año del 30%.

Otras fuentes apuntan además a la presión de Intel a los fabricantes para que no instalen procesadores de AMD, con contratos de exclusividad a cambio de pagos de dinero, fijación discriminatoria de precio o subsidios de marketing condicionados a la exclusión de su competidor.

Como las malas noticias nunca vienen solas, la estrategia de recortar los precios para mantener la cuota de mercado frente a su principal rival Intel, ha provocado que en el primer trimestre de este año la compañía obtenga unas pérdidas netas de 611 millones de dólares, comparado con las ganancias de 185 millones en el mismo trimestre del año anterior.

Aunque es cierto que esas pérdidas son achacables en parte a la absorción de ATI Technologies, tampoco la división de chip gráficos pasa por su mejor momento, manteniendo a duras penas resultados económicos positivos y con una progresiva pérdida de cuota de mercado, frente a sus rivales NVIDIA, SIS, VIA e Intel.

AMD actualmente tiene cerca de un 25% del mercado de los chips x86 que planea aumentar a más del 30%. Para lograr este fin y compensar los malos resultados económicos de los últimos tiempos, recientemente ha puesto en marcha un plan de recorte presupuestario de 500 millones de dólares para este año, consistente en reducir los gastos y limitar la contratación de personal.

Las esperanzas de remontar el vuelo en este duro mercado se centran en sus nuevos microprocesadores con nombre en clave “Barcelona” que sustituirán a los actuales Opteron. Según el portavoz de la compañía Phil Hughes, el lanzamiento de la gama se producirá en el mes de octubre de este año. Con cuatro núcleos de proceso y nuevas técnicas de gestión térmica y energética, superarán en un 40% al rendimiento de sus rivales, según afirmó Randy Allen, vicepresidente corporativo de la división de servidores y estaciones de trabajo de AMD. Además del sector de servidores para el que está orientado “Barcelona”, para fin de año se espera a “Budapest” y “Agena”, la nueva generación de procesadores destinada a estaciones de trabajo y ordenadores de sobremesa respectivamente. µ

vINQulos
ars technica

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor