A fondo: Llega la nueva generación de WiFi

InnovaciónMovilidadRedesRedes inalámbricasWorkspace

El despliegue de redes WiFi Mesh y el desarrollo del protocolo WiFi 6 nos trasladan hacia una nueva generación de conectividad wireless. Estas tecnologías ofrecen una mejor gestión de las redes, mayor estabilidad y un aumento de la velocidad de transmisión.

Un enchufe y una red WiFi. Esas son las mayores prioridades para buena parte de la población mundial. Al menos en esos lugares del globo terráqueo donde casi todos tenemos cubiertas nuestras necesidades más básicas.

La creciente demanda de conectividad hace que cualquier mejora sea acogida con los brazos abiertos. Así, el aumento de la penetración de las redes WiFi Mesh o el desarrollo del nuevo estándar WiFi 6 aportan múltiples ventajas, tanto en el ámbito doméstico como en el entorno empresarial.

WiFi Mesh: estabilidad y sencillez

“Los sistemas de malla o WiFi Mesh han sido, sin duda, la tecnología más importante de los dos últimos años en el entorno WiFi doméstico. Permiten tener múltiples nodos repartidos por toda la casa, independientemente del tipo de hogar y su distribución, para dar una buena señal en todo el espacio”, indica Enric Subirana, director de Linksys en España.

Anselmo Trejo, director de marketing y comunicación de D-Link Iberia, explica que estas redes “crean un área WiFi única donde los dispositivos  siempre están conectado al router o punto de acceso más cercano mediante roaming transparente al usuario. Es lo mismo que existe ya en entornos profesionales como oficinas u hoteles, donde vamos conectándonos a diferentes puntos de acceso de forma automática, pero con una instalación mucho más sencilla y al alcance de todos los bolsillos”.

Aunque la tecnología de base sea la misma, es muy diferente del WiFi convencional. “Hasta ahora, las redes tradicionales partían del router entregado por el operador. Este equipo es el centro de emisión Wi-Fi para una casa o empresa. Pero la cobertura se encuentra limitada a una cierta distancia, dependiendo de la forma de la casa u oficina, obstáculos, existencia de distintas alturas, etc., por lo que la cobertura WiFi no siempre es la idónea, creando zonas sin red”, comenta Ricardo Areias, Pre Sales SMB Technical Support de TP-Link.

Y eso obligaba a buscar la manera de solventar este problema. “Las soluciones de extensión de señal WiFi mediante amplificadores de pared o PLC Powerline -datos por la red eléctrica- logran extender la señal, pero crean un área WiFi diferente que obliga a cambiar manualmente al usuario entre la red original del router y la del extensor. Incluso es habitual quedarse ‘enganchado’ al WiFi del router aunque estemos pegados al extensor. Todo esto cambia con WiFi Mesh, puesto que sólo hay un área WiFi. Y según nos vamos moviendo, vamos saltando a la señal del nodo o punto de acceso más cercano de forma automática”, precisa el responsable de D-Link. Y todo ello sin sufrir cortes.

Areias especifica que en redes consisten en “un nodo central, conectado al router del operador, y los demás equipos mesh, satélites”, que redistribuyen la señal principal entre sí, permitiendo una cobertura total y estable en toda el área deseada. Trejo detalla que “hay kits WiFi Mesh desde dos nodos hasta varias unidades para cubrir casas o incluso oficinas”.

Además, su configuración es muy fácil. “Por lo general, se configura un primer equipo siguiendo un tutorial paso a paso. Basta con conectar los demás equipos, aceptarlos en el tutorial y automáticamente quedan configurados. Y todo desde una app de smartphone. No hace falta un ordenador o tener un mínimo conocimiento de informática o WiFi”, destaca el responsable de TP-Link.

Incluso es posible optimizar el rendimiento de la red desde cualquier smartphone. “Entre otras opciones, permite monitorizar en remoto la red y activar o desactivar el WiFi del invitado mediante la aplicación móvil o con un comando de voz para Amazon Echo. Los principales beneficios que nota el usuario son, sobre todo, en facilitad de uso y administración de las redes”, reseña Subirana. Por ejemplo, Areias apunta que se pueden gestionar aspectos como los equipos conectados a la red, tiempo y acceso a determinados sitios web, etc.

Lucio Lascaray, country manager de devolo España, también remarca que WiFi Mesh permite que la red esté “preparada para soportar en cualquier punto las tareas más exigentes que internet permite hoy, como realizar retransmisiones en streaming en ultra alta definición o jugar online de forma intensiva a los videojuegos más novedosos”.

WiFi 6: máxima velocidad

El mayor avance que se avecina en el ámbito de la conectividad wireless es el desarrollo del nuevo estándar 802.11ax, conocido como WiFi 6. “Se espera que muestre una mejora de rendimiento de cinco a diez veces superior a la de WiFi AC o WiFi5”, anota Trejo.

Jesús Yanes, director de Nuevo Negocio de EnGenius España, incide en que WiFi 6 llegará a ser “un 55% más rápido que el actual estándar AC en términos de velocidad de transmisión”. Además, hace hincapié en que “no sólo afecta a la velocidad de transmisión, aproximadamente hasta 4,9 Gbps, sino que el protocolo WiFi 6 cuenta con hasta 8 canales 256-QAM , adoptando la tecnología Multi User”.

Además, este estándar recurre a la tecnología OFDMA (Orthogonal Frequency Divison Multiple Access), “que permite el acceso concurrente de dispositivos, hasta cuatro veces superior a la tecnología AC”, comenta Yanes. El representante de TP-Link explica que dicha tecnología permite “compactar más datos en las ondas de radio ya existentes, aumentando así su eficiencia, lo que conlleva un aumento en la velocidad de datos”.

Areias recuerda que “también se aumentará la velocidad en la red de 2.4GHz, al introducir el QAM 1024”. Y recalca que “otro punto importante es la disminución del uso de energía, gracias a una mejora en la comunicación entre puntos de acceso y dispositivo de cliente”.

En definitiva, el responsable de EnGenius puntualiza WiFi 6 que puede llegar a ofrecer hasta cuatro veces más velocidad de descarga de datos y hasta seis veces más en la velocidad de subida. Y Subirana precisa que, además de unas conexiones más rápidas, “ofrecerá un rendimiento particularmente mejor en redes ocupadas, al permitir tener subcanales más pequeños y dividirlos entre diferentes clientes para una comunicación más eficiente y resistente”.

De todos modos, el responsable de D-Link considera que “todavía es muy pronto para un relevo generacional a gran escala, porque si bien ya tenemos routers y puntos de acceso con este nuevo protocolo, estimamos que aún quedan dos años para que sea un estándar realmente útil, debido a la lenta llegada de dispositivos cliente que soporten WiFi 6, condición indispensable para obtener el aumento de rendimiento”.

Así, expone que desde el lanzamiento del estándar 802.11ac o WiFi 5, pasaron alrededor de cinco años hasta que los móviles, portátiles o Smart TV empezaron  a integrar tarjetas cliente con soporte WiFi AC. “Incluso todavía hay muchos dispositivos que sólo integran tarjetas cliente WiFi N’, añade.

Aplicaciones en el ámbito empresarial

Además de su uso en el ámbito doméstico, WiFi Mesh es una solución idónea para pymes. El director de marketing y comunicación de D-Link señala que “vemos muchos pequeños negocios, tales como cafeterías, restaurantes, academias o pequeñas oficinas, que tienen toda su red WiFi basada en el router del proveedor de acceso e instalan extensores pensados para el hogar. Es un error en cuanto a rendimiento, ya que las soluciones domésticas no están pensadas para alta densidad de usuarios”. La mayoría de estos negocios pueden solventar esta situación mediante soluciones con kits de dos o tres nodos.

El responsable de TP-Link también reseña que WiFi Mesh “facilita el despliegue físico de los equipos, al no tener que cablear los distintos satélites a usar”. Por eso, es una solución apropiada para “empresas con zonas al aire libre, donde no hay cables; o almacenes estructurados en altura o con distintos módulos, que obligan a obras para un correcto cableado”.

En cuanto a WiFi 6, Yanes recuerda que “fue diseñado para entornos públicos de alta densidad -aeropuertos, hoteles, centros comerciales, etc.-, pero dado su potente ancho de banda, puede ser utilizado en cualquier ámbito con requerimientos de alto rendimiento, como videoconferencia, streaming, edificios, oficinas e incluso gaming”.

Asimismo, Areias afirma que reducirá la congestión del espacio electromagnético aéreo, disminuyendo las interferencias en las instalaciones de las empresas, que tienden a tener “una alta concentración de equipos WiFi en áreas pequeñas”. También posibilitará el acceso a internet de más equipos, con una velocidad mayor, “asegurando que los distintos servicios WiFi de alta demanda funcionen aún mejor”, comenta.

Otro aspecto que destaca el responsable de TP-Link es la simplificación de la gestión por parte del departamento TI, ya que se reducirán los problemas con la red, Además, considera que “significará un ahorro de tiempo, al no haber cortes, así como un ahorro en puntos de acceso, ya que habrá que desplegar menos equipos”.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor