Office 2013, ¿lo táctil en detrimento de la usabilidad?

CloudEmpresas

La adaptación al uso táctil de la archiconocida suite de Microsoft, dará mucho de que hablar. El reto: lograr una herramienta competitiva sin que lo táctil simplifique demasiado sus características.

La suite ofimática de Microsoft, Office, fue creada desde un principio para dispositivos con teclado y ratón. Su popularidad se ha mantenido desde que apareciera en 1989 en un Mac y en 1990 en el ecosistema Windows.

Y ya son 1.000 millones los usuarios a nivel planetario que utilizan Office.

Pero obligados por el cambio de paradigma en la industria TIC –que pasa por la popularidad y expansión de dispositivos táctiles como smartphones y tablets- los de Redmond han adaptado su popular suite al uso táctil.

Y se perfila como un importante reto: crear una herramienta táctil que ofrezca las mismas prestaciones a las que se ha acostumbrado al usuario, sin que ello afecte a la usabilidad.

Y parece más que probable que en el marco del nuevo diseño de Office –tan influenciado por el ecosistema Metro-, la adaptación de las aplicaciones de la suite a este nuevo entorno sea muy complicada.

Por un lado se estima que el Office táctil no será tan cómodo como el Office convencional; se da por hecho que su adaptación a Metro conllevará algunos sacrificios. Una de dos: o bien se simplifica tanto (para facilitar su uso táctil) que pierde la funcionalidad de versiones anteriores, o bien se mantiene la complejidad de las herramientas en detrimento de su usabilidad.

Esta adaptación será muy probablemente el principal dolor de cabeza para los de Redmond.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor