Boeing se une a Starlink (Elon Musk) y Project Kuiper (Jeff Bezos) en la competición del Internet vía satélite

Redes

Boeing, nuevo contendiente en la competencia de Internet vía satélite frente a Starlink y Project Kuiper.

Un nuevo contendiente  se une a la carrera espacial privada, en este caso dentro del sector de las telecomunicaciones. Los servicios de Internet vía satélite ya tenían cierta cobertura local pero faltaba una ambición como la de Elon Musk (fundador de PayPal, Tesla, SpaceX…) para que con Starlink surgiera una constelación de decenas de miles de satélites satélites capaces de ofrecer acceso a la Red en todo el planeta.

Uno de los rivales de Musk en la carrera espacial privada es Jeff Bezos, a través de su propia empresa, Blue Origin. En los últimos meses además ésta y SpaceX han rivalizado en la histórica tarea de enviar tripulaciones civiles al espacio, pero la competencia se ha llevado también al servicio de acceso a Internet vía satélite con Project Kuiper, iniciativa de Bezos muy incipiente aún puesto que su primer lanzamiento de dos satélites (actualmente Starlink tiene en órbita unos 2.000 que llegarán en pocos años a 12.000) tendrá lugar a finales del próximo año 2022 y su objetivo es completar en varios años una primera fase con hasta 3.000 satélites en órbita.

Boeing, un recién llegado con más de medio siglo de experiencia

Mientras tanto otra importante empresa aerospacial, esta con una larga trayectoria de décadas en el sector, no quiere quedarse atrás. Se tata de Boeing, que acaba de recibir autorización de la FCC (Comisión Federal de Comunicaciones, organismo regulador de las telecomunicaciones en Estados Unidos) para iniciar la construcción y operación de una red propia de satélites de comunicación de banda ancha.

Boeing ofrecerá el servicio de acceso a Internet vía satélite tanto a empresas como a particulares, instituciones y administraciones públicas, inicialmente sólo en Estados Unidos y posteriormente irá extendiendo el servicio a todo el planeta, como ya ha sucedido con Starlink.

La diferencia fundamental con respecto al servicio que ofrece Starlink y el que ofrecerá Project Kuiper con respecto al que ofrecerá Boeing es que a esta última se le ha concedido autorización para utilizar la banda de frecuencias V, más alta que las bandas Ka y Ku donde operan las empresas de Musk y Bezos, con lo que el servicio de Boeing podría ofrecer una mayor velocidad de conexión.

Boeing tiene previsto colocar en órbita baja (aproximadamente 1.000 km de altitud)  132 satélites además de otros 15 satélites en órbita no geostacionaria superior (entre 27.000 y 44.000 km) en un plazo de seis años.

Lea también :