Eric Schmidt: “Senador, puedo asegurar que no hemos amañado nada”

CloudEmpresas

Google se enfrenta a varias investigaciones anticompetencia, que intentan determinar si la compañía manipula el ranking de resultados de búsqueda para favorecer sus propios productos.

El ex-CEO de Google, Eric Schmidt, ya ha prestado declaración ante el Comité Judicial del Senado de los Estados Unidos, que intenta dirimir si el gigante de las búsquedas está utilizando su posición de dominio para favorecer a sus productos sobre los de sus competidores.

Y es que empresas como Yelp, Expedia y NexTag acusan a los de Mountain View de trucar el algoritmo de búsqueda, eliminando páginas web o alterando el orden en el que se muestran los resultados para evitar su éxito.

    Schmidt presidió Google durante 10 años hasta que Larry Page lo sustituyó como CEO el pasado mes de abril
Schmidt presidió Google durante 10 años hasta que Larry Page lo sustituyó como CEO el pasado mes de abril

En este sentido, el Senador Michael Lee, de Utah, mostró a Schmidt un gráfico de un estudio comparativo entre Google y otros buscadores, por el cual los productos de la compañía de la gran G siempre aparecen en tercer lugar.

“Veo que por arte de magia salís en tercera posición todo el tiempo”, acusaba Lee. A lo que Schmidt ha respondido con un rotundo “Senador, puedo asegurar que no hemos amañado nada. Google no bloquea el acceso a sus competidores u otras fuentes de información”.

Y ha dejado caer que el problema es otro: “siempre habrá algunos portales que queden insatisfechos con su posición en la lista”.

El directivo también ha tenido palabras para Microsoft, que durante años se ha enfrentado a investigaciones anticompetencia. “Hemos aprendido de la experiencia de nuestros predecesores”, pero no se pueden comparar situaciones porque “no todas las empresas están cortadas por el mismo patrón”.

Además de a la investigación del Senado, Google se enfrenta también a una de la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos y a otra de la Comisión Europea.

La preocupación por el dominio de Google en el mercado de las búsquedas en Internet, donde tiene una cuota mundial de casi dos tercios, ha crecido como la espuma a medida que ha extendido sus tentáculos a otras áreas. Por ejemplo, con el lanzamiento de su propio sitio de comparación de precios o con la compra del fabricante de teléfonos Motorola Mobility.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor