Cuenta atrás para el cierre de Orkut, la que fue primera red social de Google

Cloud

Hoy es el último día programado para la existencia de Orkut, a la que Google ha decidido prestar su particular homenaje creando un archivo de sus comunidades.

El fin de la red social Orkut no llega por sorpresa. Google ya anunció este verano su intención de abandonarla y ahora ha llegado el momento de activar la cuenta atrás.

GoogleÉste es el último día que será posible acceder a su plataforma. Orkut dejará de existir coincidiendo con la inauguración del mes de octubre.

A partir de ahora lo que existirá en su lugar será un archivo con las comunidades públicas que se han ido formando en Orkut durante sus diez años de vida. Aquí se conservarán alrededor de “51 millones de comunidades, 120 millones de temas y más de 1.000 millones de interacciones”, según sus responsables. Esto es, siempre y cuando sus autores no se den de baja.

Quienes quieran conservar sus datos y todavía no los hayan exportado no necesitan apurarse, ya que podrán hacerlo hasta septiembre del año 2016.

Cabe recordar que este proyecto nació unos días antes de la fundación de Facebook, por lo que Orkut está considerada una de las primeras redes sociales de la historia. Por supuesto, también es la primera red social de Google.

Lo lógico es que la compañía de Mountain View se concentre en seguir promocionando otros productos de carácter social que han conseguido calar más entre los usuarios, como el servicio de vídeos YouTube.

Como sabéis, ésta no es la primera vez que Google se deshace de uno de sus productos. La semana pasada os contábamos su intención de apostar por Views en vez de mantener la comunidad de Panoramio, y la reacción de sus fundadores. También puedes ver una lista de otros proyectos frustrados en nuestra galería “El abarrotado cementerio de productos Google“:

RIPGoogle

Image 1 of 20

Google Catalog (2002-2009)
Fallecido hace algo más de tres años, este buscador de catálogos impresos nunca superó el corte de la fase beta. Fue en 2009 cuando Google desistió de su idea de digitalizar los folletos que las compañías envían por correo a sus clientes, aceptando que el público al que se dirige este tipo de publicidad no recurre demasiado a Internet.
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor