Nobel de Física para los creadores de los LED energéticamente más eficientes

ComponentesWorkspace
1 0 No hay comentarios

Dos japoneses han obtenido este año el preciado galardón que recompensa la invención de los diodos de emisión de luz LED azul de alta eficiencia que han permitido el gran ahorro energético asociado a las fuentes de luz blanca. En los años 60 se inventaron los LED en colores rojo y verde pero no fue hasta los años 90 que los profesores Isamo Akasaki e Hiroshi Amano de la universidad de Nagoya y Shuji Nakamura de la universidad de California en Santa Bárbara (USA) lograron desarrollar los diodos de luz azul capaces de conseguir no solo luz blanca sino un mayor ahorro de energía al generar iluminación.

Dos japoneses han obtenido este año el preciado galardón que recompensa la invención de los diodos de emisión de luz LED azul de alta eficiencia que han permitido el gran ahorro energético asociado a las fuentes de luz blanca. En los años 60 se inventaron los LED en colores rojo y verde pero no fue hasta los años 90 que los profesores Isamo Akasaki e Hiroshi Amano de la universidad de Nagoya y Shuji Nakamura de la universidad de California en Santa Bárbara (USA) lograron desarrollar los diodos de luz azul capaces de conseguir no solo luz blanca sino un mayor ahorro de energía al generar iluminación.

Pantallas de dispositivos móviles, faros de vehículos e incluso cada vez más la iluminación de calles y hogares, una iluminación que cada vez más hace gala de tonos blancos en lugar de los tradicionales amarillentos, más cálidos en la ambientación que logran pero mucho menos eficientes energéticamente y ocasionadores de un mayor gasto.

Los LED rompen con el tradicional sistema para conseguir iluminación consistente en calentar un filamento hasta que la temperatura produce la luz, lo que genera un enorme gasto puesto que gran parte de la energía se pierde en forma de calor. Por contra, los LED consiguen transformar directamente la electricidad en fotones, por ello consumen tan poca energía además de generar mucha menos temperatura.

nobel led

Si una bombilla tradicional logra generar 16 lúmenes por vatio y 70 en el caso de los fluorescentes los LED son capaces de elevar hasta 300 (trescientos) los lúmenes por vatio. También hablamos de una mayor duración de las lámparas. Siguiendo con la enumeración anterior, si una bombilla tradicional tiene una vida útil de 1.000 horas y un fluorescente 10.000 los LED alcanzan las 100.000 horas de uso, algo que redunda en la economía por la menor necesidad de emplear materias primas en fabricar más bombillas.

vINQulo

Nobel Foundation

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor