iPhone 6 y iPhone 6L pueden ser los nombres definitivos de los nuevos smartphone de Apple

Fabricantes de SoftwareProyectos

Pocas sorpresas quedan ya por conocer sobre la nueva generación de smartphones de Apple pero aún quedan algunas incógnitas, como la que tiene que ver con su denominación. Tras confirmarse (de forma no oficial, evidentemente) que los fabricantes de los componentes están trabajando con dos tamaños algunos optamos por suponer que en línea de la nomenclatura de MacBook Air y de iPad podríamos tener un iPhone Air y un iPhone Pro debido a los dos tamaños diferentes de pantalla, pero parece ser que en Cupertino van a ser más conservadores y seguirán la tradición.

Hoy mismo os hemos informado aquí en The Inquirer de la filtración referida a las baterías de los nuevos iPhone 6. No acaba ahí la filtración de información acerca de estos terminales puesto que ya podríamos saber también cómo se podrían denominar finalmente.

Recordemos que todo parece indicar que con casi total seguridad habrá un iPhone con pantalla de 4,7 pulgadas y otro con pantalla de 5,5 pulgadas, cabiéndonos la duda de si ese segundo modelo de tamaño aún mayor con respecto a las 5 pulgadas de la pantalla del actual iPhone 5 se presentará en el mismo evento que como ya te hemos informado también aquí en The Inquirer ha convocado Apple para el 9 de septiembre o bien aparecería más tarde, oscilando dicha fecha entre final de 2014 y principios de 2015.

Ese drástico cambio en el tamaño de pantalla que supone pasar en dos años de las 3,5 pulgadas del iPhone 4S a las 5,7 del nuevo modelo, se vería reflejado como no puede ser de otra forma en la denominación del terminal. Pese a la intuición que algunos hemos manifestado anteriormente de que podría buscarse una vinculación con la nomenclatura ya conocida en otras gamas de dispositivos donde hay dos modelos de distinto tamaño, ahora ha aparecido el rumor desde páginas web chinas donde han mostrado componentes internos de los nuevos dispositivos que las denominaciones seguirían la línea ya conocida en los smartphone de Apple.

Así, a diferencia de los MacBook Air y Pro y de los iPad Air y Mini la nueva generación de smartphones de Apple presentaría dos modelos con distinto tamaño de pantalla llamados iPhone 6 y iPhone 6L, donde en este último dispositivo quedan pocas dudas de que la L significaría large (grande, en inglés). No perdamos de vista que esta denominación aún permitiría que el próximo año Aple pudiera presentar (como suele suceder) versiones de los mismos móviles con alguna mejora de hardware e incluso que en una decidida apuesta por el phablet hubiera un modelo con una pantalla aún mayor, ya por encima de las 6 pulgadas, que pudiera denominarse iPhone XL. Jugando con nomenclaturas ya conocidas, dado el éxito que en mercados emergentes (y en cierta medida también en Occidente) aún mantiene el iPhone 4S como terminal de acceso dado el económico precio al que se comercializa y que sus prestaciones aún le permiten ser un dispositivo competitivo, podría no ser tan extraño que además de mantenerse en catálogo experimentase como sucedió con la cuarta generación del iPad una modificación que sustituyera el puerto Dock Connector por un Lightning, pudiendo denominarse iPhone Mini.

No hace mucho tiempo aquí en The Inquirer nos hacíamos eco de una encuesta donde más del 55 % de los usuarios interesados en adquirir un phablet mostraban su predilección por uno de la marca Apple… cuando aún no existe oficialmente dicho modelo. Lo que está claro es que hay una demanda para los móviles con pantalla en torno a 5 pulgadas (e incluso más) y que tal y como sucedió cuando tras su renuencia a ofrecer un tablet con otro tamaño distinto al del iPad, en Apple acertarán ofreciendo al público lo que este demanda. Las cifras de venta del iPad Mini (casi ha canibalizado a su hermano mayor) así lo refrendan.

vINQulo

Apple Daily

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor