El color del aura deja paso al tipo de contrato

Empresas

El atractivo de las redes sociales como método de búsqueda de empleo aumenta, especialmente en medio de la coyuntura económica.

En tiempos de crisis económica, el trabajo es uno de los bienes más preciados… porque la incertidumbre de mantenerlo aumenta. Con un crecimiento de algo más del 21 por ciento en el número de expedientes de regulación de empleo en España y con cifras de despidos en las grandes compañías cada vez más elevadas, la sensación de inestabilidad va en aumento.
De hecho, el 42 por ciento de los socios de LinkedIn, una de las redes sociales pioneras en la especialización profesional, considera que el entorno económico actual hace que su trabajo sea más inseguro que en el pasado, según un estudio del propio portal en colaboración con la cadena de noticias CNBC.
Ante semejante panorama, los trabajadores prefieren mantener sus espaldas cubiertas y apuestan por la red para saltar a un puesto más seguro o conseguir una nueva ocupación. De hecho, el número de visitas en los portales de empleo virtuales, como Infoempleo o Infojobs, presenta un crecimiento record. En el mes de octubre, según datos de Nielsen Online que recoge Vnunet, el tráfico ha crecido en un 20 por ciento.
Este aumento de la actividad también ha salpicado a las redes sociales, especialmente a las profesionales, a quienes la recesión les está saliendo a cuenta. Los usuarios dejan de averiguar cuál el color de su aura o a qué personaje de la serie X se parecen para centrarse en encontrar la mejor oportunidad laboral.
El número de usuarios de estas herramientas presenta una tasa de crecimiento del 16 por ciento, según el último estudio de Nielsen Online en la materia, siendo especialmente exitoso entre los profesionales de alta titulación.
“Con portales como LinkedIn”, explica el director general de esta red para Europa, Kevin Eyres, “los ejecutivos están en mejor disposición de tomar el toro por los cuernos y gestionar ellos mismos sus carreras, su reputación y sus expectativas en internet”.


En el momento de explosión de la crisis, esta red registró un aumento en el número de afiliados asociados a los mercados más castigados, con un crecimiento del 50 por ciento en la actividad del sector financiero en las dos últimas semanas de septiembre y un crecimiento por dos de los miembros asociados a ese sector entre agosto y septiembre.
Además, no sólo aumentó el número de afiliados, que en octubre eran 28 millones pero que a principios de diciembre ya estaban en los 31, sino que igualmente crecieron las conexiones realizadas desde los diferentes perfiles. Durante la última quincena de septiembre, una de las épocas más duras, las visitas de los usuarios registrados habían crecido en un 21 por ciento.
Offline y online
La penetración de las redes sociales profesionales ayuda, además, no sólo a la consecución de un puesto de trabajo en un proceso abierto a través de la red, sino también offline.
Como explica el director de marketing de Cinemavip, la red más importante dentro del sector audiovisual, Bernardo Martínez, “las ofertas se producen por muy diversos caminos”. Además de una propuesta directa en la red, se generan preguntas y conversaciones que derivan en procesos de selección fuera de internet.
“La gente que no tiene trabajo se vuelca”, explica Martínez, aunque aquellos que sí forman parte de la población activa también están generando actividad. “Hay que prepararse para el futuro”.
Nuevas redes
Las redes profesionales, además, no sólo ayudan al trabajador a mejorar sus perspectivas laborables, sino que facilitan y simplifican los procesos a los departamentos de recursos humanos de las compañías que se encuentran con una mayor segmentación de la oferta. Las firmas ganan así en eficacia, como apunta Bernardo Martínez, ya que “envían directamente al perfil que lo demanda” y que se ajusta a las características de la propuesta.


Esta situación permite a estas páginas no sólo mantener sino además aumentar su atractivo como compañía. LinkedIn, que acaba de cumplir su primer año en España, suma unos 500.000 nuevos usuarios cada semana, lo que supone un valor añadido para los grupos de inversión. La compañía acaba, de hecho, de hacerse con una inyección de capital de 22,7 millones de dólares (algo más de 17 millones de euros).
Cinemavip, por su parte, acaba de hacerse con una de sus rivales, ABC Guionistas, convirtiéndose en la mayor red del sector audiovisual en España. “Lo que queremos (de cara al futuro) es priorizar aún más nuestras actividades”, reconoce Martínez, que apunta hacia una inversión estratégica que aumente los resultados de su portal.
Además de estos buenos resultados y de estas previsiones de futuro, la aparición de nuevas redes profesionales se convierte en un argumento más para demostrar la bonanza de este mercado. A finales de noviembre salía al mercado Unience, una red especializada en mercados financieros que no sólo permitirá conocer a otros trabajadores del sector sino que además incluye la posibilidad de intercambiar información sobre mercados y finanzas.
En su primera semana, Unience sedujo a 600 personas, como confirma su community manager, Vicente Varó. La cifra es especialmente elevada ya que el portal acababa de salir completamente al mercado, sin el apoyo de una red mayor de carácter internacional y además está destinado a un nicho de mercado muy concreto.
En tres días, la red alcanzó sus expectativas sobre invitaciones para tres meses, “lo que demuestra que los inversores, y particularmente los profesionales, estaban ávidos de conocer una red social como Unience”.
La fortuna no escapa a todos, en tiempos de crisis.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor