Los tribunales australianos eximen a Google de responsabilidad por los contenidos de sus anuncios

Cloud

La Justicia de Australia ha dictaminado que el buscador no es responsable de si los anuncios que muestra como resultado de las búsquedas resultan fraudulentos.

La decisión libera a Google de responder en casos en que la publicidad que a través de su sistema contextual y mediante las herramientas promocionales como AdWords aparece en las búsquedas efectuadas por los usuarios en casos en que dichos anuncios contengan ofertas inexactas, inexistentes o incluso fraudulentas. Sería por tanto responsabilidad del propio anunciante, no del buscador.

Durante seis años los tribunales australianos han mantenido una férrea actitud vigilante sobre Google en defensa a ultranza de los intereses de los consumidores y usuarios de sus servicios, bajo un principio rector de que el buscador debería ser el responsable último de cualquier perjuicio que se derivase para con los usuarios como consecuencia de emplear sus herramientas. Pero en este caso y por unanimidad del tribunal que entendía de un recurso proveniente de una instancia jurisdiccional de rango inferior han decidido anular dicha sentencia en beneficio de Google, que por una vez no ha salido de su encuentro con la justicia australiana con el rabo entre las piernas.

Se ha determinado que los de Mountain View no tienen que responder en estos casos, como el que inició este proceso en concreto cuando en 2006 al buscar en Google “Honda Australia” se mostraba un enlace patrocinado de uno de los rivales de dicha marca. El buscador queda eximido de responsabilidad por el uso de publicidad engañosa, siendo exigible la misma al propio anunciante.

vINQulo

TownHall

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor