Muchos líderes de TI fracasan por falta de visión

CIOsEmpresasProyectos

Según Gartner, muchos CEOs no ven la tecnología como un posible motor del
crecimiento empresarial, debido a la falta de innovación en el mercado y de
espíritu pionero en sus departamentos informáticos.

La consultora Gartner
ha aprovechado la apertura de su Symposium/ITxpo 2007, que se celebra en San
Francisco entre el 22 y el 26 de este mes, para avisar que la industria de las
tecnologías de la información se ve amenazada por la falta de innovación que
prevalece entre los responsables informáticos de muchas compañías.

?Los CEOs están buscando nuevas ideas y muchos simplemente no las ven venir
desde sus departamentos de informática, ya que muchos de ellos esperan a que
otro dé el primer paso,” afirma Steve Prentice, vicepresidente y analista de
Gartner. ?Parece que la industria carece de visionarios, cuyo ímpetu y ambición
para retar a las prácticas convencionales, sea a través de la innovación
tecnológica o a través de innovación en los procesos empresariales, marca
diferencias”.

“En muchas compañías hay demasiada gente que espera que alguien les presente
una solución ya empaquetada para aplicar la tecnología a sus problemas
específicos; otra para gestionar las relaciones con sus clientes (CRM), otra
herramienta de inteligencia empresarial, otra para la gestión de competencias o
incluso una para la planificación de los recursos empresariales (ERP),” añade.

El problema real es que, mientras los responsables informáticos de compañías
en los mercados maduros esperan a que otro de su sector o de su propia empresa
dé el primer paso, los dirigentes de TI de países emergentes están aprovechando
estos tiempos muertos.

En este sentido, hace apenas una semana
Gartner
avisó
sobre el auge de servicios de externalización informática en India, y
la amenaza que esto supone para las empresas occidentales. De hecho, el
outsourcing supone más de la mitad de los servicios totales exportados por
India, y su facturación crece un 30% año tras año. China es otra fuerta potencia
que ninguna empresa ni debe ni puede ignorar:

?El poder que China es capaz de manejar afectará a todas las grandes
corporaciones del mundo”, comenta Sandy Shen, director de investigación de la
consultora. ?Cada empresa, esté involucrada directamente en la economía china o
no, debe tener una estrategia con respecto a China”.

Además de la importancia de una estrategia en este país, Shen hace hincapié
en la necesidad de montar una arquitectura inteligente en cada oficina, que
potencia los procesos internos y facilita la creación y producción empresarial.
Una arquitectura ágil que “mira más allá de las conexiones de red y considera
una arquitectura de comunicaciones integradas en su conjunto”.

De hecho, si quieren seguir controlando todo el presupuesto informático, los
departamentos de TI deben trabajar muy de cerca con cada departamento
empresarial, además de tener muy en cuenta las necesidades y los modos
preferidos de trabajar de cada uno. Así, Gartner estima que hasta un 30 por
ciento del presupuesto informático no está dirigido a servicios centralizados,
sino a las unidades del negocio, como por ejemplo los departamentos comerciales
y de marketing, o los departamentos de investigación y desarrollo del producto.

?La mayoría de las organizaciones informáticas no son capaces de dar un valor
nuevo, sugerir nuevos procesos, nuevos mercados o nuevos canales, ya que el
control está muy metido en su ADN, y el control es el antítesis de lo que hace
falta para fomentar la innovación y el crecimeinto”, avisa Jennifer Beck,
vicepresidente de grupo en Gartner.

La virtualización, tan de moda entre las generaciones jóvenes, es otro factor
que nos lleva a una estructura tecnológica altamente flexible y adaptable en
todo momento. De hecho, la clave de la virtualización es la que permite a la
gente trabajar como mejor les parezca, y no de la forma que los diseñadores del
sistema empresarial que en su día se implementó pensaron que tenían que
trabajar.

“Las fuerzas del mercado están conspirando para crear una economía
tecnológica global que premiará a los que corran riesgos, los que reconozcan la
importancia de tener una orientación a servicios más allá de la tecnología y los
que pongan a los clientes en el centro de su modelo empresarial,” concluye Beck.
“El mundo está cambiando y los ganadores serán los que tengan la visión y el
valor de preguntar “¿qué pasaría si…?'”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor