Intel entierra el hacha de guerra con los chinos

ComponentesWorkspace

El fabricante de chips ha resuelto sus diferencias con Shenzhen Donjin Communication Technology, la empresa china de telecomunicaciones y equipamientos de red.

A Intel parecieron llevársele los demonios de rabia en 2004 cuando averiguó que la empresa china estaba utilizando una tecnología que parecía suya en los sistemas de pantalla táctiles para telefonía. Shenzhen Donjin hizo una contrademanda a Intel en 2005 asegurando que el fabricante de procesadores estaba actuando de forma monopolística. Ahora, como si nada hubiera pasado, se muestran tan amigos y ninguno de los dos habla de denunciarse.

Incluso han firmado un acuerdo en el que establecen que proseguir por la vía legal no beneficiaría a los intereses comerciales de ninguna de las dos compañías.

Y es que ha llovido mucho desde que Intel empezó a mostrar sus desavenencias con Shenzhen Donjin. En primer lugar, Intel necesita vender tecnología a los chinos, incluso a las empresas de telecomunicaciones a las que haya demandado. Mantener sus litigios no será de mucha ayuda si quiere acercarse a Pekín. Podría ser también embarazoso si Shenzen Donjin presentara pruebas de que Intel ha estado efectivamente portándose mal en China.

Traducción de un artículo de Nick Farrell del 14 de mayo de 2007.

vINQulos
Noticia original

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor