Apple podría llegar a vender 80 millones de iPhone 6 antes de acabar el año

Fabricantes de SoftwareProyectos

La inminente llegada del nuevo modelo de Apple podría elevar significativamente la ya astronómica cantidad de unidades que salieron de las fábricas cuando el pasado año nos encontramos en la misma tesitura que en la actualidad: dos nuevos modelos de iPhone. Además este otoño hay dos importantes factores adicionales que sin duda harán que se vendan aún más unidades: los modelos son completamente nuevos y ofrecen mayor tamaño de pantalla en consonancia con la demanda de un gran sector de los potenciales compradores.

El pasado año por primera vez Apple ofrecía dos modelos de iPhone, aunque la cosa tenía su pequeña trampa.

El iPhone 5S era, como en anteriores ocasiones, una versión ligeramente mejorada del modelo previo, el iPhone 5 “a secas” incrementando alguna prestación de hardware e introduciendo como mayor diferencia y novedad el botón TouchID con sensor biométrico de seguridad capaz de reconocer la huella dactilar del usuario. Pero a pesar de todo en esencia estábamos ante el mismo modelo aparecido en otoño de 2012. El segundo dispositivo, el iPhone 5C, no era más que un iPhone 5 (incluso con alguna prestación recortada) que había cambiado su carcasa metálica por una de policarbonato, adoptando un aspecto externo diferenciado y suponiendo una ligera rebaja de apenas 100 € sobre el precio del “hermano mayor”, con lo que tampoco podíamos afirmar que estuviésemos ante el tan rumoreado iPhone low cost, que para algunos sigue siendo el iPhone 4S.

En 2014 tendremos de nuevo dos terminales, dos iPhone 6 con dos diferentes tamaños de pantalla, creciendo ambos considerablemente sobre su antecesor. El iPhone 5 tiene una pantalla de 4 pulgadas mientras que se espera que los dos modelos nuevos tengan pantallas de 4,7 y 5,5 pulgadas.

Esto tiene como primera consecuencia que varía el factor forma del nuevo iPhone: móviles más largos, más anchos, más delgados. El diseño maestro de la parte frontal permanece invariable (adaptándose al nuevo tamaño y las nuevas proporciones, evidentemente) y en la parte trasera se notará una cierta evolución con respecto al iPhone 5S, con unos perfiles redondeados de aspecto inspirado en el iPad Mini. El factor novedoso del cambio de diseño siempre ha dado en Apple un empujón adicional a las cifras de ventas, así que este año no va a ser menos según las estimaciones iniciales.

Pero además hay otro elemento muy importante a tener en cuenta: tamaño más grande y dos opciones de tamaño a elegir. Tal y como sucedió en su momento con la demanda de un tablet pequeño y la negativa inicial de Apple a ofrecer otro dispositivo que no fuese su iPad con pantalla de 9,7 pulgadas, ahora estamos ante un nuevo ejemplo de acierto al escuchar las demandas de los usuarios. El día que de Cupertino salió un iPad Mini con pantalla de 7,9 pulgadas la acogida fue excepcional (hasta el punto de que incluso su éxito habría canibalizado las ventas del hermano mayor) y lo mismo tiene visos de esta a punto de suceder con los dos nuevos smartphones de Apple.

No hace mucho te hemos contado aquí en The Inquirer cómo más de un 55 % de potenciales compradores de phablet han declarado en una encuesta que estarían interesados en hacerse con uno siempre que fuese de la marca Apple. La demanda existe y está esperando tan solo que abran las puertas de las Apple Store para hacerse con sus phablets Apple, por tanto no es difícil defender la previsión de un gran éxito de ventas de dos iPhone en tamaños mayores que los modelos actuales.

Concretando las cifras Amit Daryanani, analista de la firma RBC, afirma que sumando las unidades de los dos modelos de iPhone 6 podrían llegar a venderse 80 millones de terminales hasta final de 2014. Por comparar, el pasado año Apple vendió 65 millones de unidades de iPhone en la segunda mitad del año y conviene tener en cuenta que se estima que desde Cupertino se habrían encargado a los suministradores que fabriquen en torno a 75 millones de unidades de los nuevos dispositivos para que estén listos para su venta antes de fin de año. La cantidad supondría un aumento de un 36 % con respecto a las encargadas el pasado año.

Es más, las previsiones indicarían que en la primera semana de venta de los iPhone 6 se venderían 10 millones de unidades. Todo un superventas.

vINQulo

Business Insider

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor