Check Point alerta: los ciberataques seguirán incrementándose en la nueva normalidad

Seguridad

La nueva normalidad en la que el teletrabajo es la norma contempla también un incremento de los ciberataques, según Chechk Point.

La crisis provocada por el COVID19 ha traído consigo una nueva realidad en la que el teletrabajo es la norma general y, con ello, el incremento de los ciberataques.

Dos tendencias que han surgido con la pandemia pero que, como señala Check Point, han llegado para quedarse y formar parte de la nueva normalidad y no durante poco tiempo.

Y claro, “solventados” los problemas de conectividad que han permitido que miles de personas siguieran el día a día de su trabajo desde su hogar, ahora, con esta nueva normalidad, aparece una nueva necesidad, urgente y esencial: securizar esas conexiones.

No en vano, según una encuesta realizada por Check Point, el 75% de los expertos en ciberseguridad temen un aumento de los ciberataques en la nueva realidad que combina trabajo presencial y teletrabajo.

Una previsión que arranca, lógicamente, la segunda gran conclusión de dicha encuesta: el 79% de las empresas señala como prioridad reforzar la ciberseguridad.

La nube y los dispositivos móviles

La encuesta de Check Point, realizada a más de 270 profesionales del sector de la tecnología y seguridad en todo el mundo, apunta también cómo cada vez las empresas son más conscientes de la necesidad de securizar los dispositivos móviles, principal medio de conexión de los empleados desde sus casas.

Así, más del 86% de los participantes afirman que el mayor desafío en materia de TI durante la pandemia ha sido la migración de su flujo de trabajo habitual hacia el teletrabajo, mientras que un 62% identificó los accesos en remoto a la información como otro de los principales quebraderos de cabeza, seguido de la protección de los puntos finales (52%).

Por este motivo, desde la compañía advierten de la necesidad de diseñar e implementar una estrategia de ciberseguridad basada en la proactividad y prevención de amenazas que permite securizar todos los dispositivos dentro de la red corporativa.

“En la actualidad, nos enfrentamos a la 5ª y 6ª generación de ciberamenazas, las más avanzadas de la historia, que destacan por ser multivectoriales, capaces de propagarse a gran escala y lo suficientemente sofisticadas como para evadir las principales medidas de seguridad. Por tanto, el panorama de ciberataques hoy en día es muy variado, algo que los cibercriminales aprovechan para infligir daños a las empresas”, señala Eusebio Nieva.

“En este sentido, uno de los principales objetivos de los cibercriminales se centra en la nube, una tecnología que emplea más del 90% de las empresas en todo el mundo, así como los dispositivos móviles. Es fundamental que las compañías entiendan que la superficie de ataque que los cibercriminales tienen disponible ha aumentado, por lo que contar con herramientas de ciberseguridad capaces de hiperescalar y ofrecer nuevas capas de protección para más dispositivos y puntos de conexión”, añade Nieva.

Necesidades evidente que, sin embargo, siguen siendo una asignatura pendiente.

La encuesta de Check Point muestra que sólo el 29% las empresas encuestadas han llegado a implementar herramientas de seguridad de los puntos finales en equipos personales privados, mientras que un 43% tiene previsto implementar soluciones de seguridad móvil.

Además, el 39% piensa consolidar su estrategia de ciberseguridad con el objetivo de eliminar posibles “puntos ciegos” dentro del perímetro de la red de trabajo.

 

 

Lea también :