¿La optimización de la WAN sigue siendo relevante en la era de SD-WAN?

Gestión de RedesRedes

Interesante explicación de Richard Vidil, Vicepresidente de Ingeniería de Ventas de GTT en América, sobre cómo afecta la latencia y las grandes distancias a las conexiones de Red de Área Ámplia (WAN).

En los primeros días de las WAN IP, el ancho de banda era limitado y costoso, y surgió una vibrante industria de optimización de la WAN para mejorar la eficiencia y el rendimiento de la red de área amplia. En la era actual de SD-WAN, el ancho de banda se ha vuelto abundante y económico, lo que reduce la necesidad de técnicas de optimización como la deduplicación de datos (almacenamiento en caché) y la compresión. Además, se han incorporado muchas otras funciones de optimización de la WAN en las plataformas SD-WAN, incluida la configuración del tráfico, la limitación de velocidad y la corrección de errores de envío. Esto plantea la pregunta de si las plataformas de optimización WAN siguen siendo relevantes en la actualidad. La respuesta depende de cómo se utilice la WAN y de las características de los datos transferidos a través de ella.

La distancia implica latencia

Aunque el panorama de las WAN modernas es bastante diferente de lo que era en la década de los noventa, una cosa no ha cambiado: las WAN pueden abarcar grandes distancias. Y la distancia genera latencia.

Si consideramos una hipotética empresa con oficinas en Boston y Los Ángeles, a unos 4200 km de distancia, el retardo de ida y vuelta mínimo teórico sobre esa distancia es de aproximadamente 42 milisegundos (asumiendo un camino perfectamente recto y limitado solo por la velocidad de la luz en una fibra óptica). Suponga que quiero transferir un archivo de video de 25 GB entre estas ubicaciones. Si tengo un enlace WAN de 1 Gbps, suponiendo que pueda usar el 100% de ese ancho de banda, podría transferir el archivo en unos 200 segundos (menos de 4 minutos). Si tengo un enlace de 10 Gbps, podría hacerlo en 20 segundos. Si tuviera un enlace de 100 Gbps, solo necesitaría 2 segundos. Por supuesto, habría un retraso de 21 milisegundos antes de que llegara el primer paquete independientemente del ancho de banda disponible, pero ¿a quién le importa eso?

El rendimiento depende solo del ancho de banda, ¿no es así? Dependiendo de cómo se transfiera el archivo, puede haber un vínculo sorprendente entre el rendimiento y la latencia.

La latencia puede afectar el rendimiento

Quizás el ejemplo más común de este tipo de enlaces es el protocolo TCP, que solo transferirá una cierta cantidad de datos antes de recibir un acuse de recibo del receptor. Esta cantidad se conoce como la “ventana” de TCP y puede tener un efecto de estrangulamiento sorprendente en el rendimiento de la WAN debido a la latencia. Si utilizo FTP basado en Microsoft Windows para transferir el archivo, el tamaño predeterminado de la ventana TCP es 65,536 bytes = 524,288 bits. Dividir esto por el retardo de ida y vuelta nos da el rendimiento máximo que puedo obtener: 524,288 bits / 0.042 segundos = 12,483,047 bits / segundo, es decir, poco menos de 12.5 Mbps. A esa velocidad, se necesitarán más de 4 horas para transferir el archivo, ¡incluso si tuviera un enlace de 100 Gb!

Manejo de la latencia mediante la optimización de protocolos

Las plataformas de optimización WAN reconocen protocolos como TCP y pueden optimizar de manera inteligente su rendimiento de una manera totalmente transparente para los remitentes y receptores. En lugar de esperar a que el receptor del extremo lejano confirme la recepción de los datos de una ventana, el optimizador de WAN local en el lado del remitente lo reconoce de inmediato, y esto libera al remitente para comenzar a transmitir la siguiente ventana de datos. Luego, el optimizador de WAN agrupa varias ventanas más pequeñas en bloques de datos más grandes y transmite esos bloques haciendo un uso completo del ancho de banda disponible. En el lado del receptor, el optimizador de WAN local divide los bloques más grandes en ventanas más pequeñas para entregarlos al receptor. La mejora puede ser espectacular. Supongamos que se puede dar un reconocimiento local en 0,1 milisegundos. Esto aumenta el rendimiento máximo a 524 288 bits / 0. 0001 segundos = 5,24 Gbps. Suponiendo que tengo un enlace de 10 Gb o 100 Gb, puedo transferir el archivo en unos 38 segundos.

Tecnologías complementarias

Las empresas de hoy son cada vez más globales y sus sedes pueden estar dispersas por varios continentes. Si no se mitiga, la latencia debida a las grandes distancias entre sedes puede degradar sustancialmente el rendimiento de ciertas aplicaciones y protocolos. La tecnología de optimización WAN puede complementar SD-WAN para mitigar estos problemas, aprovechando al máximo todo el ancho de banda WAN disponible para maximizar el flujo y rendimiento.

Autor
Saber más 
Saber más