Aumenta la deuda de Telefónica por primera vez en 60 meses

Telefónica ha reducido su deuda en más de la mitad desde 2011 pero en el mes de junio aumentó por primera vez en 20 trimestres.

Con un pasivo que en el año 2011 llegó a los 56.000 millones, uno de los grandes objetivos de José María Álvarez-Pallete cuando asumió la presidencia de Telefónica era reducir la deuda y lo cierto es que si algo ha caracterizado su gestión ha sido precisamente la consecución de ese reto hasta situarla en menos de la mitad de la que había entonces.

En la actualidad la deuda de Telefónica es de 28.817 millones de euros, pero tras sesenta meses de continua reducción el pasado mes de junio tuvo lugar un hecho prácticamente histórico. Y es que por primera vez en 20 trimestre seguidos la deuda de Telefónica no se redujo, dado que en marzo la deuda había quedado en 27.453 millones de euros. Por tanto se ha producido un aumento de la deuda en 1.400 millones.

Nuevas compras gracias a la reducción de deuda

La causa para este incremento estaría en “las adquisiciones anunciadas de los activos móviles de Oi y BE-terna“, según se apunta en el documento de presentación de las cuentas de la compañía. Se trata de la compra de una compañía de telefonía móvil brasileña con un valor de en torno a 1.063 millones de euros tras haber desembolsado 966 millones) y una empresa de servicios en la Nube por 250 millones de euros.

Desde Telefónica se alude a que, precisamente, estas adquisiciones han sido posibles gracias a la reducción de deuda, que alcanzaría los 52.000 millones de euros desde el año 2016, combinado con un importante incremento de los fondos propios en una cantidad próxima a 25.000 millones de euros. Se da la circunstancia de que al mismo tiempo que Telefónica ha podido reducir su deuda a la mitad, también ha aumentado al doble los recursos propios.

A esto ha contribuido la refinanciación de alrededor del 80 % de su deuda con tipos muy bajos, lo que ha resultado especialmente positivo cuando ha comenzado a dispararse la inflación. En parte esta situación de bonanza se produce también por la generación de caja que consigue Telefónica, que alcanza los 1.348 millones de euros, cantidad que ha podido doblar en apenas seis meses.