Tech City: superemos nuestra obsesión por Silicon Valley

InnovaciónInvestigación y Desarrollo
0 0 No hay comentarios

Benjamin Southworth, director general de la Tech City Investment Organization de Londres, asegura que la capital británica tiene obsesión por Silicon Valley, pero es algo que hay que superar ya.

La Tech City , un nuevo proyecto en el centro de Londres, fue un hervidero de actividad hace unos días. El evento sobre lo que será el futuro de Londres atrajo a algunas de las personalidades en el campo tecnológico, desde representantes de Google hasta el consejero de David Cameron en estos asuntos, Rohan Silva.

Mike Lynch fundador de Autonomy también estuvo presente para ofrecer orientación a las jóvenes estrellas de la capital británica. Lynch es también miembro del Consejo de Cameron, primer ministro del Reino Unido, para la Ciencia y la Tecnología, por lo que era un invitado ideal para impartir sus conocimientos sobre cómo crear un gigante de la tecnología, aunque muy probablemente tenía su mente puesta en otros asuntos aquel martes. HP ha acusado a Autonomy de irregularidades en sus cuentas, que provocaron al gigante de Silicon Valley unas pérdidas de 8.800 millones de dólares, aunque Lynch negó estas acusaciones. 

Lejos de esa controversia, la Tech City Investment Organisation ha lanzado, orgullosa, un programa de aprendizaje que dará la posibilidad a 500 londinenses de trabajar en una gran empresa tecnológica, entre las que se incluyen Google y Facebook. Mientras tanto, en el Parque Olímpico de radiodifusión se llevarán programas de formación en habilidades tecnológicas a un máximo de 350 jóvenes todas las semanas. Todo esto  está siendo financiado por el gobierno británico y por el Consejo Hackney, lo que supone un acto positivo para todos aquellos que se muestran escépticos sobre el aparente entusiasmo de la coalición. 

Las empresas privadas también han aportado su granito de arena. Así, Rackspace ha confirmado que regalará hosting en la nube por valor de 14.800 euros, para proyectos de inversión seleccionados o start ups de rápido crecimiento, que consigan extenderse en el plazo de un año. Hay un límite de 1.000 libras al mes o 1.200 euros y que no requieran mucha energía para su computación durante sus etapas iniciales de trabajo. Rackspace también ofrece tutoría como parte de su ‘Start Up Programme’ de Reino Unido, que se lanzará en el año nuevo.

Eso está por encima de proyectos similares que están siendo dirigidos por una serie de otros gigantes tecnológicos como Cisco, Intel y Vodafone.

La Tech City se pone en marcha

Pero en medio de todo el entusiasmo hay un problema que sigue siendo motivo de preocupación: la inversión privada. Parece que Londres está todavía a años atrás de Silicon Valley a la hora de atraer inversores.

Un informe dado a conocer por el proyecto Genoma clasificó Londres como el séptimo lugar a nivel mundial en una lista de los 20 principales ecosistemas para la creación de start-up en el mundo y el primero en Europa, lo que no está mal. Sin embargo, el mismo informe conluyó que el rendimiento de Londres era un 63% inferior a Silicon Valley y supone una importante “brecha de financiación”. Por su parte, Londres tiene un 81% menos de capital creado por las nuevas empresas, antes de que sus productos lleguen al mercado, que las empresas de Silicon Valley. 

En el informe se señala la falta de los conocidos ‘super angels’ y de capitalistas de riesgo de microempresas, y es que los empresarios alegan que Londres  es “menos ambicioso y tiene más aversión al riesgo” que los de Silicon Valley. Además de que queda mucho por hacer para mejorar el acceso a la financiación inicial. En general, los inversores son más reacios al riesgo y son menos generosos con las valoraciones en comparación con los de Silicon Valley, de acuerdo con Rajeeb Dey, director general y fundador de la ‘start up’ Enternships.com.

“Los financieros en Europa no se han mantenido gran contacto con emprendedores tecnológicos”, según las palabras de Julie Meyer, fundador y CEO de Ariadne Capital, hablando en el lanzamiento de la iniciativa de Rackspace.

El gobierno claramente puede jugar un papel en ayudar a los financistas a ponerse al día. Benjamin Southworth, recién nombrado director general adjunto de Tech City Investment Organisation, que funciona entre el gobierno y la industria para impulsar el desarrollo de la Tech City, según admite TechWeekEurope que añade que no hay una gran actividad de los inversores en estos momentos.

“No se puede obligar a la gente a invertir. Es su dinero” dice Southworth, caminando lejos del campus de Google hacia otra reunión en Canary Wharf. “Estamos intentando hacerlo lo mejor que podemos y estamos constantemente hablando con inversionistas y empresarios sobre cómo servir mejor sus necesidades y asegurarnos así de que todo el mundo está conectado”.

Hay una serie de iniciativas gubernamentales, tales como ‘la caja de patentes’ y que es una manera de obtener una deducción de impuestos de sociedades sobre los beneficios de las patentes, y el ‘Seed Enterprise Investment SchemePlan’. Estas y otras iniciativas se han diseñado para generar una mayor actividad de los inversores en Londres, similar a lo que sucede en el Silicon Valley.  Por su parte, Joanna Shields, es la nueva CEO de la Tech City Investment Organization y quien ha tenido gran  interacción con las empresas de Silicon Valley ya que anteriormente ha sido ex vicepresidenta y gerente de Facebook en EMEA.

Envidiando el Silicon Valley

Southworth cree que el enfoque no debe recaer únicamente en la cantidad de fondos que están entrando por parte de los inversores y advierte que las comparaciones con Silicon Valley, tomando sólo como referencia el informe de Genoma. “La sostenibilidad es tan importante como la inversión. Lo que necesitamos es la creación de empresas que tengan sentido y sean rentables y que generen puestos de trabajo”, de acuerdo con Southworth.

“Estamos obsesionados con el deseo de ser como Silicon Valley y no estoy seguro de que este proyecto deba ser igual” y el directivo añade que si “¿no podemos ser Londres? ¿No podemos hacer negocios brillantes en Londres, como siempre hemos hecho en una variedad de sectores? En este momento se trata sólo de hacer lo mismo en tecnología “.

Desde la cultura, la demografía, la densidad de población hasta el clima, Londres es, de hecho, muy diferente al Valle del Silicio. 

Cuando se le preguntó por nombrar algunas compañías que puedan ser las futuras Oracle o IBM, por poner algunos ejemplos, Southworth se mostró perplejo, diciendo que esto, en realidad, no es lo que le interesa. El directivo sólo pudo nombrar Huddle, que trabaja en el espacio de colaboración en nube. Sin embargo, no hay más empresas que estén al mismo nivel de Huddle, que acaba de entrar en el mercado americano, tras haber ganado muchos negocios en el Reino Unido.

Ese es el verdadero problema de la Tech City: simplemente no hay suficientes empresas muy exitosas en estos momentos. Si la creación de  grandes empresas es lo que realmente está en el corazón de la gran ambición de este lugar, ¿por qué no hemos visto más de ellos? Y ahí sería bueno dejar la obsesión con Silicon Valley. 

 

Euro Story: Cada semana, NetMediaEurope publicará una historia seleccionada de toda su red de sitios europeos. Este artículo fue escrito originalmente por Tom Brewster, de TechWeekEurope.co.uk.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor