BlackBerry PlayBook, mucho más que un simple clon del iPad

CloudMovilidadPCWorkspace
0 0 No hay comentarios

Analizamos la tableta de RIM basada en QNX, un modelo que aporta determinadas funciones adicionales que consideramos de vital importancia para el segmento corporativo.

BlackBerry PlayBook es la alternativa de RIM para el explosivo mercado de tabletas que activó Apple con su iPad. En esta ocasión se trata de un modelo de 7 pulgadas y resolución de 1.024×600 píxeles que busca ofrecer determinadas características más allá de las que aporta la competencia, algo que diseccionaremos con más detalle a continuación, ya que la idea del fabricante de BlackBerry es tratar de convencer a usuarios profesionales y de consumo de que su alternativa es mejor.

La desbandada de HP con sus dispositivos basados en webOS, en concreto el tablet PC TouchPad, podría darle alas al BlackBerry PlayBook, aunque todavía le queda luchar con las dos compañías más poderosas en este mercado, Google y Apple con Android e iOS respectivamente.

Además, la apuesta de RIM por la plataforma QNX en este tablet servirá de lanzadera para extenderlo –o no- al resto otros smartphones de la compañía en detrimento de BlackBerry OS, que hace pocos días ha llegado a su séptima versión.

Buenas sensaciones tras el análisis del BlackBerry PlayBook en eWEEK Labs
Buenas sensaciones tras el análisis del BlackBerry PlayBook en eWEEK Labs

Centrándonos en las características del PlayBook, está gobernado por un procesador de doble núcleo a 1 GHz con 1 GByte de memoria RAM. A esta capacidad se le añadirán 16, 32 o 4 GBytes de espacio de almacenamiento según el modelo elegido. Al contrario de lo que ocurre con el iPad, ofrece soporte nativo para Adobe Flash, cámaras frontal y trasera y una pantalla multitáctil donde comenzamos a encontrar las primeras diferencias básicas con el resto de productos.

De hecho, no existen botones físicos en la superficie frontal. Aquellos usuarios que hayan probado otros modelos como el iPad o alguno basado en Android se verán extrañados con el PlayBook, ya que el propio logo de BlackBerry en la parte inferior de la pantalla sirve para lanzar el menú principal. Mientras tanto, los menús de configuración aparecerán arrastrando el dedo desde la parte superior hacia abajo, y las aplicaciones activas se podrán controlar moviéndolo horizontalmente. Algunos de estos gestos son totalmente distintos a los que estamos acostumbrados, pero con un poco de práctica (la propia tableta lanza un tutorial la primera vez que se enciende el dispositivo) sean mucho más cómodos, en especial a la hora de navegar por las aplicaciones abiertas.

Precisamente este apartado es uno de los que brillan con luz propia en la tableta PlayBook, la multitarea. RIM ha puesto énfasis durante su desarrollo y probablemente este ha sido uno de los detalles que han alargado en el tiempo su puesta en escena. Aunque es inevitable que la tableta ralentice su ejecución a medida que se cargan más aplicaciones en memoria, lo cierto es que el paso de una a otra o bien el trabajo concreto se realiza sin problemas, de forma muy fluida, algo que es muy de agradecer.

Mientras tanto, el teclado virtual es prácticamente idéntico al de otros dispositivos como los comentados anteriormente.

En la siguiente página, el vídeo que hemos realizado durante el análisis del tablet PC de RIM.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor