Cloud

E-Mail 'Ha muerto el creador del ratón' To A Friend

Email a copy of 'Ha muerto el creador del ratón' to a friend

* Campo requerido






Separe multiples entradas con una coma. Máximo 5 entradas.



Separe multiples entradas con una coma. Máximo 5 entradas.


Enviar verificación de imagen

Cargando ... Cargando ...
0 0

Douglas Engelbart, que murió ayer a los 88 años, trabajaba en los laboratorios de Stanford Reasearch Institute cuando ideó una caja de madera dotada de dos ruedas que permitían trasladar el movimiento por la superficie de una mesa de dicho aparato al movimiento de un punto por la pantalla del ordenador. El invento recibió el nombre de ratón debido a su similitud con este simpático roedor, especialmente por la cola que constituía el cable que lo unía al ordenador.

En un primer momento, cuando lo patentó en 1970, la única utilidad del ratón era trabajar con programas específicamente creados para ese uso y no parecía tener ante sí un futuro demasiado halagüeño por lo que más tarde se licenció la tecnología (en 1984) a favor de una joven empresa, Apple Computer, a fin de que sirviese de complemento al primer ordenador personal que gozaba de un sistema operativo basado en gráficos (Mac OS) a cambio de $40.000 dólares de los que Engelbart jamás vio un céntimo puesto que los recibió SRI, la empresa para la que trabajaba.

La carrera de Engelbart no se ciñe únicamente al ratón aunque probablemente haya sido su mayor y más importante contribución a la informática. Previamente a este invento también estuvo involucrado en el germen de lo que posteriormente sería Internet al desarrollar parte del lenguaje que posibilitó los enlaces hipertextuales dado que SRI fue una de las dos primeras empresas en contar con nodo de conexión a ARPAnet, el antecedente de Internet, así como participó en el desarrollo de los primeros gráficos de mapa de bits (bitmap), que permitieron por primera vez representar imágenes informatizadas a través de píxeles en lugar de mediante el uso de funciones matemáticas como hasta ese momento.

vINQulo

The Verge