Malos tiempos para Lexmark

ImpresiónProveedor de ServiciosProyectosWorkspace
0 0 No hay comentarios

El fabricante de soluciones de impresión dejará de fabricar dispositivos de inyección de tinta para enfocarse en el segmento profesional, lo que se traduce en el despido de 1.700 empleados.

Tras los negativos resultados de los últimos trimestres, Lexmark ha decidido afrontar una completa reestructuración de su negocio abandonando el segmento de impresión con tecnología de inyección. Dejará de fabricar estos dispositivos, aunque mantendrá los servicios de soporte a los usuarios y venta de cartuchos de tinta.

Según el propio fabricante, está valorando la opción de vender su propiedad intelectual relacionada con esta tecnología. Su objetivo a partir de ahora pasa por centrarse en los negocios de software, servicios gestionados y gestión de imagen para el segmento profesional.

La reestructuración implica el despido de unos 1.700 trabajadores y el cierre en 2015 de su planta en Filipinas. El coste total de la operación podría superar los 160 millones de dólares. En la actualidad Lexmark cuenta con una fuerza de trabajo de 13.300 empleados.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor