La interesante relación entre Ruby on Rails y la crísis

Software

¿Podrán los programadores salir mejor parados de la crisis económica? Hay quien dice que entornos como Ruby y Ruby on Rails pueden permitir que se aprovechen de ella, ya que pueden hacer más con menos y ser más productivos.

Aunque también otros dicen que algo así es imposible. Cuando las cosas se ponen feas… bueno, el dicho dice que lo mejor es salir corriendo. Pero en el caso del desarrollo de software, en tiempos de recesión como el actual, cuando la gente empieza a apretarse el cinturón, hay algunos desarrolladores y empresas de desarrollo que podrían sacar partido de la situación.

rubylogo.jpg

Entre ellos, Ruby y los desarrolladores de Ruby on Rails, así como otros programadores que se centran en los lenguajes dinámicos o proporcionan conocimientos de programación que, según muchos, les permite hacer más con menos recursos.

Los desarrolladores de Ruby y Ruby on Rails siempre se han vanagloriado de ganar mucho en productividad al pasarse a esos entornos. Que esto suponga también ventajas en rendimiento eso ya es otra cuestión.

“Creo que los desarrolladores de Ruby están mucho mejor situados para capear el temporal porque por lo general pueden ofrecer más en menos tiempo”, explica David Heinemeier Hansson, creador del framework de la aplicación Web Ruby on Rails. “Son los entornos más populares los que van a tenerlo más difícil”.

Lance Walley, consejero delegado de Engine Yard, un proveedor de servicio para alojamiento y despliegue de Ruby y Ruby on Rails, explica: “Una economía en recesión traerá consigo probablemente una reducción de los presupuestos para TI. Existen muchas posibilidades de que esto tenga un impacto positivo en las opciones de código abierto como Linux, Ruby y Rails”.

En realidad, como señala Walley, según la experiencia de Engine Yard, “el desarrollo de aplicaciones Web con Ruby y Rails permite una reducción en el tiempo de los proyectos de entre cinco y seis veces y la probabilidad de que el proyecto pueda ser concluido aumenta desde un 10 por ciento hasta incluso más del 50 por ciento. Esto es algo que vemos una y otra vez en los clientes de Engine Yard. Los ahorros son considerables, y no estamos hablando de solo unos pocos clientes, sino de un buen centenar de ellos”.

Como Hansson, Walley está de acuerdo en que “en tiempos de vacas flacas, los directores de TI se ven obligados a hacer más con menos. Ruby y Rails son una buena forma de conseguirlo. Los desarrolladores son más difíciles de encontrar y más caros en lo que se refiere a sus salarios por horas, pero los proyectos pueden reducirse de 30 hombres-meses a 6 hombres-meses. Esto supone un gran ahorro, además de que siempre es mejor terminar las cosas en menos tiempo”.

Por su parte, Doug Levin, consejero delegado y fundador de varias empresas como Black Duck Software hace seis años, comenta:

“Rails y Erlang están muy de moda en estos momentos. Esto se debe a que hay más expertos en el mercado, a que la gente entiende sus puntos fuertes y sus debilidades y a que hay más soporte y mejores tecnologías ahora que antes. Las empresas de códigos especiales siempre lo han hecho bien. Y en estos tiempos aún lo harán mejor. Aunque hay quienes los evita porque son arriesgados e inciertos, otros ven las oportunidades que representan y están encargando más proyectos”.

Incluso los analistas ajenos al mercado Ruby o del código abierto dicen que creen que puede haber una conexión entre la plataforma de lenguaje/framework y la productividad y el ahorro de costes.

Jonathan Lindo, consejero delegado y cofundador de Replay Solutions dice creer también en las oportunidades de las empresas de código minoritario. “Las empresas necesitan TI pero no se atreven a contratar a un equipo o a pedirlo a alguien de fuera, y por eso están empezando a recurrir a sitios especializados que suministran proyectos más pequeños y adaptados –explica Lindo-. Creo que es una buena oportunidad para que se empiece a confiar en este tipo de soluciones”.

Autor:
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor