“Hacen falta políticas que convenzan a los gobiernos de la necesidad de invertir más en TIC”

Empresas

La importancia de las TIC como motor del desarrollo económico ha sido el eje argumental del V Foro Ministerial UE-América Latina sobre la Sociedad de la Información.

El V Foro Ministerial UE-América Latina celebrado en La Graja de San Ildefonso (Segovia), ha contado con la presencia de importantes expertos en este ámbito que han debatido sobre los problemas más acuciantes de la Sociedad Digital.
El encuentro internacional tiene como objetivo agilizar el intercambio de experiencias para impulsar la Sociedad de la Información a ambos lados del Atlántico.
Durante estas jornadas ha quedado de manifiesto la relación estrecha de las TIC con la recuperación económica en estos tiempos de crisis. Emilio Ontiveros, Presidente de Analistas Financieros Internacionales, se ha referido a un doble papel de las TIC en esta crisis, “por un lado han actuado como aceleradoras del efecto contagio, pero también se han revelado fundamentales en la propia gestión de la crisis”. 
Para Ontiveros es evidente “el potencial transformador de las TIC y su capacidad de actuar como catalizadores en la dinámica de recuperación económica y modernización posterior”.

En este aspecto Fabio Colasanti, director general de Sociedad de la Información de la Comisión Europea, también ha señalado el papel fundamental que deben desempeñar las TIC para incrementar las tasas de crecimiento. Según Colasanti, “hacen falta políticas que convenzan a los gobiernos y a la opinión pública de la necesidad de invertir más en TIC”.

Francisco Ros, Secretario de Estado de Telecomunicaciones, coincide con la postura planteada y asegura que la crisis económica “ha puesto de manifiesto la gran utilidad y necesidad de las TIC para una gestión adecuada de los recursos y para el establecimiento de modelos de crecimiento económico a futuro”.

El papel de las autoridades

Otro de los puntos debatidos en el Foro Internacional ha sido el rol que deben desempeñar los gobiernos en la nueva Sociedad de la Información. Emilio Ontiveros cree que se ha revitalizado el papel de las autoridades, “si había alguna duda de que los gobiernos no eran el problema sino parte de la solución, esta crisis lo ha demostrado”.


Para Fabio Colasanti, el problema es que “a nivel político las TIC no se perciben como algo atractivo y novedoso”. En la Declaración del Foro se insta a las Administraciones a usar las TIC para intensificar la participación ciudadana en la vida pública.

Francisco Ros ha añadido que “las Administraciones deben establecer las reglas del juego y tener un papel proactivo en llegar a aquellas zonas donde las empresas basadas en criterios comerciales encuentran más difícil la justificación de las inversiones”

Banda ancha

Otro de los desafíos que se plantea la nueva Sociedad de la Información es el acceso a la banda ancha de todos los ciudadanos. En la Declaración conjunta se recoge la necesidad de avanzar hacia el acceso universal a estas redes de altas velocidad pero también se ponen de manifiesto las dificultades que plantea este reto.

En este sentido, Fabio Colasanti está convencido del beneficio que supondría para los ciudadanos acceder a redes de gran velocidad, pero señala que “los usuarios no están dispuestos a pagar más de lo que ya están pagando por sus conexiones, por lo que las empresas no ven rentabilidad en las redes de alta velocidad”.

La estrategia de la Unión Europea según Colasanti pasa por que los gobiernos tomen partido para “reducir los costes de inversión, que son extremadamente altos para estas redes de última generación”.

La universalización de la banda ancha es una realidad aún lejana para América Latina. Mario Cimoli, director de la División de Desarrollo Productivo y Empresarial de CEPAL, ha resaltado las grandes diferencias que existen en este campo: “el precio del ancho de banda, promedio por cada 100 kilobytes, en países de América Latina es de 6 dólares frente a 1,3 de los países europeos, brutal.”

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor