Google no fabricará automóviles, pero ayudará a quien apueste por el coche autoconducido

Innovación

Aunque hemos llegado a ver fotografías y vídeos publicados de forma oficial por la propia Google de su automóvil de conducción autónoma ahora nos anuncian que la intención de la empresa no es constituirse ellos mismos en fabricante sino que su trabajo servirá para ayudar a otras empresas del sector a desarrollar sus propios vehículos de este tipo.

Google no será fabricante de automóviles, según explicó ayer el director de gestión de la empresa para la zona de Alemania, Austria y Suiza en la feria del automóvil de Frankfurt.

Para liderar el proyecto de desarrollo de un prototipo de automóvil de conducción autónoma Google ha nombrado a John Krafcik, antiguo consejero delegado de Hyundai en Estados Unidos, como director ejecutivo de dicho proyecto, uno de los más ambiciosos de la empresa de Mountain View que arrancó en 2009 con el propósito de revolucionar la industria del automóvil al considerarse la potencial relevancia que en el futuro tendría este sector.

En ese sentido Philipp Justus, director de gestión para Europa Central y del Este ha explicado que Google está colaborando con diversos fabricantes de la industria del automóvil pero no tiene previsto convertirse ella misma en un miembro del gremio. Justus reconoce que “no es algo que podamos afrontar en solitario y no es nuestra intención convertirnos en fabricante de automóviles”. Una tajante afirmación que inevitablemente nos recuerda la insistencia de Google (y los acuerdos de no competencia firmados en su momento) en que no sería fabricante de teléfonos móviles y que se conformaría con facilitar el sistema operativo Android con el que el resto de fabricantes podrían hacer funcionar sus propios dispositivos.

Empresas como Audi, BMW y Mercedes-Benz mientras tanto están haciéndose con los servicios de expertos en software para tratar de no perder el tren del avance en el que se mueve Google a toda velocidad en cuanto a la mejora en la consecución del automóvil de conducción autónoma, que parece estar convirtiéndose en un dinámico campo de batalla de cara a un futuro no demasiado lejano, imbricado también con el automóvil inteligente e intercomunicado.

vINQulo

Reuters

 

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor