PlayStation 3 declarada el mayor desastre de la historia. De los videojuegos. Por ahora

ComponentesWorkspace
0 0 25 comentarios

Este tío es Ken Kutaragi. Y Games Radar dice que es uno de los mayores bocazas de la historia de los videojuegos y que, el solito junto a Phil Harrison y Cía., ha convertido a la PlayStation 3 en uno de los objetos más odiados de internet y en el mayor desastre de las relaciones públicas de todos los tiempos en el mundo de los videojuegos.

Declaraciones chulescas como «Es probablemente demasiado barata» cuando le preguntaron por el precio de 600 euros de la consola. O de sobrado, en plan «como en el caso de la PS y la PS3, creemos que la gente a la que le guste los videojuegos, sin duda, la comprará». O la mejor, en el 2005, ya en plan soberbio y tío loco total: «nosotros queremos queremos que la gente piense: ‘voy a trabajar más horas para comprar una’. Nosotros queremos que la gente la quiera, sin tener en cuenta nada más… la PS3 impondrá la disciplina en nuestros niños y también en los adultos. Todo el mundo sabrá lo que es la disciplina». Y la verdad es que Ken tenía toda la razón. Más perlas de Sony, después del «Continued…»

Y aunque a Ken le pierde la soberbia, tampoco tiene él toda la culpa. Según Games Radar, la compañía completa peca de soberbia, como ya hemos visto aquí en innumerables ocasiones: Harrison, Hirai o Jack Tretton, presidente de Sony Consumer Entertainment America, que dijo en Enero que ofrecía una recompensa de 1.200 dólares si alguien encontraba una consola PS3 en las tiendas durante más de 5 minutos. Y efectivamente, la gente encontraba consolas por todas partes porque no se vendía. Aún así, mientras la Wii doblaba en ventas en los EE.UU. a la PS3 durante el mes de febrero, Sony siguió igual de soberbia, haciendo de menos a la Xbox 360 — que sigue zurrándoles y con mejores juegos —, a los clientes, a los que dijo que la vibración en los mandos era una cosa del pasado ante las protestas de la gente, y a Nintendo, clasificando su consola de 250 euros como una «compra impulsiva», como si gastarse 250 euros fuera lo mismo que comprarse unos calcetines. En fin, con la entrada de la consola en Europa y cosas como PlayStation Home, quizás todavía puedan salvarse de la quema, aunque difícil, lo tienen un rato. — Jesús Díaz

The Top 7… PR disasters [Games Radar]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor