HPE lanza cinco soluciones para adentrar a las empresas en la nueva normalidad

Workspace

Desde el mantenimiento de la distancia social y los accesos sin contacto a la colaboración entre empleados reincorporados y en remoto, estas soluciones cubren diferentes escenarios.

Ahora que España se adentra en la nueva normalidad tras el confinamiento impuesto para combatir la crisis del coronavirus, Hewlett Packard Enterprise (HPE) ha anunciado nuevas soluciones para ayudar a las empresas a mantener sus negocios activos, reincorporando a los empleados al lugar de trabajo habitual, pero con seguridad.

La esperanza de HPE es que estas soluciones ayuden a la transición de las organizaciones, “al mismo tiempo que construyen una estrategia de digitalización altamente diferenciada y a largo plazo en el lugar de trabajo”, tal y como comenta Saadat Malik, vicepresidente de IoT y servicios inteligentes de Edge en la compañía norteamericana.

HPE ha presentado cinco soluciones que se administran a través de los servicios HPE Pointnext de consultoría, integración y mantenimiento y que aprovechan los servidores HPE ProLiant, HPE EdgeLine Converged Edge Systems y la infraestructura de red impulsada por inteligencia artificial de Aruba.

La primera de estas propuestas es el rastreo y el seguimiento de la distancia social, con tecnología que permite monitorizar las posiciones de los empleados y comprobar si se respetan las pautas de seguridad. Cuando más de dos personas están demasiado cerca durante mucho tiempo, se alerta a los implicados a través de dispositivos con Bluetooth. HPE también analiza vídeo para comprobar que se usan mascarillas en las zonas requeridas.

En segundo lugar, se facilita la gestión de accesos sin contacto, esto es, sin llegar a tocar los picaportes. En su lugar, HPE implementa el reconocimiento facial, el control de acceso multifactor y la verificación de identidad.

Para evitar nuevos contagios por coronavirus, HPE también se ocupa de la detección de fiebre. Puede identificar a personas con temperaturas corporales elevadas con la ayuda de cámaras térmicas, tecnología de inteligencia artificial y el análisis de vídeo. A partir de ahí, si encuentra casos sospechosos, podrá alertar al personal.

En cuarto lugar, la aplicación de realidad aumentada y orientación remota visual facilita la colaboración para tareas de mantenimiento entre los empleados que se han vuelto a incorporar a la oficina y aquellos que operan desde otros lugares. A partir de la implementación de imágenes en 3D digitalizadas de un sistema, un empleado remoto podrá explorarlo, evaluarsi hay problemas y solicitar reparaciones.

Por último, la gestión de alertas en tiempo real basadas en la ubicación y los paneles de información permiten a los empleadores compartir datos de interés.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor