A fondo: 50 años de innovación con AMD

ComponentesEmpresasInnovaciónPCWorkspace

AMD celebra su 50º aniversario. La innovación de la compañía siempre ha estado orientada a ofrecer el máximo rendimiento al mejor precio. Su trabajo ha sido fundamental a la hora de popularizar la informática doméstica.

Cuando AMD se instaló en Silicon Valley, en el año 1969, apenas contaba con algunas docenas de empleados. Actualmente, cuenta con 10.000 trabajadores.

La compañía ha vivido en primera persona la imparable evolución de la tecnología en el último medio siglo, teniendo un papel protagonista en aquella época en la que los primeros ordenadores personales comenzaron a hacerse un hueco en nuestras casas. A continuación, repasamos algunos de los momentos más destacados de su trayectoria.

Comienzos y acuerdo con IBM

W. Jerry Sanders, cofundador de la empresa, fue su primer presidente y CEO. Se mantuvo en el cargo 33 años, retirándose en abril de 2002. El primer gran hito de AMD fue el lanzamiento del dispositivo AM2501, en septiembre de 1970. Era el primer contador binario/hexadecimal ascendente y descendente de la industria. Fue un elemento muy importante para la implementación de sistemas de vanguardia utilizando circuitos integrados a gran escala.

Un par de años más tarde, la compañía decidió hacer una oferta pública de acciones. Puso en el mercado 500.000 títulos, con un valor de 15,50 dólares por acción, captando más de 7 millones de dólares. Tendrían que pasar otros 7 años para que AMD comenzase a cotizar en la Bolsa de Nueva York, en octubre de 1979.

La década de los ochenta nos trajo el auge de la informática doméstica, impulsando el crecimiento de la compañía. En 1982, IBM fue a buscar a AMD para firmar un acuerdo, convirtiéndose en su segundo proveedor de microprocesadores. Uno de sus desarrollos más importantes en esa década (1986) fue el AM27C1024, el primer EPROM de un millón de bits.

Evolución hacia x86

La década de los noventa supuso un punto de inflexión para AMD, estrenando la familia de microprocesadores AM386 en 1991. Tuvo una gran repercusión, ya que favoreció la competencia en el mercado de CPU de 32 bits compatibles con el procesador Intel 80386. Esto permitió que los PC fueran más asequibles.

Su evolución llegó en 1993, con el AM486. Este dispositivo se presentó con un precio más competitivo que otras ofertas en el mercado. Además, ofrecía un rendimiento un 20% superior por el mismo precio que su competencia.

La siguiente gran evolución apareció en 1996, con el desarrollo del AMD-K5, el primer microprocesador x86 de diseño independiente. Fue un primer paso, imprescindible para el posterior éxito del AMD-K6, en 1997. Su excelente relación calidad-precio ayudó a que los ordenadores domésticos bajasen de los 1.000 dólares.

Un año después, la incorporación de la tecnología 3DNow! en su familia de procesadores K6-2 supuso otro salto adelante en la arquitectura x86. Consistía en un grupo de nuevas instrucciones que solucionaban los cuellos de botella del procesamiento tradicional para aplicaciones multimedia y de uso intensivo.

La séptima generación se lanzó en 1999, con el nuevo procesador Athlon. Se presentó como el procesador x86 más rápido disponible en ese momento. Fue el primer procesador en utilizar tecnología de fabricación de cobre. Esto fue esencial para lograr romper la barrera de 1 GHz, hazaña lograda por el AMD Athlon 1000 en marzo de 2000.

El nuevo milenio supuso la llegada del multiprocesamiento, con el AMD Athlon MP. También fue la primera solución para abordar los mercados de estaciones de trabajo y servidores.

Nueva era: 64 bits

El cambio de siglo también trajo movimientos en la cúpula. Sanders cedió el testigo a Héctor Ruiz, nuevo CEO -desde 2002- y presidente -desde 2004-. Ya con él al mando, en 2003, firmó un acuerdo con IBM para el desarrollo conjunto de tecnologías de fabricación de chips. La alianza sirvió para avanzar en la investigación de estructuras y materiales avanzados, como transistores de alta velocidad de silicio sobre aislante (SOI), interconexiones de cobre y aislamiento mejorado ‘low-dielectric’.

Un año más tarde, presentó AMD Opteron, el primer procesador de 64 bits del mundo compatible con la arquitectura x86 estándar. Además, era el procesador de 2 vías y 4 vías de mayor rendimiento para servidores. Poco después, la empresa lanzó el AMD Athlon 64 FX, primer procesador de PC de 64 bits compatible con Windows. También era el procesador de computadora de 32 y 64 bits más avanzado técnicamente y de mayor rendimiento.

En esa carrera por la mejora del rendimiento, la compañía presentó en 2005 los procesadores X86 4P y 2P, los procesadores de computación de 32 y 64 bits con el rendimiento más alto del mundo para servidores y estaciones de trabajo x86 de una a ocho vías. Y dos años más tarde, el mercado recibió la llegada del procesador AMD Opteron de cuatro núcleos, primer microprocesador nativo de cuatro núcleos x86.

Relevos en la cúpula

Al margen del desarrollo de nuevos productos, AMD hizo un movimiento empresarial muy relevante en 2006, cuando adquirió ATI, convirtiéndose en la única compañía que ofrecía tanto CPU como GPU de alto rendimiento. Además, Dirk Meyer sucedió a Ruiz como CEO en julio 2008. Y un año después, se fundó Globalfoundries, empresa conjunta con Advanced Technology Investment Company (ATIC).

Poco antes del relevo en la cúpula, había presentado el procesador AMD Stream, que permitía la computación de alto rendimiento a través de capacidades de procesamiento GPU en paralelo que complementaban el procesamiento en serie de la CPU para acelerar las aplicaciones científicas y de ingeniería. Fue la primera GPU en romper la barrera de 1 teraflop. También logró superar la barrera de 1 GHz en el procesamiento de gráfico con la GPU ATI Radeon HD 4890, un logro conseguido en 2009. Ese mismo año, la firma alcanzaba los 500 millones de procesadores x86 enviados.

A partir de aquí, todo se acelera. La compañía presenta la tecnología de pantallas múltiples ATI Eyefinity en sus procesadores ATI Radeon, que permitían conectar hasta 6 pantallas UHD (2009); realiza la primera demostración pública de una unidad de procesamiento acelerado (APU) de AMD en Computex 2010 y lanza una familia de APU que combina CPU multinúcleo y GPU (2011).

Rory Read fue nombrado presidente y CEO de AMD en agosto de 2011, marcando una etapa de nuevos récords. Un mes después de su nombramiento, la CPU AMD FX logró ser ‘overclockeada’ a 8.429 GHz, demostrando las mejoras de rendimiento posibles gracias a la arquitectura multi-core AMD ‘Bulldozer’. Y en 2012, la serie AMD FX 9000 se convirtió en la primera CPU en alcanzar los 5 GHz. Ese año también trajo la colaboración con ARZ TrustZone, llevando su tecnología de seguridad a las soluciones AMD basadas en x86.

Las mejoras en los rendimientos obtenidos ayudan a que AMD se consolide en el sector del videojuego. En noviembre de 2013 se lanzan las videoconsolas PlayStation 4 y la Xbox One, con procesadores AMD semipersonalizados.

‘Zen’ marca la nueva dirección

La actual presidenta y CEO, Lisa Su, se hizo cargo de la compañía en octubre de 2014, transfiriendo la cotización de la compañía al selectivo tecnológico Nasdaq Stock Market tres meses después.

La primera gran innovación bajo su mandato fue el desarrollo de AMD FreeSync, una tecnología de sincronización de pantalla basada en estándares abiertos que maximizaba la reducción de la latencia de entrada y reducía o eliminaba completamente el stuttering y tearing durante la reproducción de videojuegos. Al año siguiente, AMD presentó AMD Radeon R9 Fury, primera GPU en combinar memoria de alto ancho de banda (HBM) y tecnología die-stacking. Y en julio de 2017 se presentó la familia de GPU Radeon RX Vega, mostrando su apuesta por la industria del videojuego.

A la par, el año 2016 marcó el comienzo del desarrollo de ‘Zen’, su nueva arquitectura de núcleo con procesadores x86. En junio se hizo la primera demostración pública. Y a finales de ese año se lanzó la nueva marca Ryzen, que aglutinaría los procesadores de escritorio y portátiles basados ​​en ‘Zen’. A la par, en junio de 2017 llegaron los primeros procesadores de centro de datos EPYC, también basados ​​en la arquitectura ‘Zen’.

Ese mismo verano se presentó AMD Ryzen Threadripper, el primer procesador HEDT de 16 núcleos de la industria, para sistemas de escritorio ultrapremium. Y en febrero de 2018 llegaron las primeras APU de escritorio AMD Ryzen, que incorporaban procesadores gráficos Radeon Vega.

Uno de sus últimos logros han sido el desarrollo de los aceleradores Radeon Instinct MI60 y MI40, las primeras GPU de centros de datos de 7 nm del mundo, en noviembre el año pasado. Además, el pasado mes de enero presentó AMD Radeon VII, diseñado especialmente para ofrecer un rendimiento excepcional en los últimos títulos de videojuegos AAA, deportes y realidad virtual, renderización 3D y edición de video.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor