Intel gana la batalla antimonopolio en Estados Unidos

Empresas

El experto encargado de llevar el caso elabora un informe en el que señala que los fabricantes de ordenadores elegían si acogerse o no a los descuentos de Intel.

Pasó hace cinco años pero hasta ahora el caso no se había resuelto. A partir de hoy Intel podrá dormir tranquilo sin cargos ni denuncias monopolísticas en su contra. Y es que el fabricante estaba envuelto en una demanda colectiva –compuesta por 80 casos independientes- con un denominador común: acusar a Intel de haber provocado que los precios de los ordenadores se inflaran artificialmente al ofrecer descuentos a los fabricantes de PC.
 
Paralela a esta denuncia, Advanced Micro Devices (AMD) interpuso otra contra Intel por abuso de posición dominante ahogando a su competencia y manteniendo su predominio en el mercado de microprocesadores. Intel vio finalizado este caso el pasado mes de noviembre tras pagarle a AMD 1.250 millones de dólares.
 
Los descuentos aplicados por Intel a sus fabricantes fueron el pilar clave para establecer ambas denuncias. Desde 2005 Intel lleva negando haber actuado mal y ha argumentado en todo momento que sus prácticas de descuento representaban una forma de competencia legal que ha ayudado a disminuir el precio de los ordenadores.
 
Tras estos años de espera, el experto designado por el juez encargado de ambas acciones legales ha elaborado un informe donde señala que los fabricantes de ordenadores eran libres de elegir acogerse a los descuentos de Intel y de reflejarlos en sus precios de venta a los consumidores.
 
Chuck Mulloy, portavoz de Intel, dijo que el fallo admite lo que Intel ha estado diciendo durante de 5 años. “Tanto consumidores como fabricantes de ordenadores se han beneficiado de los descuentos de Intel,” dijo. “Cuando los competidores de Intel ofrecen precios más bajos, Intel responde con sus propios descuentos reduciendo el precio de los productos Intel, al igual que cualquier empresa competitiva lo haría.”
 
Por otra parte, Guido Saveri, uno de los abogados que representa a los demandantes, señala que el caso no finaliza aquí. Los demandantes planean apelar la decisión tras calificarla de “farsa”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor