Manoi, el robot atleta

ComponentesWorkspace
0 0 1 comentario

Un día estaba Gamera tomando el té (verde y radioactivo, claro) con Gyaos, y le dijo “Gyaos, tronco, cuando te comas ese polvorón, a ver si se te ocurre algún regalo de cumpleaños para nuestro colega Godzilla, que al final siempre nos pilla el toro y terminamos regalándole un tren bala Tokyo-Kyoto-Cáceres lleno de pasajeros” y Gyaos, todavía masticando el polvorón, dijo “¡hhmppggpffff-fmmmff-MANOI-fmmmmfff-fllhmmmfffa-mooooola-hmmmffffhhhrrrjjjfffhhhpfff-sta la garganta!” Se refería a Manoi, un robot a escala 1:5 que saldrá en mayo por el módico precio de unos 1.000 euros, cien arriba o abajo. Y digo módico porque, aunque no tenga el look de nuestros androides asesinos favoritos, tiene otras cualidades bastante apetecibles. Aparte del diseño retro-futurista —genial, como toda la estética japonesa— Manoi puede andar, correr, ponerse a la pata coja y hacer el tonto como cualquier ser humano. El robot no es autónomo, sino controlado por radio control, como los coches RC (aunque no dudo que cuando salga habrá más de uno que montará algún programa de inteligencia artificial para que su cerebro sea un PC remoto). De hecho, la compañía que los hace (Kyosho), se dedica al tema de los coches de control remoto y espera que la gente compre el robot para hacer competiciones, tal y como se hace con otros aparatejos a escala. Una imagen más después del salto.

Página de producto (en japonés) [Kyosho]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor