Interxion cuenta ya con más de 500 operadores como clientes

CloudDatacenterProveedor de ServiciosProyectos

Operadores internacionales, proveedores de red local y nacional, puntos neutros, operadores móviles, redes de distribución de contenidos… Todo tipo de empresas tienen cabida en los 34 centros de datos que Interxion tiene diseminados por 11 países europeos.

Como proveedor de centros de datos neutral, Interxion presume de no depender de ninguna firma de redes, hardware o software. De hecho, utiliza varios operadores para establecer redundancias, garantizar la robustez y reducir costes. Esta independencia, que permite ofrecer a sus usuarios las mejores opciones de conectividad, es la que les ha ayudado a que  más de 500 proveedores de conectividad se hayan decidido por utilizar sus centros.

Con clientes en sectores como medios digitales, servicios financieros o proveedores de servicios gestionados, entre ese medio millar de compañías se incluyen operadores internacionales, que ofrecen servicios IP y Ethernet para redes corporativas; proveedores de red local y nacional, que permiten el acceso a usuarios residenciales y de negocio; proveedores de bucle local, que proporcionan alta capacidad de enlace entre los centros de datos y el área metropolitana; puntos neutros, que ofrecen menor coste en el intercambio de tráfico de Internet; redes de distribución de contenidos, que mejoran la experiencia de usuario en contenidos online y sitios web; y operadores de red móvil, que simplifican el acceso a plataformas de servicios móviles y a usuarios finales.

De acuerdo con Interxion, una de las ventajas de sus centros es que los proveedores de conectividad pueden intercambiar tráfico directo entre ellos a través de los 19 puntos neutros alojados en sus centros de datos, lo que les permite incrementar la redundancia de la red y mejorar la experiencia de usuario final.

También resulta beneficiosa la combinación de los servicios de conectividad y los centros de datos en áreas metropolitanas, puesto que ayuda a maximizar el rendimiento de las aplicaciones y, consecuentemente, la experiencia de usuario final.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor