Nutanix: “Somos el pegamento del datacenter privado con la misma arquitectura de la nube pública”

CloudDatacenter

Conversamos con Iván Menéndez, Country Manager de Nutanix Iberia, que nos da las claves de una arquitectura -y filosofía- que está cambiando el paradigma del centro de datos.

La compañía Nutanix, especializada en hiperconvergencia, nombraba en octubre a Iván Menéndez como nuevo Country Manager para Iberia. Se trata de un movimiento que busca principalmente fortalecer el negocio del fabricante en la gran cuenta, donde ya tiene diversos clientes. No obstante, la filial no se ha estado desarrollando tanto si atendemos a los objetivos logrados por Nutanix en otras regiones europeas, donde esta arquitectura está más extendida.

En España, por tanto, hay  camino por recorrer a nivel de negocio, algo que Menéndez ha explicado en una entrevista concedida a Silicon y que reproducimos a continuación.

Iván, después de más de 15 años en el sector y recién aterrizado en Nutanix proveniente de Oracle, ¿cuáles han sido tus primeras impresiones?

En primera instancia, el potencial que tiene la tecnología de Nutanix y la previsión de tener un crecimiento muy acelerado. En el mercado español, la filial ha realizado un gran trabajo, pero no ha conseguido la visibilidad de otros países como Francia, Italia, Suiza o el Reino Unido. En estos países el crecimiento en plantilla, por ejemplo, ha sido espectacular, en algunos casos como Italia triplicando el número de empleados en los dos últimos años.
La compañía tiene muy claro que existe un mercado enorme frente a nosotros y está realizando importantes inversiones que también se verán reflejadas en la filial ibérica. El objetivo es llegar a triplicar la facturación global de aquí a un par de años, tal y como ha indicado recientemente nuestro CEO, Dheeraj Pandey. Y en España tenemos más margen de crecimiento, por lo que mis previsiones para el mismo periodo son las de crecer entre 4 y 6 veces con respecto a nuestra facturación actual.
Una vez conocido el detalle de la compañía, la siguiente impresión que he tenido es lo distinta que es Nutanix a nivel de cultura empresarial, centrada en una serie de valores como atender muy bien a los clientes y mantener una organización muy ágil, donde todos remamos en la misma dirección. El resultado de esta cultura es que las empresas están muy satisfechas con el trato y los servicios recibidos, algo que no decimos nosotros, sino distintos índices externos que valoran este factor.

Fuisteis los creadores del concepto de hiperconvergencia pero en la actualidad tenéis varios competidores. ¿Cómo valoras esa situación?

En general hay aspectos positivos en todos los ámbitos. En la actualidad, la mayor parte de los presupuestos y activos de las organizaciones en el segmento de nube privada está dirigido a la infraestructura tradicional. A la hora de hablar con los clientes, lo normal es que tengan dudas en cuanto a escalabilidad o rendimiento de la arquitectura hiperconvergente. Pero yo siempre les hablo de la tecnología detrás de los grandes proveedores cloud como AWS, Azure y Google Cloud: ya no están usando arquitectura tradicional de tres capas (servidores, almacenamiento y redes), sino hiperconvergencia.

Si tenemos en cuenta que el 90% de la inversión actual es en sistemas tradicionales y que las empresas deben afrontar un futuro hiperconvergente, me parece realmente interesante que haya más empresas que se dediquen a ello.

En cierta forma se estandariza la arquitectura hiperconvergente cuando todos los grandes actores apuestan por ella…

Exacto. Más aún, viendo a analistas como Gartner y Forrester poniendo a Nutanix en el primer lugar de sus cuadrantes, cuantos más competidores haya, mejor. Aquí entra en juego otra cuestión importante. Las aplicaciones de las empresas se han diseñado en su mayoría para una escalabilidad vertical [computación tradicional], por lo que es necesario que realicen cambios en su diseño para que soporten escalabilidad horizontal [hiperconvergencia]. También es cierto que existen ya muchos desarrollos que se pueden mover a la nube o se han movido ya. Pero las empresas se han dado cuenta de que, al contrario de lo que pensaban, el cloud público no es tan barato. Y es el momento de pensar en la modalidad privada, en arquitecturas como la que propone Nutanix. Al fin y al cabo, nosotros estamos trayendo las ventajas de la nube pública a la nube privada, al datacenter del cliente. Está claro que el futuro es híbrido precisamente porque hay determinadas cargas de trabajo que son demasiado caras en la nube pública, por lo que hay que llevarlas al modelo privado usando la misma arquitectura en ambos lados. 

A pesar de comercializar soluciones hiperconvergentes con hardware, Nutanix siempre se ha definido como una empresa de software. ¿A día de hoy como se encuentra esa situación? ¿Qué porcentaje de la facturación llega desde la venta de appliances?

Hay que tener en cuenta el perfil del cliente que cuenta con arquitectura tradicional y busca nuevas soluciones como los appliances hiperconvergentes, así como el cliente nuevo que busca principalmente el software de gestión. A grandes rasgos y dependiendo del país, en la actualidad el 70% de nuestro negocio proviene de la venta de appliances y el 30% restante de la venta de software. Era un modelo de negocio  necesario por la enorme dificultad que tiene una empresa pequeña para realizar certificaciones de fabricantes para asegurar que el software funciona correctamente. Pero el objetivo es abrir la plataforma para que cada vez más empresas de hardware puedan incorporar nuestro software de gestión, nuestra arquitectura hiperconvergente. Por tanto, podríamos decir que la previsión en un par de años es que ese 30% aumente al 50 o 60%.

Vuestro foco actual es la hiperconvergencia, pero ¿hacia dónde se dirige la compañía más allá de esta arquitectura? VMware, por ejemplo, nació como empresa de virtualización, pero en la actualidad se ha expandido a muchas otras áreas de la computación, almacenamiento y redes, incluyendo una solución hiperconvergente o la gestión de espacios de trabajo.

Creo que lo que nos diferencia de otros fabricantes es la visión con la que Nutanix ha nacido. Es cierto que históricamente las empresas de TI han ido expandiéndose a otras necesidades más allá de su foco inicial, pero nosotros hemos nacido con la visión de crear una plataforma, no un producto concreto. Es algo que forma parte de nuestro ADN, permitir a las empresas ejecutar cualquier aplicación, en cualquier nube. Se trata de una  plataforma a la que se le pueden integrar otros componentes, ya sean de Nutanix o de terceras empresas, pero nuestra filosofía siempre ha sido la de proporcionar una plataforma. Estoy convencido de que es la filosofía de la época tecnológica que estamos viviendo.

Una época donde es vital la agilidad para desplegar nuevos recursos y servicios…

Efectivamente, hoy en día no es asumible necesitar cuatro semanas para montar una máquina virtual. Sin dar nombres, he visto una compañía recientemente que en su departamento de TI consumían ese tiempo para aprovisionar un servidor virtual. Sin embargo, el director de desarrollo de negocio lo necesitaba en un mes para lanzar un nuevo producto para sus clientes. Estamos hablando de tres meses de retraso para poner en el mercado un producto, algo inaceptable a día de hoy. En su caso, la nube pública habría sido una opción porque proporcionaba esa agilidad, pero los costes se habrían disparado una vez puesto en producción el servicio. Nuestra arquitectura hiperconvergente es capaz de desplegar un nuevo servidor virtualizado en cuestión de minutos, directamente en su datacenter y sin necesidad de estar configurando distintos parámetros como el almacenamiento o la conectividad ya que  todo eso se realiza desde un cuadro de mandos centralizado.

Actualmente estáis poniendo el foco en la gran cuenta, pero España es un país de pymes. ¿Cómo irá evolucionando vuestro negocio a nivel local?

El trabajo que Nutanix ha estado haciendo en Iberia ha sido hasta ahora muy bueno. Por diversas razones se ha centrado en llegar a organizaciones de tamaño medio, aunque es cierto que a día de hoy entre el 15 y el 20% de las empresas del IBEX son clientes de Nutanix. Son proyectos muy de nicho, puntuales para determinadas cargas de trabajo. Pero para llegar a un mayor número de clientes necesitamos más capilaridad con partners de confianza, recordando que somos una compañía 100% de canal. Mi objetivo es trabajar muy de cerca con los partners, especialmente los locales, para que se extienda esa capilaridad. Y mientras tanto, nuestro equipo se irá centrando progresivamente en cuentas grandes a través de los principales integradores, un área donde habitualmente no trabajan con un único proveedor. Aquí, el objetivo será defender el valor de nuestra tecnología frente a otras.

Entre vuestros partners está Lenovo, que tiene soluciones específicas OEM con software de Nutanix. ¿Qué valoración haces de este tipo de alianzas?

Para nosotros estas alianzas tienen una importancia muy grande. Ellos nos aportan mucho valor y nosotros a ellos. El conjunto termina aportando también valor a los clientes en un ecosistema de canal demasiado atomizado donde hasta ahora se podían encontrar principalmente fabricantes para cada una de las capas de TI [computación, almacenamiento, redes] que no aportaban valor y que se comercializaban con unos márgenes demasiados ajustados como para poder hacerlo.

Fabricantes como Lenovo no se limitan a vender hierro sino que proporcionan una solución completa a los clientes, lo que termina redundando, nuevamente, en agilidad.

Centrándonos en los entornos híbridos y multicloud, cada vez más demandados por las organizaciones, ¿cómo impactan estas tendencias en vuestro negocio?

Durante los últimos años hemos visto diversas tendencias, desde la negación del cloud a la apuesta por el todo en la nube pública. Hemos leído eso de que “el 80% de todas las cargas de TI estarán en el modelo público en 2020”, una afirmación de la que no estoy para nada de acuerdo tras analizar los resultados de una reciente encuesta que  hemos realizado a nuestros clientes donde el 87% de ellos afirma que el futuro es híbrido.

En cierta forma no cambia nada con respecto al  histórico, porque al final de lo que se trata es de otorgar a las empresas total libertad de elección. Las compañías y los mercados cambian, la innovación también cambia las reglas del juego porque es la que hace que no sepamos qué tecnología disruptiva tendremos dentro de cinco años. Ahora está permitiendo tener cargas de trabajo portables que se puedan mover de un sitio a otro, algo que se había propuesto desde hace mucho tiempo pero que no se había conseguido por la complejidad de los sistemas y la diferencia entre unas arquitecturas y otras. Intel, incluso Java, hablaban de ello hace años, pero hasta la llegada de las arquitecturas modernas era realmente difícil hacerlo de forma ágil. El  mundo híbrido y multicloud es el resultado de combinar hiperconvergencia, escalabilidad horizontal, virtualización y automatización.

Nutanix no viene del datacenter basado en el paradigma tradicional sino que nace con esas premisas que acabo de nombrar como parte de su ADN. Somos el pegamento del datacenter con la misma arquitectura de la nube pública, pero capaces de desplegar cargas en cualquiera de los dos modelos. No hay muchas compañías capaces de ser agnósticas de la plataforma porque al entrar en detalle se enfrentan a determinadas limitaciones de interoperabilidad.

Lea también :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor