Tesla Motors acaba de conseguir préstamos por valor de 750 millones de dólares

Innovación

Una importante inyección de millones acaba de aterrizar en el bolsillo de Elon Musk, o más bien de una de sus exitosas empresas. Una serie de bancos han acordado conceder a su fábrica de automóviles eléctricos una enorme suma con la que parece más que asegurado el porvenir para la marca, y con ello para la motorización con cero emisiones.

Los bancos que han dado su visto bueno a los préstamos incluyen a Bank of America, Deutsche Bank o JP Morgan, y en total la suma concedida en préstamos a Tesla Motors alcanza los 500 millones de dólares, además de otros 250 millones adicionales que quedarían al alcance de la revolucionaria empresa automovilística siempre que se cumplieran determinadas condiciones que no han sido reveladas.

Lo curioso es que durante el acto en el que Elon Musk dio cuenta de los resultados del cuarto trimestre de 2014 el CEO de la empresa anunció que Tesla Motors no acudiría a solicitar fondos de financiación adicionales al ser capaz de afrontar las demandas de capital venideras empleando su propio flujo operativo de caja. Algunos analistas han encendido la luces de alarma ante la contradicción existente entre aquel anuncio y esta masiva concesión de préstamos, aunque también es cierto que en el mencionado acto Musk advirtió que en el futuro la empresa necesitaría ingentes cantidades de dinero para afrontar las cuantiosas inversiones previstas. Hay quien achaca todo a una cuestión tan simple como la de no dar pistas sobre la estrategia financiera a corto plazo.

La industria automovilística no es un negocio precisamente barato y cuesta mucho dinero mantener los adecuados centros de ingeniería donde además se crea una nueva generación de vehículos que deja atrás la combustión interna para apostar decididamente por la energía eléctrica. No solo el diseño y la fabricación de nuevas y cada vez más eficientes pilas requiere de grandes inversiones sino que lo que pudiera parecer más “sencillo” al tratarse de una industria con más de un siglo de antiguedad, la propia fabricación del automóvil, requiere de una maquinaria y unos robots que tampoco son precisamente baratos.

Como ejemplo, el Grupo Volkswagen empleará a lo largo de 2015 nada menos que 17.400 millones de dólares sólo en investigación y desarrollo, aunque se trata de un grupo que engloba a una docena de marcas de siete países que trabaja en docenas de modelos, mientras que Tesla Motors es una única marca que por el momento sólo ofrece dos modelos y está a punto de dar a conocer su tercero.

Tampoco es desdeñable uno de los aspectos relacionados con los préstamos obtenidos por la empresa: no tienen que comenzar a devolverse hasta el 10 de junio de 2020. Curiosamente el año en el que se rumorea que Apple podría llegar al mercado automovilístico con un modelo de producción propia.

vINQulo

Comisión del Mercado de Valores USA

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor