ASTI Mobile Robotics: “La robótica móvil, una de las grandes habilitadoras de la industria 4.0”

Innovación

ASTI Mobile Robotics está seguro de que la robótica móvil, una de las mayores protagonistas en la crisis del COVID sino que es una tecnología que ha llegado para quedarse.

Recientemente y en colaboración con BOOS Technical Lighting, el nombre de ASTI Mobile Robotics se unía al de las innovaciones ligadas a la pandemia del COVID con una solución robótica móvil capaz de utilizar luz ultravioleta para desinfectar desde hospitales a comercios o industrias.

Un hito al que se suman otros importantes desarrollos como el Smart Autonomous System Hospital Assistant, un vehículo de guiado automático para el transporte de contenedores o bandejas de hasta 50 kilogramos, dentro de hospitales y centros sanitarios.

Un robot autónomo desarrollado como apoyo para el personal cualificado con el que transportar diferentes cargas dentro del sector hospitalario, facilitando el reparto de alimentos y medicamentos, con un sistema de RFID inteligente para tener controlados y conectados todos los movimientos, así como su localización.

Sin duda, ASTI Mobile Robotics es un claro exponente de la innovación en tiempo de coronavirus pero también de cómo la robótica se presente como uno de los mayores avances tecnológicos de nuestros días y, su utilidad en estos tiempos de pandemia, no hace sino apuntar a que los robots han venido para quedarse. Charlamos de todo ello con   Roberto Ranz, director ASTI Talent & Tech Foundation.

-¿Cómo está impactando la robótica en la crisis del COVID-19?

La robótica es una tecnología que está jugando un papel decisivo en la lucha contra la pandemia del coronavirus, especialmente, la robótica móvil. Los países que mejor han gestionado la crisis han combinado el uso de la robótica junto con la inteligencia artificial y el machine learning para implementar vehículos de guiado automático (AGVs) con tres aplicaciones fundamentales.

En primer lugar, robots móviles de patrulla que ayudan a la policía a controlar el uso de mascarillas y la temperatura corporal en lugares públicos. Estos robots están equipados con cámaras de alta resolución y termómetros infrarrojos que son capaces de escanear simultáneamente la temperatura de 10 personas en un radio de 5 metros.  En el caso de detectar alta temperatura o la ausencia del uso de mascarillas, los robots envían una alerta a las autoridades. Asimismo, todos estos millones de datos se transmiten a un centro de control que permite conocer la situación en tiempo real y tomar decisiones.

La segunda aplicación de la robótica móvil contra el coronavirus están siendo los vehículos de guiado automático para esterilizar mediante rayos ultravioleta (UV-C) el transporte público y los espacios de hospitales afectados por el coronavirus, como UVIs y habitaciones de pacientes infectados. De manera fácil y autónoma, estos robots pueden realizar tratamientos rápidos y eficaces de desinfección (eliminan el 99,99% de los virus en 10 minutos) sin que las personas puedan verse contagiadas en espacios como urgencias, quirófanos, consultorios, etc. En China, se han instalado más de 2.000 unidades de estos robots.

La tercera aplicación son los robots móviles que se desplazan de manera autónoma a las habitaciones de los pacientes infectados para trasladarles la medicación o la comida. De esta forma, se reduce el contacto con los profesionales sanitarios y celadores, reduciendo el riesgo de contagio y la infección de los profesionales de la salud, un problema muy grave que está padeciendo en España de manera muy virulenta.

Robots en todos los sectores productivos

– En países como China hemos visto numerosos ejemplos de robots para la desinfección de lugares o el diagnósticos de pacientes pero… ¿En España se están utilizando también estas soluciones para paliar o combatir la crisis sanitaria?

Estos robots móviles están presentes en 40 países, especialmente en Asia, Estados Unidos y Europa pero en España su aplicación es todavía minoritaria. Las primeras aplicaciones serán los robots móviles para desinfección. En este sentido, se espera un crecimiento de más del 400% en este sector.

-Más allá de la sanidad, ¿qué otros ámbitos de aplicación, qué otros sectores se están beneficiando de esta tecnología? Ejemplos reales.

Estos modelos de robótica móvil para la desinfección se están utilizando también en otras instalaciones como son oficinas, centros comerciales, escuelas, aeropuertos y factorías. Más allá de esta aplicación, los robots móviles son claves en los procesos de logística dentro de la industria, en sectores tan variados como la automoción, el farmacéutico, la alimentación o el e-commerce. Como ejemplo concreto podemos comentar el proyecto de ASTI Mobile Robotics en colaboración con Telefónica para la implementación de AGVs para el transporte externo en la factoría de SEAT en Martorell (Barcelona).

Otros ejemplos, son la aplicación de la robótica móvil en el sector de la industria 4.0. En este sentido cabe destacar, por ejemplo, la automatización mediante AGVs de la nueva factoría de Campofrío en Burgos (también realizada por ASTI Mobile Robotics) o los procesos de industria inteligente en el sector del automóvil. De manera exponencial, la robótica móvil juega un papel fundamental en el sector del e-commerce facilitando los procesos de intralogística.

Pero, además, hay un sector que está incrementando especialmente durante este período de Covid, y que no es otro que el ecommerce o comercio electrónico. Si su tendencia en los últimos años se ha ido incrementando notablemente, hasta un 23,5 por ciento en el tercer trimestre de 2019, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, durante este periodo de confinamiento, el número de compras online se ha multiplicado hasta tal punto que, en algunos momentos, se ha colapsado el sistema, sobre todo, si hablamos del sector de la alimentación.

En este sentido, una logística automatizada en el interior de los almacenes con AGVs como, por ejemplo, el eBot de ASTI Mobile Robotics, facilita el “goods to person”, generando mayor productividad, menor esfuerzo del operario, gracias a que no necesita desplazarse, con estaciones de trabajo independientes, que permiten que el personal pueda trabajar en paralelo sin entorpecer el trabajo de otros y evitando al máximo los riesgos -también los generados por el Covid-, con mayor velocidad, optimizando el espacio de almacenamiento. Es la mejor solución en el interior de los almacenes.

La robótica, aliada de las personas

-¿Podría de alguna manera decirse que esta pandemia hará que se entienda la importancia de la robótica definitivamente y se alejen críticas respecto a los puestos de trabajo que se pueden perder por su aplicación, tan frecuentes cuando se habla de este tema?

El futuro del trabajo y el impacto de la automatización en el empleo es uno de los grandes desafíos para la próxima década. La robotización del empleo sustituirá los trabajos mas rutinarios y automatizables pero también está creando empleos técnicos de alta cualificación. Efectivamente, esta crisis está sirviendo para “empatizar” con los robots desde la perspectiva clave: la colaboración robot-persona.

Es precisamente en este contexto de pandemia donde las soluciones tecnológicas está demostrando que son fundamentales para gestionar una crisis de esta naturaleza de manera eficiente, segura y sostenible. En definitiva, el mundo que vendrá después del coronavirus percibirá de manera más amigable a los robots como colaboradores de las personas en temas tan esenciales como la salud y la seguridad, y no como meros sustitutos de las mismas o una amenaza para su empleo

-¿Considera la robótica como la auténtica revolución tecnológica de los próximos años?

La robótica móvil es ya una de las tecnologías habilitadoras más importantes de la industria 4.0 y lo seguirá siendo en los próximos años. Esto lo hará no de manera aislada sino en colaboración con otras tecnologías como el cloud computing, la inteligencia artificial, el machine learning, la ciberseguridad o el blockchain. Esta combinación de tecnologías, entre las que robótica juega un papel fundamental, es la que marcará el futuro especialmente mediante la gestión de grandes datos en tiempo real y la producción inteligente de nuevos productos y servicios.

En este sentido, la colaboración robot-persona y la personalización de la producción serán dos verticales de negocio y aplicaciones fundamentales. Para desarrollar todas estas tecnologías se necesita talento digital y esta es la otra cara de la revolución tecnológica: el desarrollo del talento digital y la formación de las personas.

-Ustedes cuentan con la Fundación ASTI que, entre otros objetivos, busca fomentar la formación STEM. ¿Es un problema especialmente en España? ¿Cómo contribuyen ustedes a solventarlo?

La Fundación ASTI nace en 2017 de la toma de consciencia de las oportunidades y también de los importantes desafíos de la era de la transformación digital, sabiendo que muchos puestos de trabajo desaparecerán y otros nuevos serán generados y que la clave de esta transición sostenible está y estará en la educación de nuestros jóvenes y la formación en el empleo mediante el desarrollo del talento y la tecnología.

Sus dos principales programas son STEM Talent Girl, que busca fomentar las vocaciones científicas y tecnológicas entre las niñas y jóvenes, y ASTI Robotics Challenge, que pretende promover el talento STEM en el campo de la robótica móvil.

España, al igual que el resto de Europa, presenta un déficit de profesionales en las áreas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas). Pese a que estas disciplinas son las más demandas por las empresas, y las que conforman el panorama de los perfiles profesionales del futuro, en España tenemos unos porcentajes muy bajos de matrícula en estos  estudios, tanto a nivel de grados como, muy especialmente, de técnicos de formación profesional.

Este déficit de estudiantes y profesionales es especialmente significativo entre la población femenina, existiendo una muy preocupante brecha de género en el ámbito del talento digital. Esta brecha ya existía antes del coronavirus y se va a profundizar en los próximos meses si no ponemos en marcha programas de formación en ámbitos como la ciberseguridad, la analítica de datos o la programación, entre otros ámbitos.

Para afrontar estos desafíos, la Fundación ASTI desarrolla desde hace ya cuatro años el proyecto STEM Talent Girl en colaboración con la Junta de Castilla y León con la misión de educar, inspirar y empoderar a la próxima generación de mujeres líderes en ciencia y tecnología.

De igual modo, organiza el desafío educativo ASTi Robotics Challenge para fomentar el talento y las competencias en el área de la robótica móvil. En este desafío participan alumnos de Secundaria, Bachillerato y Universidad y se ha convertido en el desafío de robótica referente en España en su categoría.